DDT*

Leo el periódico desde que aprendí a leer, si no es que antes, por los monitos claro y lo mejor de todo es que su lectura sigue haciéndome brincar.

La primera noticia y quizás más impactante, es que la ley contra la obesidad en México, a través de la cual se promueve obligatoriamente en las escuelas un espacio de 30 minutos para que los niños hagan ejercicio, es inaplicable porque esto quitaría el 20 por ciento del tiempo de clases. Y un triunfante funcionario mamila dice en una nota de El Universal: “El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández, dijo que acatar la medida significaría que los niños ocupen hasta 20% del horario escolar a hacer ejercicio, lo que “tendría impacto sobre la calidad educativa”.

La educación en el país no tiene ni impacto, ni madre siquiera. Sólo diré lo que mi tía, quien fue maestra universitaria y ya se ha jubilado, y se niega sistemáticamente a dar clases de nuevo: “a la gente le da flojera aprender y a los maestros, enseñar…”

La jornada escolar en México en las escuelas públicas es de menos de cinco o seis horas. Con razón Carlos Loret de Mola escribió un artículo con el fino título de “Huevones y tragones”. Et burros ash…

Ilustraos con este diagnóstico terrible http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/47989.html

*Dieta DDT: deja de tragar…