a mamá con alegría (slogan de una estación naquérrima de radio para celebrar a las genitora)

Propuesta de regalo para las mamacitas en su día (o sea para todas XD)

biebook

Mamá quiere amar

En todas las sociedades machistas las mamás, las madres, las mamis “dejan de ser mujeres” erotizantes a la mirada de muchas personas porque ya han tenido hij@s. A partir de ese momento el rol de la maternidad y los maternajes se convierten en el punto fundamental de su ser femenino: entonces deben comportarse y actuar como si su única función en el universo sólo se supeditara a la crianza de la descendencia.

Entonces pasa a ser la mujercita idolatrada que el patriarcado pone encima de un nicho, del cual sólo bajan para que el varón correspondiente las vuelva a alcanzar y pueda hacerles otro chamac@ y así seguir perpetuando la prole a la que hay que alimentar. Muchas todavía se embarazan sin control ni concierto, sólo porque creen que su decisión de no embarazarse de nuevo no les corresponde y que es un designio divino u obligatorio el seguir pariendo, como si eso no fuese ya un trabajo de tiempo completo desde el momento en que el nene se amaciza en las entretelas de la mamá.

Es por este rol, considerado como “sagrado”, que la condición de madre es como un apostolado que no debe mancillarse con “roles sucios” o para “putas”. Es por ello que pocos hombres, y muchas mujeres, por desgracia, no ven a sus madres como mujeres que también follan, aman, se enamoran, coquetean, quieren ponerse vestidos atrevidos o sexosos, e incluso existen hij@s retrógrados e idiotas que impiden a sus señoras madres que usen escotes, o que beban, o que salgan con tipos si son solteras, viudas o divorcidas.

De todas las edades, clases sociales, niveles de educación y de formación existen hijas e hijos nocivos para sus propias madres, quienes les impiden a estas santas mujeres a que sigan con su vida y se den la oportunidad de amar otra vez, sólo porque “es mi mamá, no la voy a dejar que ande de loca coqueteando con señores”.

Muchas mujeres, de por sí, cancelan por sí misma su vida a amorosa después de un divorcio o una separación dolorosa porque están hasta la máter de lidiar con un tipo que las dejó harta de los varones. Algunas otras eligen como práctica religiosa, la de dedicarse por completo a su familia, olvidando que tienen oportunidades de nuevas ilusiones y hasta de camazos saludables que las distraigan de la aburrida vida doméstica, del trabajo y de testerear a sus lepes, muchos de ell@s ya bastante crecidos y peludos. Otras damas simplemente creen que con una vuelta al parque en una relación fallida, ya tuvieron suficiente y no se atreven o sienten que no tienen derecho de volver a buscar un compañero.

Por eso cuando les llega un hombre, con intenciones de escarceo erótico y romance, le piensan dos veces. A esto le debemos agregar la sarta de parásitos y estorbosos hijos e hijas, madre, tías, hermanos y hasta el ex, que se entrometen en la vida de la señora, madre y mujer, que es solicitada para noviazgo o amasiato o quizás hasta para matrimonio.

¿En qué momento pararemos esta inmoralidad de meternos en lo que no nos importa? Me sorprende que en esta época de nuestro tiempo y en este mundo occidental, aún haya familiares y amigos idiotizados que impiden que una mujer y madre, soltera, viuda, divorciada, separada o sin ningún compromiso, busque calor para su cuerpo. Ya no digamos para que se ponga de novia, sino para que simplemente vaya al cine con un amogovio, salga a orearse con un tipo o que tenga un buen fornicio, bien puesto y acomodado, cuando se le pegue en gana.

Es ridículo, patético y sumamente vergonzoso que haya hij@s que critiquen a su madre por intentar un nuevo romance. Que haya criaturas que chantajeen a sus genitoras porque éstas desean mantener una vida sexual saludable con alguien que les quiere dar una atropellada. Cuando una mujer ya pasó por una emparejada, la maternidad, la crianza y luego llega a la libertad por cualquiera que sea la razón, es tiempo de apoyarla para que busque o deje entrar a su vida a alguien sea para algo serio o para puro brinco lujurioso.  Eso también significa ser un buen hij@.

Nos vemos en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

Mamá y novio: elia.martinez.rodarte@gmail.com