Minientrada

No te equivoques conmigo…

No te equivoques conmigo...

Equivocarse de orificio siempre será un asunto complicado, más aún si asumimos que no todas las personas poseen la elasticidad, la voluntad y las ganas de ponerse lubricante.

Primero debemos ubicar los orificios femeninos:

Si vemos a una vulva de frente abierta, tendremos primero el meato, para orinar, por donde se emana la orina.

Después el orificio vaginal, que es más grande y por sus cualidades y funciones, más elástico y versátil.

Luego se encuentra un camino, hasta un tercer hoyo, que es el del ano.

Ver hoyos aquí

Aunque parezca raro, es necesario ver y conocer de cerca las genitalias que vamos a consumir, en especial porque pueden tener heridas, llagas, granitos o cualquier anomalía que no notamos en el pompeo.

Memoricen los hoyos por favor, y si tienen mala memoria, al menos no la empujen tan fuerte y sin lubricante.