Transexualizando que es gerundio…

Imagen

Si yo fuera hombre…

Si yo fuera hombre sería un tipo chaparro, pero no extraño en este país, en donde el que rebasa el 1.60 metros ya se siente el Empire State de la colonia.

Nunca me sentí masculina, pero durante mucho tiempo la llorica de mis parejas era: es que pareces el hombre…Y en otros casos me decían que parecía trailero, porque mi boquita, querido público, cuando estoy en cierta confianza, es florida como un bello ramillete de flores carnívoras. Y no tengo el placer de conocer a ningún señor trailero, seguro que ni son maledicentes.

Pero esas conductas masculinas o emulaciones de lo masculino, en mí y en otras mujeres de todas las épocas, han sido la forma en que nosotras manifestamos nuestro empoderamiento. Crecimos en una sociedad y una cultura machista en la cual lo relativo al varón es lo que rulea. A decir machista somos “respondonas” porque en ciertas actitudes de independencia o de autosuficiencia, “queremos ser como hombres”, sin embargo no es así. Sólo es la toma de un poder mediante la única forma que se ha conocido: la machista y patriarcal, la cual es errónea además.

Nos regodeamos en la testosterona porque es el principal modelo de poder que aprendimos. Conozco mujeres que ahora, ya producidas, aseguran que de chavitas les encantaba subirse a los árboles, andar de brinconas y hasta manipular carritos. Muchas veces no es cierto, pero el mensaje implícito es: desde morrita yo era muy macha.

Ese mismo falso empoderamiento es el de las auto llamadas “cabronas”, que al final de cuentas se les baja lo cabra cuando encuentran a su pastorcito.

Imagen

Si yo fuera hombre quizás hubiera descubierto tarde la masturbación, pero cuando la hubiese encontrado, no pararía de sacarle punta al lapicillo. Hasta que me aburriera o cansara, lo que sucediese primero. Me sonrojaría ante una erección involuntaria y pondría cara de que me va a dar un infarto en ese momento. Ash. Pero no sería de los que hacen repegones en las nalgas de las muchachas.

Me gusta esa relación que tienen los hombres con su pene, en especial porque ellos mismos saben que no es para tanto el vínculo. Ustedes quieren creer que su pija es el mero cetro con todo y corona, pero siendo hombre preferiría una relación más sana con mi pene: dejar hacer y dejar pasar.

Quizás mi pene sería grande, si seguimos el lugar común no comprobable de que todos los chaparros están dotados. No conozco a tantos. Pero fuese como fuese estoy segura de que mi herramienta tendría ponch y sería de esos falos erectos que cuando saltan de la bragueta la dama reacciona con una sonrisita o parpadeando o aplaudiendo (si quiere…)

Sabría que no me podría aventar todas las eyaculaciones que quisiera, pero seguramente aprendería a controlar el chorro para sentir más rico. En eso no sería una persona compulsiva.

Pero quizás me pegaría muchísimo el día que ya no se me parara. Porque la erección está vinculada con todas las formas en que un hombre ejerce el poder, lo cual, está del nabo. Nada más porque al señor ya no se le llena de sangre se acabó el fornicio y el recreo. Y todo ello se debe a la demanda ridícula del coito y de su obligatoriedad relacionada con el comando de la reproducción. Demasiada carga…

Hacer esta proyección de mí como mujer biológica con una identidad de género femenina y preferencia heterosexual (whatever that means…) me resulta complicada y extravagante, porque estoy tratando de empatizar con esas buenas almas que son los XY masculinos. Es difícil ser hombre también.

Si fuera hombre sería heterosexual, pero tendría muchos amigos gays que se hicieron mis cuates después de que no pudieron meterme la idea de cambiar de preferencia sexual. Mis mujeres serían unas locas sin remedio, muy dañadas y con pasados de esos que es mejor ni saber, pero muy brillantes y buenas para el fornicio. La mayoría de las veces, su más alta cualidad. Por mi natural encanto tendría muchísimas. Me elegirían ellas a mí, ya que son las que lagartonean hasta llevarte a terreno. Me dejaría querer.

No creo verme en la persona de un hombre violento, sino más bien huevón y apático, amigo de los brutos que sí saben golpear y romperle la madre a alguien. Pero sí sería un hombre bueno, de paz.

Posdata: Hoy es día contra la violencia de género.  Encontremos la forma de no necesitar el recordatorio de este día.

Escroto bonito: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Post scríptum: antes de que alguna feminazi o femiZeta me salten encima😄 como suele ser a diario, reconozco en mi discurso muchos residuos de mi crianza en un entorno patriarcal y machista. No me retracto de nada, pero sí asumo mi responsabilidad en que estoy creciendo, aprendiendo y cada día, deconstruyendo bloques de mierda machista. Lo hago conmigo y con las personas que aún no hemos perdido…

Post squeez it: Para quienes quieran ver pollas…(así dice…): http://www.eljueves.es/2012/07/09/clases_polla.html