Primero

Todos los inicios son demasiado solemnes, como si verderamente importara si empezamos o finalizamos algo.

Ensayemos a ver cómo queda.