El papiloma nuestro de cada día…

virus-papiloma-humano

¡Todos con papiloma!

El virus del papiloma humano es como hacer el ridículo: sucederá tarde o temprano. Es la infección de transmisión sexual más común y nada más aplaudiendo piel con piel, existe la probabilidad de que se transmita. Por eso cuando alguna persona irresponsable les diga que está “limpio”, es algo muy impreciso y sólo son ganas de llevar a terreno, a costa de una mentira.

Como existen 100 de tipos del virus del papiloma humano, podremos encontrar los malignos que causan el cáncer cérvico uterino, y también los que provocan la aparición de las feas verrugas que salen en los dedos, en los codos, rodillas u otras partes del cuerpo. Consideremos que casi la mitad de los virus existentes se ubican en el área genital, anal y bucal. En sí en toda la piel, pero ocupémonos de las partes que nos interesan en esta columna y que nos convierten en vulnerables: nuestras bocas engullen eso, porque ahí es donde siempre estamos, nuestros fluidos se combinan y tragamos, a veces sin querer.

Probablemente muches de nosotros hemos tenido el virus del papiloma humano. Pasa de largo en ciertas personas sin evidenciar síntomas ni molestias; en otras se queda y hace un desveringue que puede desembocar en enfermedades como el cáncer cérvico uterino, la segunda causa de muerte de las mujeres en México. También deviene en cáncer en la vagina, vulva, boca, ano, pene, garganta.

En sí no hay mucho por hacer en contra del virus del papiloma humano, más que vacunarse para ciertas cepas, porque no se puede obtener una protección total, más que la precaución y la prevención. Ni los condones de látex, ni los métodos de barrera para la boca o el ano: quizás sólo vistiéndose de astronauta para tocar a otr@, el virus no sería tan brincón.

vph-5-638

La vacuna del virus del papiloma humano, además, es muy controvertida, porque no necesariamente evita la transmisión ni protege contra todos los tipos de VPH, ergo, no impide que se desarrolle cáncer cérvico uterino, y en algunos países está contraindicada. Las consecuencias adversas de la vacuna y su carácter endeble, no la han posicionado como un método efectivo para evitar al virus, y menos para una enfermedad que tarda entre 20 y 30 años en desarrollarse. La vacuna aún está en una fase experimental e incierta.

Por favor, en donde haya un@ que se manifieste, por favor alejen sus genitales de esa comunidad sexual. Vigilen los comportamientos sexuales de sus camadas y amigues: muchas veces nos estamos encamando a la misma banda reciclada que ya viene de todas las infecciones de transmisión sexual, y un@ ni en cuenta por andarse tirando a las mismas garras de siempre. Una persona que conozco se manifiesta como portador de verrugas después de una larga temporada visitando a unas hermanas papiloma, quienes a su vez habían sido signadas por el pito más veloz del oeste, y esa fue la última vez que supe de tanta gente con verrugas genitales. A lo mejor se los rolaron entre ellos, o no, o alguien vino e hizo el daño: ¿cómo saber?, pero las constelaciones sexuales en las que se maneja la gente son sectores de riesgo.

Sigan la ruta de las verrugas…

Sí podemos estar al tiro sobre el virus del papiloma humano, con revisiones periódicas con el ginecólogo, el proctólogo y el urólogo, para tratar y prevenir. Los exámenes son una vez al año mínimo, y sin duda salvan vidas.

Otra opción, aush y ash, es limitar el número de parejas sexuales, en especial porque no sabemos tampoco, cuánto limitan sus parejas sexuales los demás ni cómo se cuiden. Utilizar métodos de barrera como hulecitos para mamar la zona anal y la vulva, el condón en cada coito o felación, y otras penetraciones enmicadas, pueden disminuir el riesgo.

Esta es sólo una mención, de muchas infecciones de transmisión sexual que andan por ahí tentando genitalias y por eso insisto en el cuidado. Cómo elegimos a nuestras parejas sexuales, es otro episodio con el que habremos de lidiar, porque no podemos examinarles la genitalia a todes. No dejen que ni el chupe o las drogas, decidan a quién se van a tirar.

Nos vemos en las redes sociales en Facebook, en @Ivaginaria en Twitter y en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

La anual: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

virus-papiloma-humano

No a las fracturas de pene haciendo el helicóptero

heli

¡Helicóptero!

Una cosa lleva a la otra, eso es verdad: les jurito que yo estaba buscando en internet imágenes de estatuillas de penes etruscos, un pueblo antiguo que rendía culto al falo, cuando me entero por casualidad de que la posición de helicóptero en el fornicio, pose muy selecta por su grado de dificultad, obvio, es la causa número uno de fracturas de penes…

En el mundo de las posiciones difíciles para frotar genitalias o para un coito, la del helicóptero maltrata al pene como un vendaval a una rama. La mujer (o bato) se monta encima del hombre, cara a cara, que está acostado de espaldas y con las piernas extendidas y juntas. Lo conducente es, primero, lubricar bien, con nuestros jugos naturales si son abundosos o con lubricante a base de agua. Luego hay que dar unos cuantos pompeos para que las genitalias se reconozcan y se humedezcan. Cuando ya tengan un cierto ritmo empujen un poco la cadera hacia la del señor del pene y giren una pierna hacia afuera, eleven la cadera y sentón. Leve. Usen las manos para sostenerse y que el tipo las ayude a virar. Entonces así se van: cadera, sentón gira pierna, y como si fueran una araña que está buscando sus zapatos, den la vuelta completa, sin que se salga el pene del culo o de la vagina en donde esté inserto. Esa es la gracia de la posición de  helicóptero: mantenerse como cabrito.

Usen las piernas para girar y el peso se lo cargan (leve) al que tienen dentro de ustedes. Los beneficios de hacer el helicóptero son diversos, porque es una posición en la que la vagina, el pene, la vulva y hasta el culo, obtienen sensaciones placenteras.

Twitterevolucionarios-SA-entomofagia

Además hay que tomar en cuenta que al girar la vagina como un guante puesta en el pene erecto, todo se toca y se acaricia en los dentros, entonces es difícil que al dar la vuelta no se encuentre un punto idóneo para la fricción.

Y lo mejor de la posición del helicóptero, además de que te toca los dentros como si estuviera un gigante metiendo un dedo, es que es muy divertida de intentar. Es una posición, llenadora, o reventadora, asegún.

Antes de meterse al malabarismo recuerden que las posiciones controversiales no se realizan en drogas, ni alcoholizados, ni tampoco si se encuentran bajo tratamiento médico o están lastimados. Esta es una de ellas. Y también es una postura en la que la fuerza de las piernas es fundamental, como pilares, como movimiento y como aguante para quién esté arriba.

jack

En este caso quien lleva el poder y la fuerza es la mujer u hombre que se sienten encima y que van a manejar el helicóptero. Digo bato también, porque el helicóptero anal es una de esas faenas predilectas de los que no paran de meterse cris por el orto, para durar y durar…

Como quizás haya quién no quiera darle la vuelta entera al helicóptero, pueden dar un medio giro, devolverse, sin perder el coito y la fricción de los genitales. Empujen hacia atrás y hacia adelante en cada giro, para que sientan las diferentes profundidades a las que llega el falo, porque en cada girada hay un acomodo genital.

No deben girar en helicóptero como si estuviesen posesos: dénle perreo al asunto y aprovechen. Es perfecto tomarse de las manos y girar, que ayuden girando tu cadera como a un barrilito, estacionarse en donde se siente rico. El problema de las instrucciones para ejecutar posturas sexuales, es que siempre se refieren al coito y a la posición. ¿Cómo llegaron a ensartarse en una posición que se llama como una aeronave? Pues así venía en la foto…

Si apoyan bien su peso y se ayudan en pareja coital, no debe haber ninguna fractura de pene o cualquier lastimadura en la genitalia. Aunque estos accidentes peneanos son dolorosos y horribles, los hombres salen bien librados. Ya ni les cuento cómo quedarían en la de acordeón invertido, ash.

La del helicóptero, la ubicaría como una de esas posiciones para esas tardes moteleras o miércoles por la mañana, cuando un@ se toma sus horas para andar encuerad@ viendo porno y ensayar nuevas maromas.

Hélices: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Facesitting

namio-harukawa-viralnetics-17.jpg

Sentarse en la cara: el desafío

No pasa un día sin que estemos con feminicidios, viejos verdes sabroseándose la imagen de una violación, niñas madres, violencia…Imaginemos que nuestro país vive una sexualidad responsable, gozosa, saludable, consensuada y por ello hoy hablaremos de lo bonito – y lo raro- de sentarse en la cara de alguien, sea para poner la genitalia o el culo.

El ejercicio de sentarse en la cara de otr@, de poner el culo y la genitalia literalmente en la fascia de una persona, es uno de los actos de intimidad más significativos entre compañeros sexuales. O hay mucha confianza para afrontar ese nuevo universo o bien, están muy calientes y de pronto alguien se montó.
En la historia de las sentadas en la cara, las mujeres somos las que llevamos mano, en especial porque poseemos más orificios explorables con la lengua, la boca, los labios, la nariz y hasta con las pestañas.

Sin embargo los hombres, al posar su tafanario en el rostro de alguna persona, exponen absolutamente su zona perineal, siendo receptivos a una buena lamida. Para las personas de manos diestras, pueden aprovechar la lengüeteada anal y perineal, para agitar con fuerza el pene en una masturbada vigorosa. Esa malteada va a llegar hasta la pared, de mí se acuerdan. Es una maniobra difícil, un tanto controvertida, pero es de esos movimientos sexuales en los que el semen sale desde los confines más remotos de los cojones. El perineo es el santo grial del cuerpo masculino, y hay que saber llegar.

Debemos agradecer el sentón, porque es un acto de confianza. Imagínense qué postura asume un@ cuando se sienta en cara de alguien: para empezar, se debe pasar la pierna por encima y ya en ese pasón y de oteada, lo más profundo de nuestro cuerpo se expone a la vista en primer plano, de quien nos acompaña en el fornicio. Es un momento hiperreal en nuestras existencias.

namio dos

El pelo, el aroma de la genitalia y del culo, la densidad de la mata, el aguante para mantenerse en la posición sin dejarle caer toda la humanidad a la persona, son factores que debemos de considerar antes de enchufarnos a la boca ajena con nuestra pudenda.

Además de que la zona debe estar lo mejor acicalada y limpia posible, pelos, jabonazo y mucha agua para eliminar esmegmas y olores, en muchos casos es necesario utilizar métodos de barrera sobre los orificios. No nos podemos soltar lamiendo ni mamando a cualquiera. Acuérdense de lo que les conté sobre la salmonelosis que le dio a un compadre por hacerle besos negros a dos muchachas.

Un hule para un cunnilingus o un beso negro, se puede elaborar cortando un condón a la mitad, a lo largo y sin separarlo. Que quede como unas alas de angelito que permitan estirar el látex y facilitar la exploración de la lengua, pero con el plástico de por medio. Ahí sí les conviene usar condones de sabores y con textura si quieren, para que el culo o la genitalia sientan sabroso y su lengua se estimule. Por ejemplo un condón rugoso y texturizado que excita la boca al contacto o uno con sabor a mentol, siempre son estimulantes. Pueden utilizar plástico u otro material acomodable para mamar, pero no está chido dejar que una persona random se siente en nuestra cara, si no sabemos en dónde han estado ese trasero y genitalia.

mene

No a todes se les frunce con la idea de sentarse en la cara de alguien. Hay quienes aprovechan la sentada para abrirse y regodearse en el rostro entero del amante como un acto de dominación bastante goloso y asfixiante. El artista japonés Namio Harukawa pinta a unas gigantas de tafanarios como el mapa de Australia que exprimen entre sus enormes nalgas a las pobres caritas de unos hombres que son literalmente devorados por sus culos.

En el mundo de las parafilias estaríamos hablando del facesitting, si sólo se trata de sentarse en el rostro y ser mamad@, pero quizás sería salirofilia el sentón con apretón de fascia, porque se trata de dominio o denigrar…incluso es un movimiento preferido de los coprófilos.

Nos vemos en las redes: Facebook, Twitter y http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Muslos mariposa: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los penes como signo de identidad…

Interesante…

Elia: ¿How did you get to this idea and why u choose dick first (why not pussy or boobs)?

György Szücs (desarrollador de la app Penis Code) : I received a picture from a friend where you could choose the right penis. I felt it was incomplete and too complicated. I immediately thought it could be a great web app, if I put my kink in it too. 🙂 Why not pussy? Cause I like dicks, that’s why.

Elia: ¿Which has been the audience that have most favored the dick code?

György Szücs: 55% men 45% women. Mostly from US, UK, and Brazil.

Elia: ¿Which code is the next?

György Szücs: Sex Code (position and kinky games), Vagina Code, Boobs Code, Body Code…

más allá de las redes…la felicidad del silencio <3

El fin de la intimidad

Elia Martínez Rodarte                    

Hace unas semanas estuve bloqueada de Facebook durante un mes y medio, porque publiqué una fotografía o pintura, ni recuerdo bien, de una orgía. Las figuras lucían bastante difusas y resultaba ser una de esas imágenes que muestra “todo” y nada a la vez. Tengo una historia aburrida y recurrente con la censura, que ahora sería una queja rancia. Quizás la raya de enmedio de las nalgas delataba la desnudez. Quizás por tener una columna de sexualidad y sexología, era lógico que la censura estuviera en mi puerta. Pero, ¿no se supone que esto iba a ser libre? Nos preguntamos esa generación que transitamos estoicamente del disco elepé a lo que sea que exista ahora para tocar música: un elepé, un microaudífono o una usb. Sólo cambiamos la siglas.

Pero las redes sociales nos han destinado a un complejo mundo de protocolos a los cuales hemos ido todos con exacerbada alegría y quizás en una carrera tan rápida, que hemos olvidado muchos aspectos individuales y personales básico y elementales: la vida privada, la intimidad y el respeto de estos valores del otro.

La conformación de etnias, pueblos, comunidades, tribus y otras atrocidades grupales, ha convertido a ciertas redes en ambientes mega polarizados. Teodorov Tzvetan en su libro ensayo “Nosotros y los otros”, plantea ese binomio partiendo cómo nosotros de una cultura y gremio, nos diferenciamos de los otros que no lo son, lo que anima a la diversidad humana y lo que le provee unidad. Pero las redes sociales nos dan la oportunidad de oscilar. Porque el nosotros se convierte en una especie difusa, en la cual inciden muchos otros, “los otros”, de acuerdo a cada red social.

Ya no son alegrías comunes y en esa masa deforme de usuarios diversos y de donde provengan, el individuo empieza a ser global, pero al mismo tiempo, un espejo en donde puede reflejar sus propias vanidades, las reales y las imaginarias.

Esos continuos bloqueos de Facebook, por días largos, en los cuales hube de modificiar ciertas conexiones sociales, académicas y de trabajo en temas relacionados a mi trabajo, cambió mi forma de operar en lo cotidiano, porque al ser excluido de un grupo, paso a ser de otro, como debe ser en este continum cibernético. Como sólo utilizo la red para mi marca, no tenía ningún caso otra cuenta.

En una de sus ediciones el periódico La Vanguardia*, entrevistan a Enric Puig Punyet, doctor en filosofía y autor de La gran adicción. ¿Cómo sobrevivir a internet y no aislarse del mundo? Este hombre de 30 años, cuasi millenial, cuestiona su vida desde la libertad que le da enfrentare a un mundo en el cual le llama por teléfono a sus amigos para saber cómo están. Sin internet de por medio: “…se ha vuelto omnipresente en todos los sentidos posibles, está activo siempre y en todas partes, al ocupar gran parte de nuestra vida dejamos de lado muchas obligaciones vitales. Ahora es internet quien formula las preguntas, robándole al individuo su capacidad para generar nuevos marcos de referencia”, indica.”, dice Puig a la Vanguardia.

El autor insiste en establecer relaciones más humanas que relaciones tecnologizadas, incluso en el momento que la activación humana en su concienciencia sobre el tema, proviene de un mensaje de wassap en su celular, de parte de su mujer, quien le decía “te amo”. Existen consctructos emocionales clásicos que nos atan a la tierra y el flotante amor, lo es uno de ellos.

“Nosotros” y “los otros” estamos mezclados en las redes sociales alimentándonos de las pulsiones publicadas en los post, sean reales o ficción. La misma red social ya es un entorno virtual, ergo un mundo ficticio en el que construimos una apariencia de lo que nosotros queramos o se nos ponga o nos convenga acorde a la imagen idónea, por lo general, una foto de sí mismo consigo mismo: un selfie. El selfie es el símbolo universal de la soledad en una fotografía.

Pasamos vertiginosamente de un elepé al joystick al flopy al dvd al usb y a cada uno de los accesorios que aceleraban las capacidades de nuestras manos y todos sus dedos, pero la evolución de la identidad humana como ser privado y de la construcción del pensamiento, se ralentizan.

Y desde nuestra nueva fuente de citas, las series, en Black Mirror abordan con una crueldad y rudeza esa próxima faceta del ser humano desvencijado ante la presión de las redes sociales.

En el primer capítulo de la temporada tres, “Caída libre” (Nose dive), observamos un escenario extremo de lo que ahora acontece en las redes sociales: somos tasados en todo momento, escrutados en nuestra información personal, violentados o cuestionados sin sentido, hasta que todo llegue a un orden en el que nuestra misma existencia en el mundo real sea avalado por el virtual.

La adorable actriz Bryce Dallas Howard encarna a una ascendente chica que pretende el éxito social gracias a las estrellitas y puntos que acumula: las personas se tasan, o califican, las unas a las otras con su celular. Todo paso social o económico o académico depende del número que vale cada persona. Estar fuera de esa calificación y ser visible, es no existir. Es un capítulo aterrador.

Charlie Brooker, creador de la serie, ex usuario de Facebook y Twitter, redes sociales a las que considera “un concurso de ver quien mea más lejos”, expresó en una entrevista reciente a El País, antes de la salida de la tercera temporada, que todos los capítulos de la serie contienen una “pesadilla plausible”.

La pérdida de la identidad real, la apertura de nuestras vidas a las vidas de otros, la injerencia de las relaciones que establecemos en las redes y sus consecuencias. Eso será lo real de lo virtual.

 

elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

Ligas:

 

http://www.lavanguardia.com/vida/20161023/411232045495/enric-puig-desconexion-internet-repercusiones-sociales-redes.html

 

http://elpais.com/elpais/2013/12/04/icon/1386194137_786585.html