Miedo a la ninfomanía…

Las pastillas no dan orgasmos

Dentro de dos o tres años estará en el mercado la pastilla Lybrido, ya bastante cacareada como la Viagra femenina, y que básicamente sirve para aumentar o mejorar la líbido femenina, ergo, ponerla más cachonda a la dama.

Existen varias causas por las que una mujer presenta bajo impulso y deseo sexual: una de ellas puede ser la monotonía en una relación de pareja monógama y estable; otra puede ser el trastorno del deseo sexual hipoactivo (DSH), conocido también como bajo deseo sexual; algún tratamiento hormonal que las pone inapetentes; algún malestar físico de otra índole; situaciones de estrés y preocupaciones, entre otros muchos condicionamientos de carácter físico o psicológico.

Antes de entrarle de lleno a las cualidades de la pastilla, cabe resaltar que ninguna pasta en el mundo, hasta el momento, provoca el clímax sexoso por sí misma. El orgasmo es de quien lo trabaja y se tiene que buscar y administrar, independientemente de pastillas o aditivos.

En pocas palabras: nadie se toma un fármaco y se viene, porque es un proceso que un medicamento no resuelve, sólo mejora el rendimiento del equipo y lo programa para la acción.

La pastilla Lybrido actúa como un acondicionador de la zona de la genitalia femenina, para que se lubrique y que la sangre fluya hacia ella. La vulva,  el clítoris y los labios se ponen pulposos debido a la irrigación sanguínea. Asimismo actúa sobre la disposición psicológica y emocional de la mujer, para que pueda sentir deseo y pueda involucrarse saludablemente en una relación sexual.

Según la Revista Ojo Científico, en su versión en línea: “Lybrido tiene dos versiones creadas por la firma holandesa Emotional Brain, ambas incluyen testosterona, la hormona sexual masculina por excelencia, combinada con sidenafil, se encuentra en el Viagra y buspirona, receptor agonista parcial de la serotonina…

La pastilla actúa equilibrando la producción de dopamina y serotonina. La dopamina genera impulsos, la serotonina genera sensación de bienestar, organización y coherencia, por lo que ambos deben estar en equilibrio”.

Me parece un poco aterrador todo el contenido de subibaja de esta pastilla. Sabemos que se centra en la zona del deseo, emitiendo testosterona, dopamina, serotonina, pero también puede chocar con el ciclo ovárico y hormonal. No se sabe de qué manera pudiese afectar ese balance, y si los laboratorios nos informaran, sería bastante interesante saber cómo vamos a capotear los efectos secundarios que tiene este tipo de fármacos que sirven para aumentar el vigor sexual. Como los tienen los Viagras, Cialis y Levitra y por ello se requiere que siempre se utilicen bajo prescripción médica.

Al encontrar las diferencias entre el vigorizante sexual de mujeres y el de hombres notamos que: Los fármacos para hombres propician las condiciones óptimas para que la sangre irrigue el pene y se ponga grueso. Para que tenga una erección. Es una labor de acondicionamiento de tubería y drenaje.

El fármaco para la mujer propicia que la genitalia tenga lubricación y excitación, mediante el flujo sanguíneo, pero ante todo su acción se dirige hacia las neuronas que despliegan el deseo sexual. Interesante saber cómo piensa cada género para ciertas actividades de la vida cotidiana.

Otro de los temores, ash, de muchos críticos de Lybrido, es que puede producir “ninfomanía”, que es una enfermedad que inventaron los hombres machistas, como una forma de meter bajo el tapete la realidad: nunca van a poder llenarnos. Nuestro sexo género femenino es insaciable: pero eso todavía no lo sabemos.  

El bajo deseo sexual o poca líbido a veces son padecimientos incomprendidos, porque la gente se pregunta: ¿a poco no se cachondea?, ¿será frígida?, ¿estará llegando a la menopausia? y otra serie de dichos desorientadores o prejuicios.

Pero los factores que llevan a esa inapetencia poseen solución con terapia y trabajo en pareja, y si la ingesta de una pastilla como Lybrido ayuda a que se multiplique el impulso sexual, que sea bienvenida.

Todos los aditivos del sexo son aceptables y benévolos. Con que no nos alborote la gallera hormonal con los efectos secundarios y no andemos desvencijando la pajarera con más hormonas alegres.

No vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria de Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

 

Pastilla rosa: elia.martinez.rodarte@gmail.com