Enmicado es mejor

historiacondon

Condón a la medida

Los condones gratuitos y que debe de repartir obligatoriamente el sector salud nacional, junto con lubricantes, son buenos. A secas. No sé quiénes sean sus proveedores ahora, pero sin duda no son tan buenos como hace 10 años. Quizás cambiaron al proveedor o éste bajo la calidad, pero por los testimonios de quienes han usado estos condones, revelan que han servido y cumplido su labor.

Los condones que venden en las farmacias de diversas marcas y ofertas son caros. En general este adminículo es caro en todo el mundo y debería ser un producto de la canasta básica.

Porque tod@s debemos cargar con preservativos. Será un problema del infierno cuando tu pareja te cache llevando hules en la cartera si se supone que vives en monogamia, pero cada quien que se dé sus mañas.

Para quien ande buscando el condón a la medida, debemos de ser realistas primero: ¿qué medidas estamos buscando? En México se venden algunas marcas de tamaño jumbo o extragrande, que perdónenme caballeros, no sé qué hacen esas dimensiones a la venta en las farmacias, sexshops y supermercados. Pocas, pero hay. No viene al caso. El promedio nacional no pasa de 17 centímetros, y estos hules son para penes de más de 20.

Cuando ya encuentren su tamaño, centímetros más o menos, es necesario verificar siempre la caducidad del condón en la caja. Muchas veces nuestros condones “se traspapelan” o los dejamos de usar y compramos nuevos, o simplemente agarramos el primero que sale, y pueden estar caducos. Es mejor no usarlos aunque la caducidad se haya vencido recientemente. El material de ese preservativo estará viejo, seco, poco flexible y podría romperse con mucha facilidad en una penetración vaginal. Y ya ni digamos en una anal. Saldría hecho girones. No improvisen mexicanadas como ponerle lubricante a un condón vencido. Deséchenlo en su sobre.

Al usar un condón debemos observar que éste tenga receptáculo para semen en la punta. Este pequeño espacio recibe la eyaculación y ésta no se embarra en el cuerpo del pene. El riesgo que se corre cuando no tiene esta recámara para los espermatozoides, es que el semen se esparce y como dos cuerpos no pueden estar en un espacio tan reducido (pene y eyaculación) el líquido tenderá a desparramarse. Entonces todo el sentido de usar un condón, será inútil.

Busquen y recomienden condones que tengan este espacio, y recuerden siempre ponerse el preservativo apretando la punta para que dejen cuarto para los pececillos.

El condón también es como la ropa. Si nos queda floja, apretada, nos pica o nos incomoda, no estaremos a gusto. Por las condiciones de su material, sea látex, poliuretano o de tripa de cordero (ash…), los preservativos se amoldan de formas diversas. Si el anillo del condón es muy justo, o si aprieta de la base y en el glande queda flojo, o si la cabeza está muy ajustada y el tallo se ve como asfixiado, es necesario acomodarlo usando sólo las yemas de los dedos o removerlo.

Si el condón no te queda bien no lo uses. Esta no es una invitación a irse a pelo, lo cual es una insensatez. Un condón debe ser como un calcetín que no aprisiona a un pie.

Existen algunas personas que son alérgicas al látex, así que si el pene se enrojece o aparecen erupciones, es necesario utilizar condones de poliuretano o de tripa, que generalmente es de cordero. Los condones que no son de látex a veces requieren un poco más de lubricación, incluso en los de tripa se recomienda lubricante con base más grasosa, algo que está contraindicado con los condones de látex y poliuretano. Cada material posee sus ventajas y desventajas, pero lo importante más allá de esto, es que el pene esté forrado, y que proteja al varón y a la persona que lo recibe en sus dentros.

Y recordemos: quita, nudo, cesto. El condón se remueve con cuidado del pene tras la eyaculación, se hace un nudo y se tira en el bote de la basura. Nunca en la taza del excusado, porque lo tapan, ni lo “encesten” a la basura desde la cama como pelados. Quitar y poner un condón también requiere de modales.

Nunca lo reciclen: elia.martinez.rodarte@gmail.com