Sólo por calientes…

clit

Esta foto se las robé a las amigas de Las Juanas en Facebook. Un abrazo a todas ellas.😀

Quema la calentura

La calentura humana es una de las estancias más breves en nuestro estado de ánimo. Nada es eterno y menos la calentura, porque cualquier cosa nos distrae de ella, hasta la calentura misma.

La de la novedad es como un choque de fuerzas naturales. Nos empelotamos por alguien a quien sobrevaloramos, y cuando probamos esa carne, nos enteramos de lo alta que traíamos la expectativa. A veces lo novedoso opaca el placer, pero en algunos casos lo potencia, por el rato que deba durar lo calenturoso. De esos frentazos de pasión están hechas la mayoría de las infidelidades. Una pareja aburrida caerá fácil en esta tentación porque no tiene o renueva sus satisfactores de novedad, por ejemplo.

La calentura de la tensión sexual con personas ya conocidas, por ejemplo, es de las más tóxicas. Seguramente has estado en un sitio en el cual la pareja de alguien, o el amigo de tu amiga, o cualquier persona, ejerce un poder sexual sobre ti, o de ti hacia esa persona, o de ambos.

Entre los signos más evidentes de tensión y atracción sexual entre dos personas, destacan los extremos: o se tocan mucho uno al otro, o bien, nada, ni siquiera se hablan o se miran. Pero antes de que se dediquen a escanear a ver quién está franeleándose a su amor, consideren que este tipo de atracciones son naturales. Como sea no dejen de vigilar. La feromona siempre es feroz y no perdona.

La calentura del antro es una de las más socorridas para la prendezón etílica. Yo recomiendo beber poco para estar alerta en el sexo y recordar al día siguiente lo que hiciste y te hicieron. Y volver a disfrutarlo. El fornicio y el blackout, el desvanecimiento absoluto, genera crudas morales muy enfadosas. Mejor modérate y folla.

La calentura de la hormona, tanto masculina como femenina, es la causante de todas las calenturas, sin embargo tiene sus fases. No es lo mismo el talante de una mujer que está ovulando que el de otra que se encuentra con el periodo. O de un hombre cansado o enfermo. O de una pareja que está cuidando a un bebé o que se encuentra de viaje.

A lo largo del tiempo las parejas deben de reinventar sus propias calenturas, crear nuevas situaciones eróticas, y mantener diversos periodos de silencios y separaciones para poder estar en paz sin aburrirse. Cada quien que administre su tiempo de pareja como pueda, pero si quieren seguir morboseando entre ustedes tendrán un enorme jale por realizar. A diario.

Una calentura bizarra, que se da lo mismo en entornos urbanos y bucólicos, es la del franeleo con el desconocido. Peligrosa aventura en nuestros tiempos violentos, en donde no sabemos si nos van a follar o a atracar. Pero esas historias de alguien que se acuesta con otr@ que conoció en el transporte, en un alto de carro a carro, o que se lo levantó en una tienda de conveniencia, no son extravagancias de señoras gringas sin quehacer. Se levanta en el súper, en la fila del banco, en el cine, en la fila de pago de impuestos, cuando estabas estacionando el carro. La gente es bien caliente, eso no nos quepa menor duda, y con quién hacerlo siempre habrá. Por eso debemos administrar la calentura espontánea con sabiduría y prudencia. Un@ nunca sabe.

La calentura por los ex, es una de las más tentadoras, pero es una necedad. Si ya sabemos que comer de esa cosa nos hace daño, no entiendo porqué insistimos en empacharnos. Y me niego a ese estadio idiotizante de caos y confusión que crean las personas cuando se acuestan con sus exparejas.

La calentura por los maestros o personas que admiramos es una especie de estrellamiento en la pared, que quizás todos alguna vez debiésemos experimentar. Pero haya sexo o no con nuestr@s ídol@s, hay que tener a sabiduría de no juzgarlos por su manera de follar, o controlar nuestra emoción si el fornicio estuvo supremo, o aguantar vara en un rechazo. Son sólo humanos.

La calentura por uno mismo es quizás la que más trabajo requiere, porque es la necesaria para sentirnos a gusto, cachondos y apachurrables. Trabajen en eso. Dénse para que puedan dar.

Jorni: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Un comentario en “Sólo por calientes…

Los comentarios están cerrados.