Feo, fuerte y next…

ogly

La suerte del feo…

Vamos a partir de una definición de feo, antes de que se nos descuaderne lo políticamente correcto. Por lo general un “hombre feo” es una persona que posee características físicas que no embonan en las convenciones de lo que se cree que es bonito. Aunque la definición es una redundancia y un curarme en salud del tema por si me reclaman ash…

Pero con todo y eso algunos feos, pese a esa “limitación” que les impone la mirada superficial y frívola de quienes les rodean, tienen, crean o inventan cierta forma de operatividad que les permita sobrevivir en la jungla de los “guapos” o no feos. De entrada, el tratamiento de este tema, cae en la discriminación, pero tanto se habla de la habilidad de los no agraciados, que no hay que perder de vista sus ínfulas para dar la batalla.

El otro día mi hija se burlaba de mí porque me gustaba el grupo Menudo cuando era niña, ash…Pero lo más sorprendente de todo es que aseveró: “y de seguro que de todos, te gustaba el más feo…” Lo cual me dejó hecha piedra, porque yo creía que Ricky el de Menudo sí era guapo, además de que también todos mis novios han sido y son guapos, no siempre elijo al infelizado. Al menos así los vemos sus madres y yo.

Pero si a esas vamos, podremos mencionar a varios tipos de feos:

El feo con ínfulas, por ejemplo, es el que cree que debe conseguirse una mujer poderosa para que avale su fealdad, y de paso le deje claro a la sociedad que él es tan inteligente que puede levantarse a cualquier señora con buen negocio. De este tipo son muchos funcionarios, líderes sindicales y politicuchos prepotentes y mamilas, que viéndose como se ven, se sienten crecidos por el poder. Propio o ajeno.

El feo ficciones es de esos que oyen voces, captan miradas, recrean seducciones por parte de mujeres que ellos imaginan, les coquetean. “Es que sentí una vibra entre nosotros”, “se me quedó mirando y me sonrió”. Alucinan que alguien les coquetea, y por lo general es una construcción de su urgida mente. En sus cabezas sí están bien buenos. De esa masa de feos están hechos los stalkers y los asesinos en serie o los tiradores espontáneos.

El feo de internet posee una cualidad única: no da la cara. Nunca tiene fotos de perfil, no se ríe en las fotos, o sale lejos o borroso y si acaso llega a verse en alguna imagen, aparece con la misma impresión de que anuncia una pomada para las hemorroides.

Sin embargo, si algo ha salvado a los no agraciados del mundo, es la presencia de internet. Ahora levantan con seguridad, porque no los ven físicamente. Hay gente que sólo liga en internet porque sabe que el primer impacto personal sí puede causar una fuerte impresión…

El feo hijo de mami es uno peligrosísimo, porque ahí la doña, fue la que nos lo echó a perder. Lo hizo machín, patán y en su fuero interno él jura que está sabroso. Como una buena madre sobrecastradora que es, desde tiempo ha le ha metido a su criatura que es bello y lo máximo. Ahora bajen del techo ese globo…

El feo primer amor: ash…Los cánones de belleza son tan maléficos, que destrozan por completo la autoestima de las personas y sobre todo, si no se sienten estéticamente empoderados. Para muchas personas “el primer amor” o lo que creen que eso fue, es el sistema bajo el cual rigen todas sus relaciones subsecuentes, entorpeciendo sus romances e incluso amistades. Eso del primer amor, el amor de mi vida, el único amor, son frases hechas que nos han vendido los fabricantes de tarjetas románticas para gelatinizar nuestro cerebro.

El feo que siempre se azota diciendo que está feo, utiliza como forma de chantaje lo evidente para que alguien lo levante. Me pregunto qué pasará cuando alguien le diga: en efecto, eres hórrido pero eres chido…Lo averiguaré un día.

El feo cuerpo de tentación y cara de oh my dog!

Ser feo es un estado que cada quien manipula a su favor. La naturaleza dotó de dones a los agraciados y a los no agraciados. Hay que sacar provecho de lo que a cada quien toque.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

                        

Lalindayunoscuates: elia.martinez.rodarte@gmail.com