Madre soltera

(Nota visceral y subjetiva, nada racional)

He descubierto algo inédito, más bien inaudito en mi vida al menos hasta este momento. Hace poco tuve que ir a una reunión acompañada de una persona de la cual por supuesto no diré su nombre, pero sí debo decir que es una mujer porque para el caso que ocupa en este momento es necesario.

Esa persona y yo convivimos con otras y nos la pasamos maravilloso. Lo inverosímil del asunto es que pese a que yo iba con la mujer en un plan de acompañarnos, durante toda la concentración prácticamente no cruzamos palabra y ahora que lo recuerdo, casi casi actuamos como desconocidas. Involuntariamente suponía yo.

Me enteré hace poco de la razón por la cual no convivimos socialmente ni nos cruzamos mucho: ¡ella no se rola con madres solteras!

Es decir, no se relacionó conmigo durante la fiesta porque ella no quería que la vieran con una persona que ha tenido una hija fuera del matrimonio.

Afortunadamente sólo maneja el dato duro de que no me casé y que tuve una hija, porque si supiera algunos episodios célebres, entre los falsos, los verdaderos y los que he creado yo, posiblemente ni siquiera hubiera existido la posibilidad de que llegaramos juntas a ningún lado.

Tengo mucha capacidad para la ira, mas en esta ocasión la sorpresa, en verdad mucha, ocupó mi primera reacción cuando fui informada del asunto. No pongo en duda las fuentes porque es como negarme a mí misma lo evidente por indulgencia o por estupidez.

Sin embargo no dejo de pensar en aquella escena de una película que se llama Soldados de Dios, en la cual el diablo le dice a un tipo: “¿recuerdas cuando de niño rezabas para que yo no apareciera? Pues siempre estuve ahí”.

Así estaba agazapada esta mala leche, debajo de mis narices que jamás olieron esa mierda. Creo que tod@s vivimos en la apoltronada comodidad de lo que nuestros sentidos alcanzan a pepenar, dejando la paranoia para cuando uno transita en una calle oscura o para cuando hay que pagar las multas de tránsito.

¿Pero cómo desconfiar de alguien que conoces de tanto tiempo?, ¿cómo no supe antes si había signos que a veces se aparecían como obvios?, ¿cómo iba yo a suponer que ser madre soltera fuera todavía algo tan penado en la mente de algunas personas?, ¿estamos en el medioevo?

He procurado no juzgar la moral y las costumbres viciosas de ninguna persona, a menos que vayan en perjuicio de niñ@s o la naturaleza, pero me asombra cada vez más hasta dónde llega este inmenso pozo sin fondo de la mochez y la mojigatería.

No se le ve fin y creo que moriré siendo una madre soltera que nunca tuvo conciencia de ello, quizás porque en realidad ni es tan importante ser madre, ni soltera, ni madre soltera: son sólo circunstancias.

Creo que más bien tengo un poco de tristeza porque la humanidad no cambia un ápice respecto a las cuestiones que enmierdan nuestros juicios. A la vez siento que es un asunto tan nimio y tan de cuita de secundaria que ni siquiera debería ser tomado en cuenta, pero me lesiona y me molesta, sobre todo porque proviene de alguien a quien yo le guardaba cierta estimación.

Me tiene hasta los ovarios la hipocresía femenina. I just can´t.

2 comentarios en “Madre soltera

  1. me queda claro que a veces la estupidez humana es inconmensurable, y lo peor es cuando viene del genero al que uno pertenece y que en cierta manera esperas que sea un tanto solidario contigo; es increíble que sean las mujeres las mejores soldados de los hombres en según que creéncias machistas de pensar que una mujer vale menos por ser madre soltera, cuando el que vale menos (al menos en ciertas circunstancias hay excepciones) es el hombre que subestima a las mujeres o las ve como un objeto. es increible que sean las mujeres quienes apoyen las opiniones o prejuicios de los hombres, aún en contra de si mismas, y sean las primeras en señalar a otras mujeres por algo tan nimio como ser madres solteras (en muchos casos creo que es mejor una madre soltera tranquila que un par de padres que se estan partiendo el hocico a cada rato.

  2. Hola!! Hoy oí en el radio una sentencia: Mujeres juntas…sólo difuntas.
    Lo dijo una mujer y me sorprendió mucho, pero se ve cotidianamente, suegras contra nueras, compañeras de trabajo; son realmente despiadadas.
    En esta situación es muy triste porque creo que la circunstancia de ser madre soltera queda en segundo plano por la presencia del retoño.
    El hecho de salir adelante en compañía de un hijo es meritoria, porque era más fácil deshacerse de él al inicio.
    Me molesta que a estas alturas cuando se supone que tenemos un nivel mayor de escolaridad, el nivel de educación (el que traemos de casa y que cultivamos por iniciativa) sea tan pobre. Condenamos fácilmente sin saber y sin pensar lo que afecta a otros.
    No hay que rajarse!! Estoy totalmente de acuerdo con Gilberto en eso de que a veces mejor sola…
    Te sigo en FB y siempre aprendo algo. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.