Excitación on y off: tetillas

Tetillas

Las tetillas masculinas, así como los pezones en las mujeres, son una fuente de excitación que siempre debemos de tomar en cuenta a la hora de cachondear a los varones.

Son como botones de encendido, y si la regamos, hasta de apagado. Rodeados de vellos en los pechos peludos como tapetes, o lampiños y limpios, grandes como pesos viejos o pequeños como pesos nuevos, los pezones de los señores son una clave del erotismo que debe ser utilizada con abundancia.

Los pezones de las mujeres son un área sensibilísima, no sólo por las terminaciones nerviosas que cada uno posee, sino por la liberación de sustancias que permiten la felicidad como la oxcitocina. Ésta no sólo produce excitación, sino que en la época de lactancia, es el aditivo que provoca la salida de la leche por la succión del bebé. El placer es distinto, pero una mujer amamantando es feliz, no sólo por el acto en sí, sino por toda la revolución hormonal que se produce en ese momento. Otra dimensión del placer es el acto de chupar, besar, lamer, acariciar y manipular los pezones femeninos en el previo del sexo, en el coito y en casi cualquiera de las acciones del erotismo. Un clásico de las caricias.

En el caso de los hombres también se producen cambios físicos y hormonales, que controla el hipotálamo, provocando la excitación por el contacto con las tetillas, que poseen terminaciones nerviosas que propician su sensibilidad.

La importancia de las tetillas masculinas es tan relevante como los de las mujeres, ya que pueden ser detonadores de un orgasmo y eyaculación , así como propiciar el placer. Un orgasmo que se origina por la calentura de los pezones no es extraño en hombres o mujeres.

Las formas en las que te puedes aproximar a las tetillas de tu amasio, en un principio deben de ser cuidadosas y suaves, aplicando presión con los dedos, con los dientes o con los labios.

Si aplicas sexo oral, la manipulación en las tetillas ayuda a incrementar las sensaciones, si lo combinas también con otras caricias, como lo puede ser un franeleo en los testículos o en el interior de las ingles, que son algunas de las zonas abandonadas a la hora del franeleo.

Procede con las tetillas masculinas como si aplicaras la misma presión y cariño sobre las tuyas. Así como no es buena idea amasar unos pechos como si fueran globos con agua extendiéndolos como plastilina, no es recomendable marranearse agresivamente sobre unas tetillas, dado su grado de sensibilidad.

Si vas a aplicar frío, como la pasada de un hielo en la aureola o punta de un pezón, o si vas a aplicar caliente, como cera derritiéndose, pregunta primero antes de que pasmes a alguien con el cambio de temperatura. Los pezones, por su alta sensibilidad, son unos termómetros que saltan. Puedes causar dolor e incomodidad.

Esta zona masculina, así como la femenina, acumula cierto nivel de grasa que puede propiciar que los pectorales de los hombres crezcan y parezcan senos femeninos. Esto no quiere decir que haya una anormalidad o que sea algo extraordinario, sino simplemente es un cúmulo que se forma inflamando el tejido mamario, mismo que se corrige con una operación.

Los hombres, en un porcentaje muy menor que se encuentra entre el 1 y 2 por ciento, también pueden padecer de cáncer mamario, por lo que también ellos deben estar al tanto de todas las alteraciones que encuentren en la zona de los pezones y alrededor de los pechos. Las protuberancias que se encuentren pueden ser de carácter  benigno y fácilmente removidas.

Existen también hombres que tienen más de un pezón o tetilla, misma que puede ser eliminada con cirugía, si le incomoda a la persona la parte estética. Aunque aparentemente sobre, un pezón extra no va a ser motivo de problema para quien lo tenga.

Mordiendo, acariciando, soplando la punta, o haciendo que se ponga erecta y alerta, la tetilla siempre será un indicador de un estado excitado y una fiesta para cualquier mujer que guste de chupar.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook, en @Ivaginaria en Twitter, así como en mi nueva página www.ivaginaria.wordpress.com

Antenas: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Imagen