Cigarrito postcoital…

cigar

Humo en los ojos

La boca además de ser una cueva de las delicias, también es un verdugo. Todo lo que entra por nuestra cavidad bucal genera consecuencias, buenas y malas.

Ha poco el actor Michael Douglas aseguró que su cáncer de boca había sido causado por realizar cunnilingus, lo cual es inexacto, pero no errado del todo: el sexo sin protección sí ocasiona la transmisión del virus del papiloma humano, que puede producir verrugas genitales, cáncer de cérvix de la matriz, anal, vaginal, en el pene, en la vulva y otras patologías. Por ello es importante vacunar a las niñas a partir de los 9 años contra este virus, e incluso en algunos sitios del mundo se aplica a los niños. En pocas palabras, nos vale a quién se la haya chupado ese señor, lo que debe ser fundamental es protegernos del VPH.

El cáncer de pulmón no sólo se origina por fumar o por ser fumador pasivo, pero son sus principales causa. Y el cigarro es uno de los peores enemigos del sexo. Igual de nefasto que el alcohol y de efectos más contundentes que otras drogas.

La primera de las taras de la fumadera es la halitosis, el mal aliento, que es anticlimática para uno de los amos sagrados del fornicio: el beso. Una besuqueada con nicotina a veces resulta como lamer el cenicero. Amén de la resequedad de la boca y del agrietamiento de los labios. Fumar seca la primera cueva del erotismo: la boca.

Las empresas cigarreras han gastado demasiado dinero poniendo en sus cajetillas las imágenes de fetos verdes, señores moribundos, dientes podridos, ratas disecadas y toda clase de personajes del museo del horror. Errada campaña. Deben imprimir a foto de un pene flácido, la de un falo muerto como un calcetín que ha visto ya demasiados partidos de futbol. En muchos casos el vicio del cigarro es más adictivo que follar y si me dieran a escoger, prefiero mil veces echar humo por la fricción del sexo, que por fumar.

La relación entre tabaquismo y disfunción eréctil es el romance más largo y nocivo en la historia de la sexualidad , y éste nace cuando el cigarro se vuelve un vicio mundial. Un fumador va a tener erecciones de baja calidad porque los cuerpos cavernosos en el pene no van a llenarse de sangre del todo, o bien la sangre que llegue ahí no va a ser retenida. Sin sangre fluente a un pene no hay erección. La nicotina y las sustancias tóxicas del cigarrillo provocan arteroresclerosis en las arterias peneanas taponéandolas e impidiendo un flujo sanguíneo saludable. Es como un globo que continuamente se va a estar desinflando.

Eso sin contar que sus pececillos van a ser menos efectivos. El consumo de cigarro afecta también en la calidad de los espermatozoides y sobre todo, en su movilidad. Un espermatozoide que no se mueve es un pez muerto. El cigarro afecta a la fertilidad en un hombre.

Así como reseca la boca, el tabaquismo provoca que la piel se ponga tirante y pierda su lozanía. Para las mujeres fumadoras hay un riesgo enorme cuando están embarazadas, ya que existe el peligro latente de aborto espontáneo hasta en 30 por ciento, además de que dificulta las posibilidades de quedar preñadas.

Lo más contradictorio de la fumadera, es que este hábito siempre ha sido sinónimo de sensualidad y de sofisticación, incluso puede verse como algo sexy.

El célebre cigarrito postcoital, que es un símbolo de relajación y de placidez, provoca los síntomas contrarios. Al acabar de forniciar, las personas han liberado una enorme cantidad de endorfinas, que son un detonante de felicidad, tranquilidad y paz. Sin embargo al echarse una fumada, lo que se suscita es una alteración de los nervios, quizás haya un efecto tranquilizador, que en realidad dura muy poco.

Y para rematar con polka, el cigarro al contaminar la sangre, los pulmones y dificultar la oxigenación del cuerpo, origina una de las peores consecuencias en el ejercicio del sexo: la gente pierde condición física, se bofea en pocas pompeadas, suda copiosamente, y hasta emite esos pillidos estrambóticos que indican el enorme esfuerzo que realiza alguien cuando se afana demasiado.

Dejar de fumar significa una mejor calidad de vida y mejor sexo.

La bacha: elia.martinez.rodarte@gmail.com

2 comentarios en “Cigarrito postcoital…

Los comentarios están cerrados.