deditos fruncidos mode on

Image

Leer los signos del cuerpo. Escuchar y sentir en la piel la respiración. En el sexo, dáte.

……………..

Signos imperceptibles del sabroseo

Much@s esperan que cuando alguien experimenta un orgasmo, se suscite una gritadera como de parto. Sin embargo en el momento en que se termina un acto sexual con éxito, los evidentes signos de la excitación saltarán a los sentidos y hay que aprender a leerlos. Todos son mensajes que el cuerpo emite y que anuncian el clímax de ese ejercicio erótico. Aunque quien termine sea una ratita silenciosa. O pretenda serlo por taimad@.

La primera de las señales de un orgasmo, además de la evidente eyaculación en el caso de los hombres, es el abultamiento de los genitales, los pezones erectos y el enrojecimiento de la piel.

Es un signo de quienes se han venido, que tienen unas chapitas como de pastorcilla de las montañas duranguenses. Un rostro enrojecido de labios engruesados. Sudor y mucha humedad en los genitales.

Otra de las señales de una máxima excitación en el cuerpo del amad@, es la tensión. Una sabia amiga mía me comentaba que cuando le hacía una felación a su entonces esposo, éste tenía la costumbre de fruncir los deditos de los pies. El tipo estaba sintiendo de lo más sabroso y esa tensión que ejercía en los pies, significaba una manera de sostener o elongar el placer para sabrosearse más. Así lo hace mucha gente al tensar los muslos, las nalgas, los brazos o lo que todavía puedan alcanzar a apretar.

El apretamiento del cuerpo ayuda a que la sangre se concentre en la zona de la genitalia y se experimente una sensibilidad mayor en el frotamiento. Por la oxigenación que provoca ese torrente sanguíneo se potencia el placer. Es una inyección de poder que hasta puede alargar el pompeo por más tiempo.

Las mujeres que han ejercitado sus paredes vaginales con los ejercicios Kegel (apretar y soltar, apretar y soltar…), saben que pueden dar un par de apretones de la vagina, decir “ay si oh oh” y fingir de una manera sonora y con manifestaciones físicas un orgasmo pirata. Sin embargo existen señales de la genitalia que indican sin lugar a dudas que va a darse una conclusión.

Por ejemplo, un pene antes de eyacular experimenta una especie de microconvulsiones que desembocan en la emisión seminal.

El falo succiona desde su fábrica de testosterona a los pececillos y es cuando se salen solos y los envía  a la inmensidad del cosmos, en una expresión explosiva.

Una eyaculación es un acto de poder asegún ande cargado el señor y sí se siente su manifestación de alegría. Es la declaración de un pene saludable en ejercicio de sus facultades y con producción contundente en sus gónadas. Por eso los testículos se endurecen antes de emitir su carga.

En el caso de una vagina siempre hay que estar alertas a los pequeños signos. Un clítoris florecido que palpita. O una cavidad en su mejor momento de lubricación, son señales de que en ese antro ya tembló. Las glándulas de Skene, que producen la eyaculación femenina y las de Bartolin, que lubrican, necesitan mucho testereo, pero verán esas señales de su buena obra cuando la vagina quede lubricada o se produzca un sano chorreo en la dama.

Las mujeres parecemos un mapa difícil de leer con respecto a la ubicación de los orgasmos, pero ningún artículo mamila les enseñará todos los trucos de mago de pueblo para llegar al orgasmo será luminoso.

Pero quien quiera ver realmente lo que el fornicio está provocando en sus amantes, es la expresión del rostro. Poca gente sabe fingir los mensajes de su cara cuando ya están en estado de máximo aflojamiento. De la fascia y de sus actitudes está hecho también el constructo del placer.

La erección también es un símbolo muy claro de la excitación sexual y debemos aprender a medir su estatus a medida que se le va y se le viene la sangre. En especial cuando están en plena fricción. Las erecciones no son las mismas cada vez que se folla: existen unas más duras que otras, y algunas blandas pero prometedoras. Es necesario aprender a sentir y trabajar con eso.

Nos vemos en las redes sociales en Ivaginaria en Facebook y Twitter y en mi página www. ivaginaria.wordpress.com

Pimpolleo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Un comentario en “deditos fruncidos mode on

Los comentarios están cerrados.