Piropo: ¿por qué no quiero que me evalúen el tafanario?

Esta columna se publicó el lunes, no se trata de revictimizar, sino de poner en claro una situación que nos afecta a todas.

Piropo y cárcel

Un taxista fue denunciado y encarcelado por acosar en la calle a una mujer, que se atrevió a a llevar el caso hasta las últimas consecuencias. El penalizado es un hombre que le gritó: “guapa” a la ofendida, que procedió en su contra. Este suceso forma parte importante de la evolución de una sociedad que necesita mayor respeto hacia las mujeres. Es el inicio de un enorme desaprendizaje que va bastante lento: ¿por qué los hombres deben estar tasando el sabor de las nalgas de las mujeres, criticando su cuerpo o sabroseándolo y transgrediendo el espacio privado de una?

Es urgente que tiremos abajo la idea del piropo y “las flores” que echan en la calle los señores y batillos de todas las edades, porque es una agresión. Lo natural es que ellos se defiendan, como se defendió el taxista cuando ya estaba apañado y exhibido, nada más por jocoso, porque ni siquiera había tono calenturiento: sólo era el bufido de uno que quiere ser juez de certamen de belleza mientras ruletea.

El argumento es que nosotras, desagradecidas, no apreciamos el valor del piropo que nos aprueba, nos ensalza y nos valora. ¿Para qué quiero yo que un viejo grasiento diga que mis nalgas están sabrosas? Eso ya lo sé. ¿Necesita una señora saber que es deseable sólo porque se lo dice un peladillo de cuarta? Pues quizás no, pero debería se apreciarse a sí misma, cualquier mujer. No lo necesitamos.

Esto en el maravilloso caso que no sea una de esas emanaciones flatulentas de amenaza de violación, sexo, cogida violenta, como hacen muchos hombres que se empoderan con ello. Creen que les crece cuando son amenazantes.

En mi tierna adolescencia, mis amigas y yo hacíamos ejercicio en la Alameda cada mañana, y un señor a quien llamaremos Marrufo, nos decía una letanía de groserías gruesas sobre violación: nunca nos imaginamos que ese viejo sucio era el abuelo de una de nuestras compañeras. Nos aterraba.

Nosotras no sabíamos si el vejete verde iba a hacer realidad sus amenazas o si nos iba a salir por las veredas. Era un anciano lujurioso que sólo arrastraba su triste humanidad, pero aún tenía los arrestos para atosigarnos, a nosotras casi niñas, hasta echarnos del sitio prácticamente por el miedo a ese hombre horrible.

Este hombre añoso toda su vida había tratado a las mujeres como nalgas y aún poseía las fuerzas para salir a acosar y a aterrorizar niñas. Era un pedófilo.

Desde entonces aprendimos que atravesar un campo minado de hombres o junto a cualquier tipo de aspecto paternal, no era garantía de evitar el acoso, los piropos de cualquier índole y la incomodidad en un tránsito que debiese ser libre y seguro para las mujeres.

La reacción de los hombres hacia la prohibición de emitir un piropo, la de molestia ante la falta de agradecimiento de una mujer hacia las loas, es una respuesta machista y misógina.

No apelamos a ese escenario de decirles a los piropeadores: “¿qué tal si fuera tu mamá / hermana / hija / esposa / novia…?” porque las mujeres deben ser respetadas como un derecho elemental y fundacional de lo civilizado. Las etiquetas de la hermana, madre, prima de algún tipo, no añade ninguna valía, ni la menoscaba, sólo es otra mujer que merece respeto a su persona.

Las reacciones en internet hacia la mujer que denunció al taxista, son más virulentas y amenazantes: son hombres que no entienden que una mujer tenga la opción de denunciar a un tipo que no la respeta en su libre tránsito por la calle. Ella ha recibido amenazas de muerte, acoso sexual y un inusitado odio por parte de hombres y mujeres que aún tienen en su mente un constructo sucio sobre lo que debe ser el respeto hacia una persona.

Las mujeres tampoco debemos hacerlo, aunque nos parezca muy gracioso y sea una forma fácil para justificar la lagartonería innecesaria y también machista: no está chido que repliquemos las mismas conductas de asca de algunos señores irrespetuosos, mientras nos sabroseamos en voz alta o de forma agresiva con un tipo random de la calle.

Este va a ser un partido difícil y largo: necesitamos otra dosis de respeto.

 

Tamara: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

¿Qué culpa tiene el niño?: ¿churro educativo?

cruda.jpg

¿Qué culpa tiene el niño?

¿Qué derecho tiene una persona de echarse a otra sólo porque una de ellas o ambas se encuentran borrachas? Ninguna, porque no es consensuado, ni responsable, ni protegido, en el caso de que un condón aparezca y en el mejor escenario de que puedan ponérselo bien.

Esta es una de las broncas eternas en los asegunes sobre el sexo no consensuado entre gente borracha: ella quería, estaba ebria, se me lanzó encima, se me encueró. Todos son lugares comunes de la irresponsabilidad compartida, en especial porque sabemos, quienes ya llevamos terracería recorrida en el fornicio, que es complicado compaginar el alcohol con el sexo.

Es un sitio en el que todes hemos estado: borrachos hasta la inconciencia sobándonos los genitales porque el alcohol nos pone bien calientes, ésa es la realidad.

Acabo de ver la película “¿Qué culpa tiene el niño?” de Gustavo Loza, protagonizada por la actriz Karla Souza. Es una morra que corta con su bato y ella se va despechada a una boda, en la cual se refocila con una banda ebria en la playa y uno de los bebedores tropicales le hace una criatura. Hasta ahí es un “buen” ejemplo, porque vemos que no está chido ese estado, espantoso-horrible, cuando un@ despierta bajo un techo extraño con un desconocido, sin ropa, quizás todavía borrach@ y sin saber qué pasó la noche anterior…

Después de ver cómo en la jarra se intercambian fluidos sin condón, amén de los kilos de arena que han de haber cargado en el culo tras esa perturbadora orgía, sale el letrerito: “un mes después” y el primer plano de una prueba de embarazo positiva…

Pero después, cuando la pobre tontonela descubre que está preñada del espíritu santo playero, la peli de ¿Qué culpa tiene el niño? se convierte en una aburrida sucesión de lugares comúnes, en el cual le achacan al crío a un tonto que anduvo en la melé, luego mejor deciden un santo ayuntamiento para no errarle y para darle un hogar a ese bebé, producto de un reventón cerca del mar.

La película es aburrida, ñoña y la resuelven de forma en que se revela como una historia vieja y fuera de la realidad.

No tengo objeciones en la fabricación de bebés junto al mar, ni tampoco me opongo a que las personas se unten frente a otros, ni muchos menos a las orgías, pero tengo una grave reserva de realizar muchas actividades bajo el estado idiotizado y son condón. Es un lugar común y problema de todes: el que no se lo pone y la que se abandona a un coito de alto peligroso.

El sexo no consensuado en la conciencia y en la sobriedad, puede detonar en muchas situaciones de riesgo, empezando por el contagio del VIH, de cualquier infección de transmisión sexual y en el caso del churro éste que les hablaba, pues un embarazo no deseado, en el peor de los escenarios como éste, producto de un coito con una persona equis.

¿En cuántas dimensiones es divertido embarazarse de un desconocido? Pues creo que en ninguna, y quizás este caso de embarazo no planeado sólo lo supera en asquerosidad y gravedad, el que es producto de una violación o de un abuso sexual por parte de un familiar.

Me gusta que en películas como “¿Qué culpa tiene el niño?” se visibilicen problemas cotidianos como el de la morra embriagada que se queda patidifusa mientras el gandalla, igual de borracho o quizás completamente sobrio, se aprovecha de la inconciencia y la laxitud de una persona tendida.

Cada mujer debería ser la cuidadora de la otra y no permitir que alguien se le encime como a una milanesa a otra, por un sentido de la sororidad y de la reeducación de nuestros batos. No está chido tirarse a una mujer inconsciente, ni a la borracha que no asunta, aunque venga encuerada a abofetearlos con los pechos, ni tampoco sin no reacciona al mundo. El alcohol no llama al abuso y no se puede llamar sexo consensuado cuando las personas se encuentran en el punto más alto de su briaga.

Nos vemos en las redes sociales en Facebook, a donde pueden dejar sus comentarios y sugerencias, así como en @Ivaginaria en Twitter, y léanme en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Y luego nadie se acuerda: elia.martinez.rodarte@gmail.com

sexualidad infantil: enseñar a amar y respetar al propio cuerpo

emaze

La sexualidad infantil

Es un tema natural y del desarrollo humano, sin embargo suele ser un shock, convertido en lugar común ya, el tema de la sexualidad de los niños y niñas, que engloba básicamente los aspectos sensoriales y corporales de una criatura, desde el vientre materno. Somos seres sexuales desde que nos movemos y desarrollamos extremidades, ejecutando la exploración.

Hasta los dos años según la psicología freudiana, la zona erógena de niños y niñas es la boca, porque obtiene de ahí el placer del alimento y desde bebitos aprenden a encontrar el pezón que les nutre.

Sin embargo la sexualidad y percepción del cuerpo, es el primer avance sobre la exploración, por lo que es normal que los bebés se toquen sus extremidades y terminen con el dedo gordo de chupete: la boca es un órgano de reconocimiento y de placer desde que llegamos a este mundo.

La psicología freudiana plantea que de acuerdo a cómo se lleve esta relación placer-boca y la relación madre-crío, podrá ser saludable o no la vida sexual de la persona. Es otra piedra freudiana más de cómo las madres pueden arruinar o hundir o masacrar el ejercicio sexual…

Somos seres sexuados y sexuales desde que nacemos y aunque lo heteronormado es, malamente, la norma, etiquetamos a las criaturas en un determinismo bigenérico: a fuerzas niños de azul y niñas vestidas de rosa.

Este es un aspecto de la sexualidad que debemos afrontar en un mundo en el que la visibilidad transgénero, gay y lesbiana también ha “sacado” a l@s niñ@s del clóset: la definición de la identidad de género de las criaturas se muestra desde muy pequeños. Hay niños que saben que son masculinos, niñas que se reconocen como entidades femeninas, y niños que quieren ser niñas y niñas que quieren ser niños. El porcentaje de visibilidad aumenta y los trans que se manifiestan en la infancia, siguen un proceso de apoyo, acompañamiento y terapia. No deciden un sexo género porque sí, o por ocurrencia y existen sexólogos especializados en este proceso.

niña.jpg

A partir de que el niño o niña va al baño, inicia la llamada etapa anal. Esta chido hacer caca, porque alivia y se siente rico. Es liberador ergo, placentero. No le metan psicología, ni a la mamuchis, ni nada extravagante, que ya tener una etapa anal es suficiente. En ciertas personas la fase anal se les extiende demasiado. Esas pasivas, hombres y mujeres, que disfrutan de su culo.

Al cuarto año de vida, bien mapeados en el cuerpo los sitios del placer sensorial se centran en la genitalia, ven las diferencias e incluso puedes estimularse porque se siente rico. Si ves a crío tocándose, no debes reprenderlo, ni juzgarlo, mucho menos castigarlo. Es el momento de decirle que nadie quiere más a su cuerpo que él o ella mismos, y que debe cuidarlo, respetarlo y disfrutarlo: ejemplifiquen situaciones de placer como el calor del sol en la piel, la sensación del agua fresca cuando se bañan, el sabor de una comida preferida…Escenas placenteras, naturales e inherentes al goce del cuerpo. Todas las conversaciones sobre el cuerpo con los críos deben involucrar palabras claves como responsabilidad, salud, placer, sabroso y rico, cuidados de la salud e higiene y sobre todo, respeto por nuestro organismo sagrado.

Desde los 6 años en adelante ya tenemos a críos sexualizados, con su identidad de género asumida y quizás hasta su orientación sexual (latente o no manifiesta), con una actitud clara y formada respecto a sus pares y a los del sexo opuesto, y seguramente con un bagaje un poco más cargado en información y contenidos sexuales debido a internet, tele de paga, videos, juegos entre otros.

El impacto del porno en los niñ@s, es más chocante si no se educa al respecto. Los adultos vemos fantasías y parafilias con las que nuestra morbosidad se ha nutrido y excitado con un acto sexual recreado, pero los niñ@s ven un constructo sexual erróneo que distorsiona la visión del fornicio, y que seguramente impactará en su vida sexual si no se educa y reflexiona sobre el tema.

Las conductas de voyeurismo naturales en los niñ@s mayores incrementan la posibilidad de que espurguen en el porno.  No quiten el ojo vigilante de los contenidos.

 

Niñez: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pornografía educativa…

porn

en estricto sentido, esta pornoeducativa no es pornografía, pero creo que el membrete funciona como un buen gancho

¡Porno educativo de verdad!

La pornografía suele ser parte de nuestros pensamientos cotidianos y creo que es un material que está diseñado para la gente que al menos ya ha tenido un coito, vaginal o anal, o que ha visto gente encuerada y forniciando, o que ha logrado activar su vida sexual, esperemos que a una edad razonable.

Ahora el sitio http://www.pornhub.com que todes conocemos bien, lanzó una plataforma de educación en la sexualidad integral, para que la gente que va a jalársela a los contenidos sexosos, sepa de pasada algotra información útil sobre el fornicio, el cuerpo, las infecciones de transmisión sexual y las relaciones humanas.

Se llama Pornhub Centro de Bienestar Sexual (Pornhub Wellness Center) y es una liga directa de la página porno, que contiene además de los temas mencionados, consulta con una psicóloca especializada en sexología que se llama Laurie Betito.

Apenas está empezando el sitio, pero creo que es el inicio del mejoramiento de la salud sexual de los usuarios de este espacio porno, uno de los más sensibles a las necesidades de las personas, porque hay parafilias para todes.

En el centro de bienestar sexual se manejan temas que son cotidianos, y que se relacionan con la salud sexual, cómo prevenir las infecciones y enfermedades de transmisión sexual, el ser sexual y su cuerpo y charla real con preguntas y respuestas.

Una mención aparte y muy aplaudible es que Pornhub incluye una sección de reproductividad, lo que quiere decir que le enseña a sus usuari@s a cuidar su genitalia, de embarazos no deseados, de ITS, y en general el cuidado de la salud sexual.

Cuando algunas personas consumen pornografía creen que están aprendiendo del fornicio y de todos sus trucos, pero como siempre hemos enfatizado, sólo son simulaciones del sexo que deben de ser asimiladas como tales. Es sólo fornicio falso o escenificado para causar morbo y cachondeo, en general no se aprende tanto como se cree, porque el perfeccionamiento en el sexo viene de la práctica con otra entidad, no con las puñetas o con largas horas de vuelo en los sitios de porno. Pero también es urgente que para un fornicio saludable y consensuado, se precisa la educación en la sexualidad integral.

Otro esfuerzo institucional educativo y “porno” fue el reciente estreno del movimiento #PornEducation por parte de Marie Stopes México, una Organización No Gubernamental que promueve la salud sexual y reproductiva, y difunde información para ejercer “una sexualidad libre, responsable y placentera”.

Esta campaña pornoeducativa lleva el nombre de “Tuberías Profundas”, y resulta ser la primera película de este corte destinada a que l@s jóvenes se pongan al tiro y usen condón, se lo coloquen correctamente además de otros temas como el jugueteo sexual, la seguridad y responsabilidad en el fornicio.

La producción es protagonizada por l@s actores Camila Selser (Miss. Klit) y Diego Espinosa (Dr. Dick), y la idea es que en base a un lenguaje amigable y claro, la gente aprenda de su sexualidad y de su ser sexual, con la asesoría de los médic@s, sexólog@s y psicólog@s de Marie Stopes. Esta campaña y la película la pueden encontrar en www.porneducation.mx y @PornEducationMS por si los quieren seguir en Twitter.

No crean que este porno educativo es morboso y lleno de genitalias expuestas como estamos acostumbrad@s, son más bien materiales explicativos en los cuales prevalece la picardía y la educación, y en el caso de Pornhub los videos son parte de las preguntas y respuestas.

¿Saben qué sería maravilloso? Promover un poco más ese porno educativo que es más atascado, pero que se ilustra con cuerpos expuestos, con una narración explícita que abarque los cuerpos y los actos.

Sin embargo publicaciones como Pornhub Wellness Center y #PornEducation contribuyen a que los más jóvenes se informen con sustento científico y datos que les van a orientar en sus masturbaciones, en el cuidado de su cuerpo y de sus genitales, cómo ponerse el condón, cuáles son los días peligrosos si no se quiere concebir.

Tendría mis asegunes con cada sitio, en especial porque el lenguaje y las circunstancias deben ser muy especiales para el público al que se dirigen, pero todos los esfuerzos por un sexo saludable, vengan de ahí.

Edúquenme: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Atum y la felación…

atum-god-kj503

Atum: el dios del autofelatio

Sé que el sueño de los varones de este universo es poder realizarse una autofelación. ¿Quién en su sano juicio no quiere automamársela? Nadie como ustedes, mis reyes, para dar el ritmo y la armonía que necesita la mamada de sus sueños, como sucede en la masturbación. Tranquilos, es normal, y no se “vuelven” gays, si la idea les causa tanto problema a algunos. Ustedes nada que ver con jotear, sólo sus boquitas boquetonas.

Egipto y la era victoriana son mi eras históricas preferidas respecto a usos y costumbres sexuales, porque representan la comedia y la miseria humana de manera dramática y transgresora. Los egipci@s eran entes sexualizados y con apego a los principios fundacionales de la fertilidad, incluso había dioses de la tierra y la creación, pero les encantaba lo descabellado y atasqué como el incesto, la felación para “pegar” un pene y otras nomás por mamar.

El dios de la autofelación, en este caso Atum (nombre griego del dios egipcio Itemu), “surgió de un océano primigenio” y existe por sí mismo, como un principio creacional y creador. Luego fue asociado con los dioses top de los egipcios y entre sus muchos intercambios culturales y bélicos, ambos imperios se enriquecieron con harta mitología, hasta la náusea.

Durante el periodo griego (heliopolitano) en territorio egipcio, muchos de los dioses y diosas de Egipto se sincretizaron con los de Grecia, que de por sí ya traían consigo una mitología plena de seres cogelones como Zeus, o depravados como Pan, calientes como Afrodita y calienta huevos como Cupido, entre otras fichas.

Pero Atum, con todo ese océano de nada y de todo a su alrededor, se la mamó, literalmente, para crearse a sí mismo y comenzar una incestuosa dinastía, porque a los dios@s egipcios les correspondía casarse entre hermanos; este protocolo lo siguieron los faraones, quienes no se complicaban y forniciaban fraternalmente y creaban descendencia, y tampoco eran muy quisquillosos cuando se trataba de asesinar a los suyos, en especial si se les ocurría la mala idea de desear el trono.

Las diversas tradiciones muestran a Atum como un creador de sí mismo, gracias a su leche milagrosa, pero existen otras versiones en las que se hizo con saliva y hasta con lágrimas, pero creo que es mejor seguir el camino de la fe, y quedarnos con la versión de que el ágil y doblable Atum, se la mamó, se eyaculó en su propia boca y dio paso a su creación. Así debería ser la maternidad…

Este dios era una de las deidades principales, pero no el único afín a la mamada. La diosa Isis, es una de las feladoras más notables en la mitología, ya que ella también realizó un trabajo de creación y gracias a su facendoso guaguis logró resucitar a su hermano Osiris. (Atum es papá de Shu y Thefnut, estos hicieron a Geb y Nut y a su vez ellos a Osiris e Isis).

Imitando las destrezas del bisabuelo, Isis se vio en la necesidad de infundir vida a Osiris, debido a que el hermano de ambos, Seth, lo había intentado matar y lo cortó en 14 pedazos que regó por todo Egipto. Lograron pepenar cada cacho, pero ¿cuál fue el trozo que faltó? Pues el trozo sabroso. Con la ayuda de Anubis, un compa de la familia y dios de la muerte, fabricaron una réplica del pene de Osiris, y la hermana cariñosa, hizo lo suyo.

La versiones mamilas de la historia de Isis y Osiris salen con la fresez de que Isis, como buena bruja que era, había usado su mirífica magia y ello devolvió la vida a su amado carnal y rey.

resurreccin-de-osiris-55408758

Aquí Isis haciendo su “magia”…la versión sin guaguis.

Pero mejor atengámonos a la versión que vemos en el Papiro de Ani, exhibido en The British Museum en Londres y que forma parte del llamado “Libro de los Muertos”. En la imagen en donde Osiris cobra vida se ve claramente a Isis hincada mamando, y hasta Anubis está de testigo. Esa boquita se ve ocupada en ese documento milenario y de paso, da pie a otra maravilla de la sexualidad egipcia: con esa malteada Isis se embaraza y crea a Horus. (Lo que nos recuerda la lección de no tragar nunca).

felacion

Yo veo claramente una felación…(Papiro de Ani)

 

Cleopatreando: elia.martinez.rodarte@gmail.com