Tu boca estuvo en su genitalia, ¿por qué l@ basureas?

No hables mal de tu ex

Tengo una especial fobia por las personas que hablan mal de sus exparejas. A menos que sean amigas con las que debo solidarizarme e insultar entre nosotras a los tipos que las tratan como garra. Pero aunque sea por el momento que eso suceda, me resultan anticlimáticas las conversaciones en las que una pobre mujer u hombre del pasado de otr@, es cubierto de mierda.

He tenido que fumarme conversaciones de banda hablando pestes de amig@s mí@s que resultan ser personas en pareja bien cajetas, y a veces un@ dice: tienen razón y qué bueno que no me tiré a esa persona en su momento. He debido de pararles el hocico a batos que han intentado en mi presencia basurear a mis amigas. He escuchado una y otra vez lo mal compañer@ que resultó ser quien sea hasta yo misma. Pero hay casos extremos en donde de plano no tolero que se eche basura a alguna persona no presente. Es como hablar mal de un muert@…¿Ya qué caso tiene enmierdarle…?

En cierta ocasión un individuo recién divorciado me platicó de su ex en un afán terapeútico, que más bien era como para vaciar un veneno tan amargo, que tuve que cerrar las piernas y los brazos para que no me contagiara de su mala vibra.

El tipo no sólo criticó la forma de comer de su ex esposa, sino cómo dormía, sus complejos, sus celos, su inoperancia en la cama…Terminó con polka revelando que además tenía una enfermedad hormonal que le provocaba una ausencia de lubricación, que no podía embarazarse; la morra estaba para la basura, en las palabras del tipo. Sí siento que me enfermé un poco al escuchar todo eso. No me cabía en la mente, cómo él había estado casado con una persona que le resultaba tan repulsiva y tan despreciable. Y vivieron varios años juntos ¡casados!.

La principal razón por la cual me parece esto una incongruencia, es que las exparejas, sean como sean, son elecciones que en algún momento nosotr@s hicimos bajo nuestro propio riesgo y elegimos. Cuando se termina una relación sólo existe el aprendizaje y la memoria, pero es bastante patético prolongar la amargura poniendo en mal y por la basura el nombre del interfect@. Como siempre sucede, tanto con hombres, mujeres y gente de cualquier preferencia y orientación sexual. El veneno vive más tiempo del que parece dentro de una persona que acaba de terminar una relación y eso es una desgracia, añadida a la otra.

Las razones por las cuales una persona le tira a sus exes, se traduce en una sola palabra y lamentablemente es la amargura en toda su majestad.

Otra clavazón de los desterrados del amor, es que siempre se viven echando la culpa uno del otro sobre del truene, y ambos van sembrando versiones encontradas de los hechos, haciendo un ridículo enorme y emocionante para quienes nos toca morbosearnos con ello.

Cuando existen amigos y amigas en común, preparáos queridos pececillos míos, a vivir el infierno. Sus culos malafamados irán y vendrán en una ola de popo líquida creada y alimentada por el flujo que uno azuza diciéndole a sus amigos, y que el otro a los suyos, hasta que la verdadera historia del truene radica en algo inverosímil.

Nunca está de más hacer este malevo experimento: llega a tu reunión con tus amig@s, diles que cortaste con tu amorcito, luego pregúntales a todos qué opinaban de tal. Entonces sabrás…

Cuando uno termina una relación, los amig@s parecen a veces aliviados de que pueden decir lo que verdaderamente pensaban de tu ex. Es un momento bizarro, uno de esos en los que un@ se pregunta ¿y por qué nunca me dijo la neta si se supone que somos cuates?

Continuamente me la paso advirtiéndole a algun@s, antes de que me vayan a emponzoñar la imagen de sus exparejas: “nada más piensa que tu boca que va a denostar a esa pobre persona, estuvo en su genitalia, y su boca estuvo en la tuya”. A veces eso modera la escena o la pone más amarga cuando te dicen que tronaron porque no se bajaba. Ash.

Debemos estar conscientes que más allá de la historia que vivamos, existe la metahistoria, es decir, esa dimensión en que nuestra honra ya fue trapeada y fue llevada y traída por los ex. Acostúmbrense a ello y aprendan a vivir con la leyenda negra. O digan que todo es cierto.

Si alguien allegado a tu ex empieza a hablar mal de él contigo, te quiere follar. Si tu ex habla con tus amigas de ti y se autovictimiza con ellas por el truene: se las quiere tirar. Todos los caminos de la maledicencia sobre los ex es un camino inecesario de intenseo que te inhibe el avance hacia otro estado mental, espiritual y emocional, que bloquea el amor y el sexo.

No rescates al ardid@: elia.martinez.rodarte@gmail.com

2 comentarios en “Tu boca estuvo en su genitalia, ¿por qué l@ basureas?

  1. Apreciada Elia, regularmente es hilarante leerte. Tiras netas con ventilador y eso se aprecia, al menos por mí. La de hoy, es una acertada reseña de lo emponzoñado que puede quedar uno, después del clásico truene que nadie entiende el porqué, si “se llevaban tan bien”. Y es aquí, donde le atinaste perfecto, el morbo por conocer la intimidad ajena impulsa el desgrane verbal del afectad@. Y más aún, cuando dices “por qué no me lo dijo, si se supone que somos cuates”. Pues a eso yo lo calificaría, simplemente, como la hipocresía que todos llevamos dentro y solo en casos, como el que relatas, se destapa en todo su esplendor. Por último, coincido al 100% contigo, en que es una bajunez hablar pestes del ausente (vivo o muerto), si quedaron resabios, ya sería cosa de dos resolverlo, verdad? Felicidades mujer, siempre es un gusto leerte y, más, escribirte.

Los comentarios están cerrados.