Tócate, amásate y sobrevive como Angelina

Imagen

Acabándote de criar…

La nota de esta semana se la llevaron las tetas de Angelina Jolie…de nuevo. Al ser portadora de un gen cancerígeno, la actriz de la boca de almohadita, decidió realizarse una doble mastectomía, le removieron ambos senos, ya que su posibilidad de enfermar de cáncer de mamas y de ovario, eran de casi del 90 por ciento. La mamá de Jolie luchó más de 10 años contra este padecimiento, que cada año mata a casi medio millón de mujeres en el mundo. Quien requiera informes de cómo hacerse el tacto para detectar anomalías, me escribe y les explico o les envío sitios en dónde pueden consultarlo.

Los pechos son la carta de presentación que muchos hombres quisieran que les mostrarán las mujeres de inmediato; así como existen hombres-nalga, quienes prefieren a las damas de tafanario expansivo y abundoso.

Pero las razones de los señores para amar las lolas enormes, vienen desde tiempos ancestrales (también patriarcales), desde que las diosas neolíticas eran esculpidas en piedra mostrando pechos que les caían hasta la cintura. Recordemos que el brassiere fue inventado muchos siglos después…

La idea de los pechotes lecheros que mostraban las señoras del neolítico, daban la idea de fertilidad y de buena proveedora, y yo creo que de ahí viene la mala costumbre de ellos para amasarlos y manejarlos como plastilina, dejando en evidencia que no pasaron por el kínder. Se marranean en los senos como si les fuesen a cambiar la forma. Si se apalancan gandallescamente: Traten con gentileza a esas mamas. No (siempre…) es cachondo.

El gusto de los varones (y de lesbianas también) por los senos, tiene que ver con el primer amor de ell@s hacia las tetas nutricias que evoluciona hasta la intención de posesión cuando ven los pechos de cualquier mujer. Los niños ni saben porqué les llaman la atención a veces, pero saben que es un sitio en donde alguna vez estarán.

Hacia los pechos va la primera caricia adolescente, y ahí pueden quedarse a vivir un largo tiempo, porque la aproximación a la genitalia, suele tardarse más. Un promedio de 5 a 10 minutos…

Al ser un objeto de deseo primordial en los hombres, los pechos han pasado por una larga historia de gustos, tamaños y formas de pezones a través de la evolución humana, siendo la mayoría de las veces los hombres, quienes ponen de moda el estilo de tetas que más les gustan.

En el medioevo las chicas se convertían en esposas y madres a partir de los 12 años y los pechos de las mujeres fecundas eran pequeños y entraban en funciones apenas llegándoles la regla. En el Renacimiento, con tanta señora opulenta, las tetas carnosas aparecían en todas partes: blancos, esponjosos, apetecibles como un queso mozzarella. En las cortes francesas, a partir de Luis XIV, debido a la obsesión por la moda y lucimiento de los trajes complicados, los escotes fueron escaparate: se amarraban los corsés con tanta fuerza que las mamas salían a saludar, polveadas y quizás con algún lunar postizo. De ahí en adelante la ostentación del tetámen ha variado mucho de acuerdo a las modas y a la evolución de la pornografía. En occidente la apreciación de una buena repisa frontal ha sido mucho más relevante que en oriente, por ejemplo, en donde los cánones eróticos son diferentes: según una encuesta publicada en el periódico español 20minutos, el cuello es la zona erógena preferida de l@s orientales y no olvidemos la obsesión de los chinos por el pie chiquito.

Las mujeres de la antigüedad no sólo eran “tasadas” por la belleza de sus mamas, sino por su capacidad nutricia. Las nodrizas siempre han sido muy respetadas y sin duda es una de las muestras más sólidas de sororidad (solidaridad entre mujeres).

Todo este camino largo para explicarles de manera histórica el porque les encanta a los caballeros que les hagan una rusa con collar de perlas (masturbación de un pene abrazándolo entre dos pechos con eyaculación en el cuello) Y también para valorar el mensaje de Angelina Jolie en la lucha contra del cáncer de seno. Seguro ya le produjeron dos hermosos y nuevos senos. Y antes de que alguien salga con su peladez de “chichis pa´la banda…”

Pezón rosáceo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

6 comentarios en “Tócate, amásate y sobrevive como Angelina

  1. A mi me encantaría que también explicaras si es valido mutilarse una parte sana de tu cuerpo solo porque hay “probabilidades” y qué tan confiables son esas probabilidades hoy en día?… Buen texto como siempre!🙂

    • mmm pues la mastectomía preventiva es recomendable para las personas que ya han tenido problemas con un seno, o que tienen alta incidencia como lo que sucedió con Jolie. La verdad es que fue un asunto shockin, porque quitarse las dos mamas y luego reconstruirlas debe haber sido un proceso tremendísimo y claro, doloroso y de muchos cuidados. Para las mujeres que tienen una propensión tan alta como Jolie, fue una buena medida.🙂 Saludos🙂

  2. Lo que se cuenta tras el fondo de esta noticia es que en realidad lo que hizo fue quitarse los implantes por temor a la enfermedad. Pero no afirmo, cómo dicen se cuenta por ahí.

    • He escuchado también algo parecido, y bueno, también caducan los implantes y hay que operarse :S . Pero la cosa es que, aún me parece imposible (o seré mensa quizás) que alguien use la palabra cáncer junto a su nombre con tanta ligereza, en este caso más aun porque la mamá de Jolie falleció tras un cáncer de larto tiempo. Puede ser una de las razones y como persona pública dio un mensaje, pero quién sabe cuáles serían las razones verdaderas. Como sea, si atrae la atención hacia la lucha en contra del cáncer de seno, es algo positivo.

Los comentarios están cerrados.