Zorras, lobas y otras perras

(como les iba diciendo…)

Existen palabras que corresponden a nombres de animalitos inocentes para nombrar a mujeres, sea porque se les considera “fáciles” (bajo el prejuicio machista horrible), o tontas, o lerdas, o parlanchinas.

Tod@s sabemos que las acepciones buenas en masculino como perro (fiel), lobo (listo), zorro (astuto), tigre (salvaje), fiera (más salvaje…), águila (atento) significan en femenino otra cosa. Perra significa malvada. Loba es puta. Zorra es más puta aún. Tigresa es una señora que fue amante de un presidente o se usa para significar a una que es muy “loca” en la cama. Fiera por lo general es la esposa. Y en vez de águila quizás le llamarían a una mujer como urraca o cotorra.

Lo más ofensivo de todo es que se usan nombres de animales, que son criaturas perfectas y nobles que no saben que le están prestando su denominación a los peores atributos de los seres humanos, en este caso de las mujeres.

Denostar con nombres de la naturaleza es normal, porque es a lo primero que nuestra especie imitó. Eso no le quita que sea una práctica ofensiva y discriminatoria, porque los apodos poco honorables, lesionan a personas a causa de los prejuicios. Y en un país como el nuestro, que somos buenos para inventar mamilencias ocurrentes cada dos segundos, debemos andarnos siempre con el tafanario a la pared.

Y me refiero a denostar porque los nombres de animales ofensivos hacia las mujeres, por lo general tienen relación al grado de presunta “putería” que ejerza la dama. No es lo mismo una zorra que una loba o que una burra. En los insultos hay niveles. Ya lo dijimos antes: loba mata a perra, perra mata a zorra, zorra se queda con los maridos de todas.

Por ejemplo he escuchado decir por parte de personas de Uruguay o Argentina, que a las mujeres que follan mucho, les dicen “el caballo de polo”, porque tiene la cola recogida. Finísimo sin duda. Una escort argentina me contó que a una amiga de ella le decían la Maradona, porque siempre tenía un hombre encima.

Que no se compara con el espíritu granjero y orgánico del apodo “gallina robada”, que se llama así porque se la comen a escondidas.

Otro animalito para criticar la liviandad femenina que el machismo ha fomentado en todo el mundo, es cuando llaman a las chicas gaviota de matadero: porque sólo le gusta comer tripas.

A las que les dicen hormigas, es porque se enojan si les tapan el agujero. A la pulga, una palabra muy común de los tipejos en lugar de decir puta, se le dice así porque va de cama en cama. La Topo Gigio: un beso y a la camita. La almeja: la calientan y se abre.

Hay unos tan estrambóticos como la cocodrilo sin dientes: porque se defiende con la cola. Gatita de iglesia: si no le da de comer el padre, se muere de hambre. Iguana: porque lo único que le comen es la cola. Tortuga: duerme con la cabeza adentro. La burrita de la feria: ahí se monta cualquiera.

Por supuesto, la alacrana o la escorpiona, que matan con la cola, es uno de los más floridos y clásicos de nuestra guarrez, que al igual se aplican a la banda gay. Con la cual no me meto a sacar el diccionario. Con el vocabulario homofóbico, entraríamos a un planeta arcoíris, dentro del cual también hay mucha discriminación: vestida, loca, jota y todas las políticamente incorrectas suenan entre ellos.

Es horrible calificar a las mujeres con nombres que aludan a sus prácticas sexuales, preferencias o cualquier cosa que no sea asunto de nuestra incumbencia, por más gracioso que nos resulte el oprobio. Ninguno deja de ser chistoso, pero todos le dan en la máter a alguien en algún momento, y por lo general es a la reputación de una dama. Todo esto es parte de un ser machista que ya está muy pasado de moda. Hay que ser marranos, pero no trompudos, siguiendo el tono de viernes animal.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria de Facebook, en @Ivaginaria en Twitter y ya que estarán un buen rato con el tostón pa´rriba lean mi blog: ivaginaria.blogspot.com

 

Pajarona: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

2 comentarios en “Zorras, lobas y otras perras

  1. Lo peor de todo es que no solo los hombres nos califican asi, desgraciadamente entre nosotras nos atacamos de esa manera y es verdaderamente horrible…

Los comentarios están cerrados.