Got milk (again…)

Imagen

En algún momento entre el mediodía y la tarde, me llamó una persona que conozco y aún aprecio, pero que con toda la desfachatez del mundo me dijo: a ver, comadre, estás en speaker, explícale a (nombre de la criatura adolescentoide) qué es el semen, porque nada más se ríe como menso cada vez que escucha la palabra. En ese momento, pese a que mi mente decía a toda velocidad, “si cariño, son 500 pesos la llamada de no más de media hora”, recordé que tenía un vuelo que comprar y otras 22 mil cosas pequeñas y pendientes que debo dejar…Entonces le dije que postearía lo siguiente:

 

Quince calorías por onza

Hoy hablaremos del semen: de su lado ponzoñoso-erótico y de su importancia para la reproductividad. En una eyaculación promedio, un hombre emite de dos a seis milímetros cúbicos, dependiendo de cuántas emisiones seminales tengan y cuánto tiempo se han abstenido de eyacular. Por ejemplo, cuando a los señores les realizan un conteo de espermatozoides, deben hacerles varias pruebas porque nunca será lo mismo una eyaculación con una abstinencia prolongada, que saldrá hasta el techo (a 45 kilómetros por hora), que una toma realizada tras una masturbación.

La ventaja del ser masculino con su pene, es que no batallará para encontrarle salida a los espermatozoides, que si se acumulan en el cuerpo, empezarán a autoevacuarse en las poluciones nocturnas. Quizás haga falta la saludable paja diaria. A todo el mundo le hace mucho bien. Y así saldrán hasta 150 millones de pececillos por centímetro cúbico de semen por tirada.

Toda esa blancura de la eyaculación es en su mayoría líquido seminal, y sólo un porcentaje pequeño, no mayor al 10 por ciento, son espermatozoides. La función de toda esa gelatina es preservarlos y encomiarlos a que se movilicen. La calidad de ellos varía: están aquellos que se mueven como reina de carnaval: no paran y aquellos que están casi inmóviles. El semen por su blancura es fluorescente. Para quien tenga la ocurrente idea de apagar el foco antes de eyacular para ver si brilla en lo oscuro, temo decirle que no será así. Necesitaría una lámpara de luz azul para detectar la cualidad fluorescente de la venida. De este mismo atributo se asume que el semen puede ser usado como tinta invisible.

Toda esa blancura también es azúcar, aminoácidos, hormonas, potasio, enzimas y ya para eyacular, las glándulas de Cowper le agregan al semen un poco de proteína que se llama moco seminal. Temo decir que esas leyendas sobre el semen curador y suavizador de pieles podrían no ser tan extraviadas. La espermidina, contenida en la emisión seminal, es una poliamina, es decir, una compleja molécula que favorece la salud celular. Hasta el momento no he conocido en lo personal ninguna crema con semen, y habrá que investigar si el creampie resulta una buena forma de mantener la piel en estado maravilloso.

En una pieza del periódico español ABC enumeran cualidades del semen que son un tanto desquiciadas, pero razonables y hasta obvias. Apunta que el semen funciona como una alerta para la ovulación; también que por su contenido hormonal, alivia la ansiedad y la depresión femeninas; y el más estrambótico de todos: que ayuda a controlar las náuseas matutinas de las mujeres embarazadas. Sea bebido, untado, tragado, salpicado alrededor de nosotras o como se les vaya imaginando, nunca había visto tantas formas de evitar el desperdicio de semen.

En cada eyaculación pueden salir hasta 400 millones de espermatozoides, por eso los hombres siempre se refieren a “ellos” cuando hablan de sus emisiones, lo cual es muy tierno. A esos muchachos también se les llama “mecos” debido a su nombre en náhuatl. Testículo se dice: auakatl. Estaremos de acuerdo que si ya hablamos de mecos, está de más nombrar los muchos sinónimos de espermatozoides, semen y todos sus derivados lácteos.

Espesa, abundante, casi líquida, con elementos sólidos, lechosa, la eyaculación es diferente en cada ocasión y la única irregularidad que debe de llamar nuestra atención es si el color varía. Nunca debe dejar de ser blanquecina.

La pregunta de oro sobre el semen siempre será ¿tragar o no tragar? No es recomendable porque en el contenido eyaculatorio habitan cómodamente los entes malignos que transmiten VIH e ITS. Mejor aprovechen los poderosos dones de regeneración celular que contiene el esperma, para hacerse una mascarilla. Eviten el contacto del semen con los ojos. Si sucede, laven con agua abundante la cara y la zona del ojo.

Y la regla inobjetable, para lo que fue creado: el semen siempre posee facultades para fecundar, por ello hay que utilizar siempre el condón y un método de control natal. Si la eyaculación fue adentro y sin protección, es otra historia la que contarán esos espermatozoides.

El hombre todo el tiempo está produciendo semen, que baja de calidad con los años, pero no deja de ser fértil. Son ponzoña de por vida.

 

Zacazonapan: elia.martinez.rodarte@gmail.com