El Código da Vinci para señoras urgidas…

gray

Bajo la sombra

Si me dieran una moneda por las veces que me han entrevistado sobre lo que opino de la novela “50 sombras de Grey” y su adaptación a película que se estrena en estos días, ya me hubiese ido a vivir a Puerto Aventuras…

Después del estreno de “Nymphomaniac”, hace como dos novios (un año y medio), la gente enloqueció con el concepto de erotismo, que no entiende del todo, y peor, desvergó la idea del sadomasoquismo, asunto que no tiene muy contenta a la comunidad que practica el Bondage Domination and Sadomasochism, por sus siglas en inglés BDSM, y que quiere decir amarre, dominación y sadomasoquismo, en mi traducción libre.

En “Nymphomaniac” vemos a la protagonista recibir algunas tundas que la ponían caliente como un tren, y era parte de la exploración del ser erótico de la personaja, quien poseía un ánima aventurera que la orillaba a la sordidez. Lo que sea…

Ahora que se estrena la película de “50 sombras de Grey” habrá que tomar algunas previsiones, considerando que mucha gente que vea la cinta, asumirá que la idea de erotismo, es la lista de chafencias falsas y sexosas de una señora que por fin encuentra quién se la tunda y la ponga bien eriza. Como si en México nos faltaran batos que tunden y señoras que muerden.

images

Así que después de que vean “50 sombras…” reflexionen sobre lo siguiente:

Tu vida sexual no mejorará sólo por ir a la ferretería: aunque te hagas el mejor amigo de los empleados de la tienda de herramientas más cercana y tengas a la mano toda clase de instrumentos para poner a la morra amarrada como un jamón, eso no garantiza que sea seguro, tampoco que sea divertido, y menos que estés entendiendo de qué se trata. El ejercicio del sadomasoquismo es muy serio, porque implica responsabilidad ante el dolor propio y ajeno y tiene códigos muy estrictos en su comunidad.

No todos los actos sexuales deben ser extremos para que sean emocionantes, y mucho menos, satisfactorios. Ya basta de que nos vendan la idea de que debemos de vestirnos de Gatúbela y arañarle la cara a un señor, y que éste ande mesándose los huevos en traje de macho, y luego nos abofetee (con la misma mano de los huevos aysh…) La tendencia a que cada fornicio sea una sonaja, es una idea muy atrasada de la gente que no atina a aprender a coger. El camino es talonear las pieles con creatividad.

La idea de una mujer tarada y aburrida que necesita a un súper héroe que la enseñe a forniciar y la salve de una pandrosa vida romántica, prevalece. Como siempre, la morra de la película es una mensa monótona que encuentra a un gandalla que le prende el switch, tratándola como garra. Y ni siquiera sólo se trata de una onda feminista, pero porqué la protagonista femenina siempre tiene que ser la idiota que no sabe ni coña del mundo y un señor con cientos de corbatas grises le enseña que la vida es más sabrosa tras el primer fuetazo. Aburrido.

¿Por qué tiene que enseñarnos una película a coger mejor? Porque mucha banda es floja, predecible y echada. El fornicio es puro amasar y darle forma, calentar y frotar, logrando satisfacción continua sin que necesariamente tenga que existir un orgasmo explosivo o una eyaculación que les manche el techo. El camino que se cachondea y se goza sabroseando es el verdadero acto sexual. Lo demás son gritos sobreactuados.

El amor siempre triunfa. Incluso si hay sexo “cochino”. Ya no existen películas decentes de producción estadounidense en donde las señoras que se emputecen sin control, no terminan enamoradas como unas tontonelas. El punzón moral siempre está metido en las bragas de todas las producciones de cine sexosas, que en mi cabeza aún no logran producir una erección. Ya quiero ver algo cachondo y que me prenda verdaderamente en el cine. El porno suave se consolida con el género más ñoño.

Nos vemos en las redes sociales en @Ivaginaria en Twitter, en mi página de Ivaginaria en Facebook y en www.ivaginaria.wordpress.com Acuérdate del hashtag de la semana #triunfaenelamor

Lleven un pomo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

15 comentarios en “El Código da Vinci para señoras urgidas…

  1. esta pelicula no la recominedas en lo personal , o cual pelicula me recomindas ya que yo quiero disfrutar mas la intimidad con mi esposa

  2. Pues en lo personal no entiendo por que tanto drama… Es una pelicula y ya, un libro si… literatura no. Y ya. Yo leí los 3 y pienso ver la peli, y no por eso ya voy hacer lo que vea ahí, ni estoy como loca emocionada babeando por Grey… Estoy muy contenta con mi vida sexual, y no me espanta nada, (lo digo por aquello que tanto dicen que es para “urgidas”)… Tanto detestan la peli y tanto hablan de ella….

  3. Tanta atención le dan a los libros y la película que creo que la urgida es la que emite este artículo y está un poco frustrada. Es entretenimiento tal cual, nadie dice que por leer un libro bueno o malo quiera o necesite hacer lo que dice el libro, menos por ver una película. Por qué no mejor emplear el tiempo en criticar algo mejor si tanto se las dan de intelectuales inteligentes y cultos.

  4. Reblogueó esto en Ivaginariay comentado:

    ¿Por qué tiene que enseñarnos una película a coger mejor? Porque mucha banda es floja, predecible y echada. El fornicio es puro amasar y darle forma, calentar y frotar, logrando satisfacción continua sin que necesariamente tenga que existir un orgasmo explosivo o una eyaculación que les manche el techo. El camino que se cachondea y se goza sabroseando es el verdadero acto sexual. Lo demás son gritos sobreactuados.

Los comentarios están cerrados.