Minientrada

Vengan botellas acaben conmigo…

Como va…

Hombres para beber

 Para Leticia Sandoval…por supuesto.

Los hombres más chingones son igualito al tequila cuando éste es un buen agave destilado con todo el protocolo y la tradición.

Cuando los tomas por primera vez te causan una impresión inaudita: experimentas una sensación caliente hasta en las palabras que ni siquiera han salido de tu boca cuando te vas dirigir a él, hacia él o sobre él.

Si un hombre es bueno en todo lo que no tiene que ver con la bondad sino con lo que significa ser un bato bien bragado, beberlo va a ser un suceso increíble: pronunciar su nombre te va a dar cruda.

Cuando tomas a un hombre por primera vez como al tequila, piensas ¿qué chingados he estado haciendo este tiempo sin este vicio?

Para el segundo trago estás más cómoda, pero aún tienes reservas y te vas con cuidado. Lo mesuras y te das cuenta que aunque estás enviciada de él, todavía puedes arrepentirte porque el trago es demasiado fuerte. El segundo shot es el que creo yo, hace vibrar las pestañas.

Al tercer trago ya estás por deponer las armas, pero nada más es una idea peregrina que camina de un lado al otro en un enorme pasillo que hay en tu cabeza. Ya perdiste de hecho, has pensado demasiado en hacerte a un lado del vicio, pero sabes que si te detienes no encontrarás nada que te dé el mismo placer que lo que estás probando.

Al cuarto trago las palabras ya están amotinadas y todas se agolpan en tu boca. Pero ya sientes el amor, ¿sabes cómo?, te estás pasando la película del cachondeo en tu cabeza. Tequila. Hombre. Siesta larga.

Al quinto trago creo que ya es tiempo de dar y recibir. Lo que venga es ganancia si sobrevives a la vorágine. Por la mañana la madre cruda te dirá si naciste para ser alcohólica o ninfómana o una mezcla bizarra de ambas, o ninfómana en el verano cuando no es difícil estar desvestida o querer estarlo todo el tiempo es la forma natural de estar o alcohólica en el invierno cuando es preciso ser palpitante chimenea y albergue de suficiente combustible como para mantener a tono y funcionando nuestro infierno personal.

Un comentario en “Vengan botellas acaben conmigo…

  1. según recuerdo, ese es un post antiguo y era algo diferente, no se… la primera vez que lo leí, retumbó diferente en mi cerebro

Los comentarios están cerrados.