Mujeres que pagan por sexo

Imagen

¿Pagarías por sexo comadre?

Una mujer que paga por servicios sexuales provenientes de una muchacha o de un hombre para obtener satisfacción erótica puede ser una rara avis. Además de ser una que ejerce su poder sexual.

En este planeta en el cual consumimos mercancías de todas las cataduras y pagamos por ellas, la existencia de mujeres que paguen por las pieles de un muchacho, no es algo raro.

El prejuicio contra el trabajo sexual en general y el poco gasto de una morra por las carnes de un batillo, quizás ha hecho de la prostitución masculina algo invisible o poco conocido, pero son legendarias las historias de las señoras que van al súper y ahí se levantan a estudiantitos hambrientos que pueden hacer buenos jales debido a su alta concentración de testosterona, ergo, de buena y potente sema.

Lo único malo que posee el trabajo sexual masculino es que no todas tienen para pagarlo y tampoco todas se animan a aventarse un brinco goloso con un hombre por un rato mercantil. No es sólo el fornicio, sino la compañía, la diferente piel y quizás la posibilidad de exigir la satisfacción completa, algo que quizás muchas no logran obtener de sus hombres de planta.

¿Qué razones expone una mujer que va a pagar por sexo? Pues una de las principales sería la calentura, o la carencia de actividad sexual, la curiosidad, o un ejercicio de la sexualidad malo o deficiente por parte de la pareja de la mujer. Debe ser también alguien con mucha seguridad: no cualquiera se planta los ovarios para ir a regatearle la tarifa a un daifo.

Pero muchas damas prefieren la ñoñez y el romance, y la caramelización de su cerebro llega a su cenit cuando en vez de contratar sexo, prefieren hacerse de un amante fijo al que mantienen, le ponen su casa chica y lo ajuarean. Teniendo todo el varo prefieren testerear a uno solo en vez de optar por la variedad. Hay cosas que yo no asunto de plano…

En este punto me percato de que, pese a que estoy mostrando una actitud con raíces machistas y quizás hasta sexistas, al sugerir  el consumo de sexo de paga para las mujeres, debo decir que todo esto que escribo es por la enorme urgencia que veo en muchas comadras conocidas y de las que me escriben.

Hablo de mujeres de todas las edades a las que creo que les hace falta que les den un enorme trozo (o del tamaño que consigan). Ni siquiera es porque crea que el sexo les va a curar la amargura o el mal carácter, ni tampoco porque apoye esa teoría de que las enojadas están “mal cogidas”. Si no porque a muchas de ellas les urge redefinir su concepto de vivir una felicidad sexual y plena.

Ha poco leía unos comentarios de Esther Díaz, una filósofa argentina que, tras muchos años y un matrimonio aburrido encontró un buen sexo. Después de cumplir 50 años le dio, y le sigue dando, vuelo a la hilacha cobijando su cuerpecillo con el de muchas carnes frescas que por ahí le rondaban. Hizo un replanteamiento de su vida sexual y decidió que ella lo que quería era tener fornicio y pasársela chido. Pensó en pagar por la actividad sexual, pero al final no tuvo necesidad, sin embargo enfatizó en la opción de que nadie se debe quedar con las ganas y debe de disfrutar el acto del amor carnal.

Lo que me ha parecido más notable en sus argumentos, es que la posibilidad de que las mujeres gocen de las sexosidades de la vida, también implica tener la opción de ponerse a modo y pagar por los servicios sexuales del individuo que más nos guste. Puede ser la fase que le toque vivir al público femenino en aras de que experimente una libertad sexual y diversidad de opciones eróticas.

Un entorno de levante para muchachas ya está suscitándose desde hace mucho tiempo con los strippers, y ya ni les hacen gestos cuando saben que también atienden a hombres. Ellas ensayan nuevas sendas del erotismo en lo privados para que les meneen la tanga en la cara. Lo demás lo hará la calentura y el varo.

 

¿Cuánto por la…?: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Un comentario en “Mujeres que pagan por sexo

  1. Es interesante lo que planteas, yo aun me considero dentro de las mujeres que no pagarían por sexo, pero tengo amigas que si han recurrido en esos servicios y aunque al principio o vi mal (hace años), hoy en día ya no podría opinar lo mismo.

    Es cierto que debemos ser igual de libres elegir si pagamos o no igual que los batos. Yo si pagaba sería por una mujer mejor hahahahahaha digo si voy a pagar que sea por algo nuevo😛

Los comentarios están cerrados.