una novela por entregas…

Alfonso, que siempre estaba a mi lado en las pedas esperando a que yo estuviera hasta la madre para manosearme porque era el único estado en el cual lo dejaba tocarme, me regañó: “todo el tiempo mientras leía ese pendejo te estabas sobando los labios con los dedos, te acariciabas…”

Ivaginaria

Novela por entregas semanales.

Capítulo uno

Amor en la garganta: gag gag gag

El chofer gritó: primera parada a vomitar y a hacer del baño…Pensé que iba a ser mi oportunidad para acercarme a Ernesto, quien durante todo el viaje a la playa tuvo a la novia que no se le despegaba: lo seguía y se movía tras él con la coordinación de un banco de peces: él se sentaba y ella al lado; se paraba y ella allá iba: bebían al mismo tiempo y comían lo mismo.

Hacía un momento, cuando tomábamos en la playa cada quien su caguama, aproveché un descuido de la novia y me acerqué a Ernesto, que estaba sentado en una piedra con la botella entre las piernas, enfriándose los huevos. “¿A qué horas se te despega ésa?”, le pregunté muy cerca de la orejita que se le puso eriza.

Hacía mucho que no me…

Ver la entrada original 1.407 palabras más

Un comentario en “una novela por entregas…

Los comentarios están cerrados.