¿Estáis crudo papi?

la-divina-cruda-cantina

Sexo en crudo

La cruda es un estado del ser humano en el que nos encontramos más vulnerables. Nos queda sólo esperar a que pase y a que volvamos a nuestro ser normal, porque aunque no es una enfermedad, ciertamente nos sentimos morir.

La cruda se trata de un fenómeno muy simple: las botellas vinieron y acabaron con nosotros, entonces a la mañana siguiente, en el mejor de los casos sólo se estará crudo. Beber alcohol siempre será una moneda al aire si no sabemos controlar el trago, porque la cruda es lo de menos. Podemos perder la virginidad anal, todo lo que conocemos como existencia normal y hasta la vida.

Según el sitio vida y salud (vidaysalud.com) la cruda es: “una alteración importante en tu sistema nervioso central con cambios en el equilibrio químico del cerebro que resultan en dolores de cabeza, mareos y náuseas. Y como el alcohol es un diurético a menudo deja al organismo deshidratado. La temida resaca incluye dolores de cabeza, fatiga, resequedad en la boca, malestar de estómago y hasta el sistema inmunológico debilitado.”

Las curas para la cruda son una de esas ciencias ocultas que sólo dominan los cantineros milagrosos, las madres abnegadas y a veces un buen cuate que nos trae de la tienda un refresco, un agua mineral o unos tacos infernalmente picantes para que nos vuelva el alma al cuerpo.

Pero la sabiduría popular, dice que la cruda sólo se cura con la lujuria y yo estoy de acuerdo. Independientemente que la cruda lo ponga a un@ caliente, o que ya se ha creado una asociación del sexo con la resaca, follar crudote es un acto de humanidad por parte de la persona que nos está haciendo un favor de sentirnos menos vulnerables.

Al follar bien crudos encontramos solidaridad humana, pero sobre todo amanecemos con cierta dignidad, tratando de recuperar lo de anoche, porque si la resaca está fuerte, no sólo quiere decir que bebimos hasta estupidizarnos, sino que algo más debió haber sucedido. Ustedes saben que con el enorme poder de estar borracho y sentirse invencible, aparecen los actos vandálicos, los ligues imposibles, los acostones oportunistas y hasta la malacopa que ya muchos traen en el sistema. Debo decir también que la malacopa siempre es un signo de algo que no está bien en nuestra vida. Como si trajésemos un animal herido en los dentros y se manifestara cuando le damos de beber un chupe liberador.

Yo creo que la sensación de calentura en la cruda tiene que ver con lo miserables que nos sentimos y anhelamos cariñito. Nuestro cuerpo se encuentra dañado y frotarlo un poco en la piel de alguien más, no da una esperanza de que todo va a estar mejor más tarde, porque mientras la cruda dura, estamos convencidos de que sí nos va a cargar el payaso, y hasta pensar en el hecho, resulta doloroso.

El acto sexual es siempre un proceso de creación y bienestar, y provoca en el organismo una serie de procesos que nos pueden ayudar un poco a remediar la cruda y sentirnos menos horrible.

Quizás la educación y los buenos modales nos dictan que nos debemos lavar la boca antes de proceder a invadir un cuerpo ajeno estando crudos. Mucho enjuague bucal (no se lo traguen por favor, porque es como volver a agarrar la jarra). Traten de bañarse, porque si alguien les lame o besa, será como comerse un chocolate envinado ya que el cuerpo siempre transpira alcohol y suele ser un olor a veces fuerte y agresivo.

Después de haber limpiado un poco nuestra miseria, procedamos al fornicio. La sangre va a circular por nuestro cuerpo oxigenándolo mientras mantenemos la actividad fricativa y aparecerán las endorfinas, las amigas que dan felicidad, para ponernos un poco contentos. No quiere decir que se va a ir la muina de la cruda, pero al menos nos ayudará a estar a un paso más cerca de nuestra curación total.

Además ese fornicio salvaje de la cruda, como si fuera un condenado a muerte que se avienta su último palíndromo, es una de las cosas que prende y que nos ayuda a sentirnos mejor, aunque sólo sea por el momento en que nos van a dar la ponencia. Salucita.

Picante: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Un comentario en “¿Estáis crudo papi?

Los comentarios están cerrados.