Organa

Elegía a una princesa estelar

c0teq_rxcaamhsn-jpg-large

“La muerte, una parte natural de la vida es. Por aquellos que se transforman en la Fuerza, alegrémonos. Lamentar no debemos. Extrañarles no debemos”: máster Yoda.

La princesa Leia, la General Organa, marcó a las reinazas de mi generación: no queríamos ser una apestosa princesa de Disney, sino una mujer con una espada láser y un bikini de metal de guerrera cautiva esperando el momento de matar. Por desgracia más tarde la amada Leia también se convirtió en una esclava de Disneylandia, pero ésa ya es otra saga.

Carrie Fisher, la actriz que encarnó a la Princesa Leia en la epopeya de Star Wars, “La guerra de las galaxias”, fue una de esas damas importantes que sentó las bases de la nueva heroína y sin duda empoderó a las niñas, adolescentes y mujeres, que veían en las figuras de acción femeninas, a pura ñoña que era salvada por un héroe sobrevalorado y gandalla.

Fisher murió a los 60 años después de sufrir las complicaciones de un infarto masivo que le dio en pleno vuelo entre Londres y Los Ángeles. No sé qué pasará con el episodio ocho en donde aparecería y fue muy bueno verla en “Rogue One”, al menos encarnada por la actriz Ingvild Deila, quien nos la mostró de nuevo y desde el mero inicio. Es la primera y la última imagen de la princesa, literalmente, en lo que va de la saga.

Como en toda buena historia épica, la princesa Leia es una figura central poderosa. Al principio parece sólo una damisela en peligro que se había quedado sin planeta, pero pronto aparece la mujer guerrera y más tarde, una estratega militar que sostuvo asimismo a los héroes principales, Luke Skywalker y Han Solo.

La princesa Leia es ahora un ícono del feminismo y de las mujeres empoderadas, pero ante todo, es parte de una historia en donde las mujeres debían de asumir roles bastante martíricos y sufridos, como en las grandes epopeyas, con la diferencia que no todas pueden llegar a comandar fuerzas rebeldes para salvar a la galaxia, como lo hizo Organa, y ponerse al tú por tú con demonios de maldad como su mero padre Darth Vader y con Jabba el Hutt, a quien lo estranguló sin despeinarse.

Quizás lo único que le podría reprochar a la princesa Leia, fue su dislate de enamorarse de un patanzuelo cínico como Han Solo, quien siempre anduvo olisqueándole los chongos a la princesa, hasta que cayó, como todes ya sabemos y hasta tuvieron una criatura bastante peculiar. Ella, como en una buena historia épica, también se enamora del malvadín, con la diferencia, que nuestra Leia sí llega a domar a ese bravuconcito. El tamaño de ese amor se puede ver en “El retorno del Jedi”, cuando Leia acude a salvar a su amado quien estaba congelado. Pero menos mal que se enredó con Han Solo, porque estaba a dos minutos del incesto con su hermano Luke, a quien sí alcanzó a darle un cuasi canco.

Leia desde el principio marcó un liderazgo, no sólo como protagonista de la historia, sino como la precursora de la equidad e igualdad de género dentro de la saga Star Wars. En la última cinta (Rogue One) la presencia de las mujeres guerreras fue evidente, al ser incluidas en los combates, muchas imágenes de pilotas, que al parecer fueron removidas de la primera cinta. Ahora el poder de la vagina también rulea en la galaxia.

La princesa Leia fue el personaje de su vida y el más importante de Carrie Fisher, quien se mantuvo a la sombra por mucho tiempo, tras la aparición en las primeras cintas de la saga. Su vida personal se desarrolló asimismo como una epopeya: drogas, depresión y alcohol, testimoniales de sus enfermedades y un final de súper estrella que resurge, brilla y luego muere, antes de completar su misión en esta tierra. Allá en una galaxia muy lejana nos la volveremos a encontrar.

Vera Rubin: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

mirar o no mirar: transgresión y abuso sexual

Miradas lascivas

¿Por qué creemos que las miradas lascivas son malas si sabemos que violan los derechos humanos, el espacio privado y hasta el territorio físco de una mujer?

barlett_mirada_001

Manuel Bartlett viéndole el trasero de una mujer en su sitio de trabajo.

Recuerdo cuando tenía como 10 años, caminaba de la mano de mi papá y entonces pasó hombre horrible que me miró de una forma que nos hizo cambiarnos a la acera de enfrente. Mi papá se detuvo, me subió a la banqueta y se viró a encarar al tipo, quien huyó como buen trozo de hojaldre.

¿Qué vio mi santo padre en ese tipejo infecto? Algo que todos conocemos y sabemos de qué se trata: las miradas lascivas son la forma en que una persona mide y tasa en su mente la corporeidad de otr@ haciéndole sentir incómodo e indefenso. Eso de las miradas que desnudan es un dicho que consiguió sus palabras a base de repetición: muchos creen que poseen el derecho de ofender a otro al verlos como de carne.

calderon_estancias_infantiles-10

El ex presidente Felipe Calderón viéndole el trasero a esta mujer.

Y como sé que habrá caritas de sorpresa que se pregunten: pero en la columna pasada te regodeaste en las nalgas de los bomberos de los calendarios que recomendaste mirar y comprar, siendo estos hombres vistos como objeto. No niego que me sabrosee con los tafanarios.Tampoco que dije: hoy no seré políticamente correcta. Pero recomendar unos calendarios cuyos recursos se invierten en causas nobles (menos los de los curas romanos), y de paso mirar un producto que se realizó de manera artística y con producciones fotográficas, no guarda ninguna relación con el tipo de mirada de un viejo atascado que se la menea frente a niñas de una escuela primaria.

cococ

La mirada “es muy natural” es otro de los clichés del machismo que ejercen hombres y mujeres para justificar esta forma de intimidación, pero el pasado 8 de diciembre la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó reforma del artículo 176 del Código Penal para el Distrito Federal; que le añade miradas lascivas y agresiones verbales de tipo sexual como los piropos, como parte de lo que es “abuso sexual” y que se penalizará más gravemente si esa ofensa va a dirigida a menores.

¿Por qué se castigarán las miradas lascivas y los piropos, si ni siquiera la he tocado? se ha de preguntar aquella entidad primitiva sobre una penalización que le parece exagerada.

De acuerdo a la Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, se define a acoso sexual: “…una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.”

nacho-lopez15

Foto de Ignacio López

Por ejemplo, una muchacha de secundaria que atraviesa un campo de futbol lleno de adultos y que es observada y piropeada por ellos, va a ponerla en un estado de indefensión, e incluso, con ese derecho de pernada que creen que tienen algunos, podrían asaltarla sexualmente o violarla.

El diputado Mauricio Toledo comentó que la adición al artículo 176 del Código Penal de CDMX enfatiza que el delito de abuso sexual, no necesariamente constituye contacto físico y que se ejerce asimismo en conductas dolosas con intenciones lascivas, ya sea una mirada o agresiones verbales. Hemos platicado sobre los piropos, y no podemos quedar en que son un adorno a nuestra belleza y gua gua bla bla y todos esos sinsentidos. Un piropo ofende: no recuerdo que nadie nos haya dicho que necesitamos la calificación de algún macaco urgido.

piropos

Habrá mucho qué hacer con esta nueva disposición del Código Penal, porque casi todas las denuncias por conductas lascivas, terminan en una conciliación,que ése es otro tema, porque la misma Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, recomienda una serie de protocolos para tratar a un agresor y a una agredida, que casi nadie conoce y que también son parte de nuestra seguridad y es obligatorio conocerlo. Es urgente denunciar las agresiones sexuales y señalar.

Esta penalización a las miradas obscenas y de los piropos sexuales, aparece en un momento malo, quizás de retroceso, en el cual muchos señores machistas y misóginos fomentan la violencia de género, como observamos cada día.

No me mires: elia.martinez.rodarte@gmail.com

cromos

bomb

Calendarios de papitos 2017

Ante la enorme oferta de calendarios de señores encuerados o semi desnudos, lo único que puedo decir es que hay carne para todes el año que viene. No me ocuparé del sexismo hoy, querido público, si me detuviera por ser políticamente correcta ya me hubiera salido una hemorroide gigante, entonces hablaremos de esos trozos en cromo.

En aquellos días sólo era popular el calendario famosísimo de los bomberos de Nueva York. El primero que compré fue en los locos noventa y creo que por ahí andan rodando los hombrones: torsos desnudos, señores de todas las razas y denominaciones, buena producción fotográfica y además, en 2015 apareció una bombera. Lo lindo de este gesto, fue para demostrarle a las niñas que también ellas pueden pertenecer al heroico cuerpo de los apagafuegos. Los bomberos de Nueva York son héroes apreciados, en especial después de los atentados que ha sufrido dicha ciudad. Es urgente y necesario apoyar a nuestros queridos bomberos.

Por ello es importante anotar que en diciembre de 2015 el Heróico Cuerpo de Bomberos de la ciudad de México también sacó uno;  cabe mencionar que nada sexoso o erótico como los de otros bomberos, en donde hemos visto muchos tafanarios y carne a la vista.

Lo recaudado para el calendario fue para apoyar a la corporación, tal y como lo hacen los bomberos de otros países, como en el caso de los españoles que organizaron una asociación que se llama “Bomberos ayudan”, que promueve el cromo a nivel mundial. Se puede comprar en internet y cuesta 10 euros más envío.

Eso de encuerarse, a algunos bomberos españoles se les da muy bien, como cuando protestaron (por primera vez…) los integrantes de la corporación asturiana, quienes al grito de “nos están dejando en pelotas”, en 2012 se desnudaron para llamar la atención sobre los recortes económicos del gobierno. Al año siguiente los imitaron los catalanes, por la misma razón.

negro

Y para rematar con crème brûlée, los bomberos de Francia van a estrenar un calendario 2017 que está que echa lumbre. Ni un solo mes tiene desperdicio. “Le Calendrier des Pompiers 2017″ supera al de 2016 y con lo recaudado, no sólo se apoya a ese cuerpecito, sino que financia un programa para evitar incendios en países pobres.

Los australianos también han recaudado dinero con su calendario: 1.3 millones de dólares desde 1993; los costarricenses, quienes también orearon a sus apagafuegos, estrenaron por primera vez el suyo este año y muy guapos ellos.

Y como sé que entre el querido público hay gente pía y creyente, debiesen considerar comprar el calendario de los jóvenes curas católicos romanos que es tremendo. Sus boquitas angélicas, sus caras de devota oración, su mirada de contemplación, además de que revientan de buenos, son motivos suficientes para adquirir ese cromo que seguro ha inspirado muchas piadosas puñetas.   

Los calendarios de los curas católicos son un souvenir obligatorio si un@ va a Italia y los venden en cualquier puesto de revistas durante el año entero, porque es muy exitoso.

Pero si a pecados mortales vamos, entonces hay que comprar el calendario de los ministros ortodoxos gays, del que hablamos hace algunas columnas cuando lo estrenaron este año. Nada más con el nombre podemos semblantear de qué va el asunto: “Sancta Paraphilia”. En la portada aparecen dos hombres semidesnudos, uno travestido y otro con la mitra de los sacerdotes de dicha religión. Podemos ver  simulaciones de fellatios, negros bien dotados, sadomasoquismo y una dotación de nalgas espectaculares que prometen la redención. Posee los elementos triunfadores de un calendario.

Uno de los más entrañables calendarios de carnes masculinas es el que sacó la revista Out y que se llamó “Men’s Best Friend” (el mejor amigo del hombre), que mostraba señores de torso semidesnudo y sabroso, retratados junto a un guapo perrito. La mitad de los ingresos fueron destinados para ayudar a refugios caninos que atienden a perros de la calle.

Hay opciones de calendario para todes y la mayoría de ellos sustenta buenas causas. Excepto el de los curas romanos…

Les invito a oponernos a la violencia de género y desde aquí condeno la horrible agresión a nuestra Ana Gabriela Guevara.

Nos vemos en las redes sociales y en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

bombero.jpg

 

#NiUnaMás: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

Portame il burro…

tangas

Lubrica con mantequilla

“El último tango en París” es una de esas películas que cualquier calenturient@ te va a decir que veas para que se te ponga dura, porque el sexo es muy explícito y brutal, siendo lo bruto la parte intensa: existe una gran población de mujeres y hombres que asumen como normal, e incluso excitante, la violencia en el sexo, como un arrebato de pasión inusitado.

En la citada película existe una escena de un “coito” por detrás y un masaje manual a la zona anal o vaginal, ejecutado por Marlon Brando a María Schneider, “Paul” y “Jeanne”, en la cinta.

Ese momento de la película es la ya muy famosa “escena de la mantequilla”. Brando lubrica a Schneider con mantequilla y luego la penetra con fuerza, por detrás, inmovilizándola con todo su enorme cuerpo. Ella sólo gritó y se defendió poco: de antemano sabía que estaba desvalida.

El problema con esta escena es que el coito o la violación fueron reales, haya sido con pene, dedo, con o sin mantequilla. Antes de filmarla, Marlon Brando, el protagonista y Bernardo Bertolucci, el director de la cinta, acordaron escenificar sexo real y poner el aditivo de la mantequilla, sin avisarle a la actriz.

Así era de ocurrente, dijo en una entrevista Vittorio Storaro, el fotógrafo de la película, quien asegura ofendido que no hubo ninguna violación. Puede ser, pero a él no le metió el dedo Marlo Brando, entonces está de dudarse…

pelos

Más tarde, en una escandalosa entrevista publicada por El mundo de Alycia, Bertolucci aseguró que le ocultaron a María Schneider la intención de hacer el coito real, para poder captar el instante genuino de una humillación y de dolor. Confesó un asalto sexual del cual él fue cómplice. La actriz, de 19 años entonces, tuvo un desenlace un tanto trágico: drogas, intentos de suicidio y muere de cáncer a los 58. El director se quejaba de que era terrible que ella haya muerto odiándolo…

Otras versiones suavizan el ataque sexual, al establecer que la actriz sí tenía conocimiento sobre la violación de la que iba a ser víctima su personaje. Pero debates van y vienen, y nadie se ha fijado con qué enjundia le pone Brando la mantequilla a esa santa mujer con el dedo, a quien, digamos, no violó, pero de que le metió el dedo hasta el hipotálamo, es una realidad y está en filme.

Como haya sido, es un hecho la transgresión y violación sexual hacia la actriz Schneider, quien no creo que haya tenido muchos arrestos para denunciar a Brando y a Bertolucci, quienes eran unos idolillos machos de los locos setenta. Lo hizo hasta 2007.

Hace poco se armó el debate y la denuncia con este caso, porque don Bertolucci aparece en la entrevista descosiendo toda la verdad: quería ser hiperrealista y ver a la mujer siendo humillada y sometida de verdad.

El director ni siquiera sabe porqué se ha armado tanta polémica y entiendo perfectamente la razón. El es un hombre de otro siglo y de una empolvada antigüedad: lo perdimos. Ni siquiera creo que asunte en que violó los derechos de una mujer. Y aunque sea un genio maestro de la cinematografía mundial, no deja de ser un pervertido que busca sus pares y filma una escena que provoca el asalto sexual hacia una mujer, de la cual, como director y creador, él es responsable. Brando, igualmente, es un creador genial de personajes, pero lo puerca nadie se lo quita.

“El último tango en París” (1972) es sin duda una de las películas transgresoras del cine setentero, en el cual hubo mucho sexo explícito, duro y audaz; en 1975 se filmó “Bilitis” una película de David Hamilton, en la cual las actrices son menores casi todas y las que no lo eran, parecían. Salían desnudas y en escenas eróticas, recreando una adaptación libre y aburrida de una novela “Les chansons de Bilitis” de Pierre Louys.

bilitis

En 1976 se realizó “El imperio de los sentidos” con escenas de sexo real bien filmado y forniciado, y es un filme aún prohibido en muchos países, empezando por Japón. En 1979 se estrenó “Calígula”, una de las más fieles estampas de la vida romana de los deíficos emperadores, que se tiraban a todo y por todo.

yo

La libertad sexual de los setenta, quizás alejó la mirada de la normalización de la violencia. Eso fue hace más de 40 años y sigue igual.

Pixie: elia.martinez.rodarte@gmail.com

los amig@s toxicos y cuándo bajarle al inodoro…

Con l@s amigos también tronamos

Los amigos y las amigas no son tema sexual, y más nos vale que así siga, para salud mental del universo. Sin embargo el martirologio mexicano nos demanda que aguantemos a toda prueba a l@s compas lo cual me parece un imposible.

Con los amigos y los amigas también debemos de tronar; darnos un tiempo o un break; sacudirle el polvo a esa relación. Y no es exclusivo de las relaciones largas, ya que en las amistades recientes se presenta el desgaste asimismo.

Este parece un tema que a nadie le gusta, porque cualquiera sale con la falsaria cantaleta de: “yo sí soy un gran amigo, muy leal, y aguanto a mi compadre en cada una de sus pende…”, o de que: “no me importa que mi comadre y amigui le enseñara las tetas a mi marido cuando se agachó, para recoger algo que ella tiró”.

Los amigos y las amigas suelen ser, a veces, nuestra más grande molestia porque hay cariño, apego, ergo, me apalanco aquí, suelen decir y revientan la cuerda de la buena voluntad.

Sucede en algunos casos, no todos, ni estoy hablando de situaciones personales. Luego se sienten y una ni sabe porqué, no sean mamilas.

Sólo arrestos y mucho empeño se necesitan para cortarle la buena onda a nuestro compa, y detecten situaciones tóxicas que los pueden llevar a una rotura fea como:

El amig@ transa que todes tenemos, que le debe dinero a media ciudad, que intenta involucrarte en sus proyectos fraudulentos y que posee ese raro don impune de los transas: desvergüenza total, que les permite circular como si la conciencia tranquila, ya que sus compas le perdonan sus “pequeños” delitos.

Adiós también al amig@ que siempre está envuelto en una tragedia inenarrable. Todos esos años en ayudarle a que se aliviane en algo a lo cual se él/ella se opone con la misma fuerza, merece que uno suelte ese mecate y deje de arrastrar. Esto incluye a los drogadictos, infieles compulsiv@s, bebedores antisociales y otres demonios.

Urge que nos deshagamos de los amigos “presuntos” violadores. Sé que eso suena espantoso, pero en esta urbana sociedad nuestra, existen muchas personas señaladas por abuso sexual, tocamientos, violación y violencia de género o por alguna fobia (homo/lesbo/trans/hetero/) y que están en nuestro entorno. Hombres honestos que parecían bien buenas personas que de pronto surgen como agresores sexuales denunciados y exhibidos. Estoy impactada de cómo viran esos tipos, conozco de cerca a un par de ellos y aún sigo en shock…(Estoy con las denunciantes, por supuesto).

Pónganle pausa a esos compadres y comadres a quienes debe un@ resolverles la vida: desde ayudarlos a mover su mesa de billar en tu camioneta y a la semana siguiente te pide otro jale o que le cuides el perro durante los dos meses que se va a otro planeta a un viaje de trabajo. La vida es muy pesada con lo que un@ ya carga. Cuidado esos tontos que son amigos eternos de la buenota que nada más los usa para cargar macetones de un piso a otro, o el gandalla que usa a la mensa como echadero, pero son “amigos”. Esas son las primeras “amistades” que es preciso desincorporar.

Está de sobra mencionar que nuestr@s amigues que coquetean o se cachondean con nuestras carnes/compañer@s, entran en la limpieza de otoño. También a los que te deben varo y sabes que jamás…A quienes critiquen a tus hij@s o te digan cómo criarlos o que dicen caca sobre tu familia (aunque sea cierto). La amistad es a la lealtad, si no, no es.

Para corresponder a su morbosidad, yo sí he removido a algunes amigues; no por malvada, sino porque ya me tenían realmente hasta el culo y mi paciencia es muy poca. Me parece insultante el abuso de confianza, ya luego les contaré el chisme que está súper.

El caso más extremo, fue el de un amigo (todavía…) quien me contó que estaba de compras con su compadre, y empezaron a discutir por la misma idiotez por la que peleaban desde hace más de 15 años. Mi compa lo dejó hablando solo y siguen sin cruzar palabras. Era lo mejor.

Querido público, eso sí, conservemos a los amig@s buen@s.

 

Descarga tóxica: elia.martinez.rodarte@gmail.com