El sementerio…

10593113_10203910715343646_4440109146885683252_n

Esta columna siempre la pongo, porque siempre es necesaria.

Lista

Hay personas a quien les da por hacer listas. Me gustan sobre todo las que realiza el canal People and Arts. Mi favorita es la de las diez mejores montañas rusas del mundo. Pero el tema es otro. Varias amigas mías están haciendo la lista de los hombres y mujeres con quiénes han ido a la cama.

Este intenso recuento es un trabajo de antropología sexual y los daños psicológicos en quién realice este lista son responsabilidad propia. Es un proceso delicado.

He visto algunas de esos listados. Como regularmente los humanos tendemos a movernos en círculos demasiado cerrados pude constatar que en las listas de mis conocidas están presentes: algunas de mis exparejas, muchos amigos, un nombre fijo en casi todas las listas (el típico con el cual todas se han acostado), un músico (predominan los guitarristas y bateristas), algunos escritor, hordas de periodistas (hasta los que uno dice, “¿con ese te acostaste? Andarías muy urgida), cubanos (a fuerza), un gringo de unas vacaciones, un francés de un curso de verano o un español que vino de vacaciones.

Como es un proceso igual de traumático que la hipnosis regresiva, sugiero que para hacer esa listas se lleve a cabo un protocolo que proteja la vulnerabilidad de las memorias personales.

  • Lo primero a considerar es hacer la lista en un cuaderno y ponerlo en un lugar seguro. Con más razón si tienes una pareja en la actualidad: nunca falta que te haya acostado con su mejor amigo cuando empezabas la relación con el individuo. Y es muy feo que dos amigos terminen una relación por una mujer. También no es necesario compartir la lista con todas las amigas, aunque sean las más cercanas. Puede ser posible que hayas ido a la cama con su hermano o con su prima y no ella no sabía.
  • Empieza en orden cronológico del más reciente hasta el primero. O inicia por el último y el primero y pones en medio a los demás. Los huecos se irán llenando: uno remitirá a otro.
  • Es de mal gusto poner detalles como tamaños de la genitalia o que no tuvo erección. O puedes ponerlo y luego borrarlo para mayor diversión.  
  • En el recuento va de todo: esposos, novios, amantes y camazos.
  • Habrá muchos que tu memoria no quiere reconocer. Hay que ponerlos. Aunque sea con las iniciales. Así quedarán registrados en el recuento aunque más tarde la mente los vuelva a bloquear.
  • Otra cosa importante: borracha sí cuenta. Si crees que pasó, pero estabas ebria y no recuerdas, entonces si pasó.
  • ¿Has olvidado su nombre y sabes que debes incluirlo en la lista? No es necesario ir a buscar a tus amigos de hace cinco años. Simplemente poner una denominación que describa al sujeto. Por ejemplo: bajista de Cómplices después del concierto o tipo disfrazado de vampiro en Halloween del 07.
  • Si quieres llevar un conteo entonces sería buena idea elaborar la lista en un documento de word y en el formato lista.
  • Recomendaciones generales: “el amor de tu vida” (o los…) debe ir en la lista: no es Dios encarnado. Los nombres muy conocidos, como de políticos corruptos, narcotraficantes, sacerdotes o gente indeseable deben ir con descripción para evitar implicaciones escandalosas o problemas con la ley si la lista es encontrada.

Lo importante del recuento es ver la evolución que has tenido a través de los años, desde que iniciaste tu vida sexual. Pasar por las emociones diversas que cada pareja erótica ha dejado en tu existencia será enriquecedor: de la sorpresa y pasmo de la primera vez a transitar por la honda pasión.

Saborear la memoria de la calentura instantánea, el camazo etílico, el fornicio musical, el erotismo y la intelectualidad… O recordar la compasión por alguien a quien no deseabas tanto, o el “¿por qué no? No tengo nada qué hacer y ya estoy en su casa…

Esa lista debe llevar a la mente hacia el primer menáge a tríos o al cruce de línea sexual más poderoso en la vida. Hasta el tedio del sexo con la expareja en los días del quiebre es ilustrativo (de lo que no se debe hacer). Espero que ese recorrido emocional y mental lleve a quien hace la lista a aterrizar al lado de la última pareja, de la cual ojalá, todas estén enamoradas…(Es el mejor sexo, el amoroso)