Mi abuelita no es virgen…

jokes

Para mi abuela VickyJ., a quien no conocí.

Y para mi otra abuela también.

Ambas habitan en mí,

como el bien y el mal.

El sexo es una fiesta para tod@s y por lo tanto es lógico el hecho de que las personas añosas, adultos mayores, de la tercera edad, tengan la pulsión por el fornicio. Querido público: tu abuelita folla, tu abuelito se masturba, la tía Nona de 85 años, cuando se toma sus tequilas se sabrosea a su novio de 60. El sexo muere cuando nuestro cuerpo se va darle cuenta al creador. (Ash, no pensemos en lo que pueden hacer los necrófilos con nuestra bella figura…)

Desde que un@ prueba la sangre y folla por primera vez, se suscita un mecanismo de deseo que venía precedido, claro, por las exploraciones que hacemos en nuestro cuerpo desde que somos criaturas. No nos vamos a hacer de la mano chiquita. Desde que podemos recordar, observamos las reacciones físicas de nuestra anatomía y obvio, nos tocamos la genitalia, que dicho sea de paso, es muy sabroso. Masturbarse es para siempre.

Existen muchos mitos sobre la vida sexual de las personas mayores. Como el sexo está asociado con la juventud, en especial por la reproductividad, se asume que el fornicio sólo es para la gente joven y que está en edad de poblar la especie. Pero la pulsión sexual de la gente mayor, quizás con menos explosión hormonal, posee otros detonantes que tienen que ver con una idea de la sexualidad más reposada, más gozosa y también más creativa. Dedos y lengua participan más y con mayor precisión.

La disfunción eréctil tampoco detiene a los señores mayores y gracias a la aparición de medicamentos que combaten este padecimiento, se ha mantenido en buena salud la vida sexual de hombres y mujeres. Hay casos en que no pueden ingerir estos aditivos, porque están tomando medicamentos para otros males. Entonces repito: dedos y lengua.

Otra idea errónea es que, tras la menopausia, las señoras ya no están aptas para follar. Hace poco la mamá de una lectora, recién divorciada, desvencijó a un pobre muchacho de 20 años. La dama, con 30 años de experiencia sexosa se ligó al chavito y lo dejó…para la basura. La señora que ya ha llegado a la menopausia, o que le han removido el útero, o que ha pasado por males de su pudenda o que le han hecho una mastectomía, también posee deseo sexual y puede y debe follar. La menopausia renueva el cuerpo de la mujer y le da otros poderes, que dicho sea de paso, los hombres jóvenes deberían de aprovechar porque últimamente ya la gente no sabe forniciar.

Además, ser una persona mayor de sexo género masculino y ser una persona mayor de sexo género femenino implica diferencias e injusticias. Un viejito sí puede ligarse a una muchacha, pero una señora de la misma edad, “no debe/puede” tirarse a un muchacho.  Y ya no hablemos de l@s señor@s que se salen del clóset a una edad madura, que no terminaríamos. Puros prejuicios.

La vida sexual debe ser asumida como la persecución de la felicidad mediante la sabrosura que le podamos dar a nuestro cuerpo, solos y acompañados. Siempre nos enamoramos de un concepto de persona, y en la diferencia de edades así como en el sexo, todo se empareja.

Los argumentos para menguar la vida sexual en los años de adulto mayor, son inútiles. Si no tiene erecciones el señor, que tome una pastilla o que use sus herramientas digitales o bucales. Si la señora atraviesa el pretexto de la menopausia, recuérdele las bondades de no tener la sangrienta regla y que ya se libró de esos fornicios que parecían masacres. Si le da pena porque el cuerpo se ve trasijado, no olviden que el deseo es una producción mental. Si no lubrican: hay lubricantes. Si no se pueden mover mucho o se siente cansado: nomás extienda la mano.

Si todos vamos hacia el mismo camino atravesando los estadios de la vida, es fundamental estar conscientes de cultivar sabrosa y sanamente la vida sexual.

Las expresiones como “una cana al aire”, “el segundo aire”, “a la vejez, viruela”, “gato viejo, ratón tierno”, son pruebas de que a la gente le saca de onda saber que sus abuelos follan o que sus parientes añosos tienen sus queveres sexosos. Ya supérenlo. A tod@s nos encanta follar.

Sin dentadura: elia.martinez.rodarte@gmail.com