Congreso de NL insistirá en criminalizar a las mujeres que abortan

nosotras mikedos
Este fue el pronunciamiento que el año pasado se dio a conocer para evitar la aprobación del Artículo 1 de la Constitución de N.L. que “protege la vida a partir de la concepción”, que propiciará la criminalización de mujeres que tengan una interrupción de embarazo, y si nos vamos a la letra, también podría criminalizar a las personas que se hacen inseminaciones artificiales e implantaciones de óvulos fecundados fallidos, a quienes pierden a un bebé en un aborto espontáneo, y otros escenarios estambóticos en los cuales las mujeres salen perdiendo.
Vamos a oponernos a que el Congreso de Nuevo León decida por nuestro cuerpo.
………..
Al gobierno del Estado de Nuevo León,
A las y los diputados del Honorable Congreso de la Unión,
Al pueblo de Nuevo León.-
 
De octubre de 2008 a la fecha, dieciséis estados de la República han aprobado reformas a sus constituciones, pretendiendo reconocer “el derecho a la vida desde el momento de la concepción y hasta la muerte natural”.
 
Todas estas reformas significan un grave retroceso para el ejercicio de los derechos de las mujeres, no sólo porque a nivel constitucional se pretende prohibir la interrupción legal del embarazo, incluso en casos de violación, sino también porque en materia de política pública se intenta orientar un ejercicio de la sexualidad con una educación y protección deficiente y sesgada en prevención, sin incluir un enfoque de derechos humanos.
 
En ningún estado ha habido lugar para el debate, no se ha escuchado la voz de las mujeres. Además, la participación activa de la jerarquía católica y de los gobernadores ha sido definitoria y contundente para que se aprueben estas reformas. Por lo tanto, exigimos que Nuevo León sea el primer estado que abra el debate a posturas diversas en pro de la defensa de los derechos de las mujeres.
 
Señalamos que la propuesta fue hecha el 21 del presente mes, y en la brevedad ha subido a la mesa de discusión. Denunciamos:
1.    Se ha apresurado su aprobación, al contrario de otras iniciativas que quedan marginadas;
2.    No se ha abierto a la discusión de profesionales expertos con enfoque de género ni a las organizaciones de sociedad civil feministas y de defensa de derechos humanos de diferentes frentes, pues se ha generado una cortina de humo para distraer a la opinión pública y fragmentar la organización social.
 
No estamos dispuestas a ser chivo expiatorio como distractor político, ser nombradas como esos “saldos” de sus políticas de criminalización.
 
Estamos convencidas que es prioritario crear mecanismos para la prevención de embarazos no planeados, en lugar de criminalizar a las mujeres cuando deciden libremente sobre su propio cuerpo y la posibilidad de la maternidad. Ya que entendemos que la maternidad es libre y voluntaria, sin estereotipos de género, que imponen a las mujeres a ser madres por mera condición biológica.
 
Nosotras luchamos por la vida, incluyendo a las mujeres que actualmente existimos y decidimos por nuestro futuro, de forma informada y reflexiva; y no a partir de lo moral que sustenta una falsa lucha por la vida al anteponer un cigoto (no persona[1]) como excusa para criminalizar y penalizar a las mujeres. Nos preocupa aquellas que mueren a causa de abortos clandestinos practicados en condiciones insalubres o por métodos no controlados, sabemos que es una cuestión de Salud Pública y no de orden moral, religiosa o de estrategia política.
 
Por tanto, exigimos que el Estado:
–       Garantice una estrategia integral para la prevención de embarazos no planeados.
–       Promueva una cultura igualitaria, partiendo de la no discriminación y teniendo en cuenta que erróneamente se ha naturalizado el hecho de que al ser mujer debes ser madre como condición “natural”, además de invisibilizar la responsabilidad paterna.
–       Proporcione una Educación Sexual de calidad desde los niveles más básicos.
–       Brinde a la ciudadanía anticonceptivos seguros, gratuitos, al alcance de todas y todos y sin estigmatización.
–       Provea información objetiva de opciones, acompañamiento psicológico y un trato digno, legal y seguro en instituciones médicas.
–       Garantice la interrupción de embarazo hasta las 12 semanas de la concepción, a todas las mujeres que así lo decidan.
–       Otorgar el acceso al Aborto libre, gratuito, legal y seguro en instituciones médicas para que la vida de las mujeres no corran riesgos de salud.
 
 
Creemos en la democracia participativa como ruta para la igualdad jurídica y una sociedad donde el respeto y la justicia sean los ejes rectores; No obstante, esto no es un tema que pueda llevarse a consulta, en principio debido a que es un derecho por el cual se ha luchado y se han ganados aciertos[2]y[3], por lo que, su eliminación sería un error y un gran retroceso jurídico. En segundo lugar, no se pueden utilizar mecanismos de participación ciudadana,  ya que no está legislado, a pesar de ser una propuesta que tiene mucho tiempo en reserva y que el mismo congreso la detenido. Y por último, una consulta ciudadana debe estar fundada en una educación democrática, hacerlo en el contexto actual, donde la cultura dominante promueve valores machistas, raciales y clasistas que influyen en la interpretación de la realidad, detonaría una visión errónea, distorsionando la defensa de la libertad de las mujeres, calificándolas de “asesinas”.
 

No promovemos la muerte, por el contrario, reconocemos que la problemática no es el aborto en sí mismo, sino la muerte y criminalización de quienes deciden o se ven forzadas al aborto en condiciones insalubres y sin regularización. En México, un millón de mujeres abortan cada año, el aborto es la tercera o cuarta causa de muerte materna, según cifras de la Secretaría de Salud federal, GIRE informó que alrededor de 11% de las muertes maternas se produce por abortos mal practicados en todo el país. Invitamos al reconocimiento de la problemática de que muchas mujeres interrumpen el embarazo en la clandestinidad, y que no podemos taparnos los ojos y predicar falsamente, que con este tipo de legislaciones dejará de ocurrir; al contrario, estas medidas favorecen una cultura del ocultamiento y segregación. Estas políticas que dicen “defender la vida” desde la concepción hasta la muerte, no garantizan una vida digna ni el acceso a derechos fundados en la promoción de una sociedad igualitaria y democrática. Dicen defender la vida, pues empezemos por una vida digna a las mujeres y a sus opciones.
 
Promovemos que la decisión de las mujeres sea respetada por la sociedad, e invitamos a todas aquellas personas que sean conscientes de que la penalización no nos ayuda para vivir bien ni para fortalecer la comunidad, sino todo lo contrario. Les hablamos también a todas aquellas que hayan abortado o que por motivos culturales se hayan sentido limitadas en su decisión, a que se sumen a la defensa de los derechos de las mujeres, pues:
 
Las mujeres Decidimos.
La sociedad Respeta.
El Estado Garantiza.
Las iglesias No Intervienen.
 
Instituciones bajo firmantes:
–       Arthemisas por la Equidad, A.C.
–       Asamblea Estudiantil UANL.
–       Colectivo Mujeres de Botas.
–       Colectivo Plural de Mujeres.
–       COMAC
–       Diversitas A.C.
–       Familias Diversas de Monterrey.
–       GESS A.C.
–       Las Juanas. Mujeres Bisexuales y Lesbianas en Crecimiento
–       Morena.
–       MujerxMujer, A.C.
–       Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio Nuevo León.
–       Tertulia feminista.
–       Asociación Civil Tierra y Libertad.
–       Mujeres y Hombres conscientes.
1] Está científicamente comprobado que a las 12 semanas, el embrión aún no es una persona.  La Corte Interamericana de Derechos Humanos en el año 2012 concluyó que el embrión no es persona, en los términos del artículo 4.1 de la propia Convención Americana, de la que México es parte.
[2] Art. 1º de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Nuevo León. Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y espaciamiento de sus hijos.
[3] Art. 331, Capítulo X, Código Penal para el Estado de Nuevo León. El aborto no será sancionado cuando la mujer corra peligro de muerte, o de grave daño a su salud (…). Tampoco cuando el embarazo sea resultado de una violación.