Hincados es mejor…

mamad

Blindando la sotana

No nos sorprenda que todos los escándalos respecto a las orgías sexuales y casos de pederastia en la iglesia católica van a ser siempre un campanazo. Lo son por quiénes son los transgresores.

El dirigente de la iglesia católica, el papa Jorge Bergoglio, ha dicho durante las recientes pascuas que está en su agenda la revisión del celibato en los sacerdotes, porque como sabrán, querido público, ya existen curas casados que están oficiando misas alrededor del mundo, y que son asumidos por la iglesia de Roma porque en muchos casos, son de otras religiones afines al cristianismo que se convierten al catolicismo, pero ya tienen compañera. Y bueno, en esos asegunes se encuentra una de las instituciones religiosas más viejas del planeta, y creo que ya con el hecho de que cite a un papa, se me están incendiando un poco los dedos.

En especial porque se ha esperado mucho para calmar a esas genitalias de fuego que han sido condenadas a la masturbación compulsiva, al abuso sexual, a la violación y a vulnerar la vida de menores de edad que han sido tocados de por vida, nunca mejor dicho, por prelados católicos en quienes confiaban, y por supuesto, muchos casos asimismo de religiosas que consecuentan estas conductas que lastiman a una feligresía. ¿Cómo volver a confiar?

Pero la historia del celibato sacerdotal es uno de esos dramas que no sé por qué no tiene aún su propia telenovela o reality show.

Obviamente que el celibato se lo quieren atribuir a Jesucristo y a sus discípulos, pero creo que no es justo achacarles cualidades inhumanas, en especial si eran personas involucradas en una revolución, que como cualquier otra, no se puede realizar sin echarse un fornicio de vez en cuando. Pero esas son cosas del dogma y yo una pobre atea que no sabe nada.

Pero desde un principio en la iglesia del cristianismo sí anduvieron de un lado para otro cuestionando el poder de la genitalia, pero sobre todo sometiéndolo a normas: que si nada más usarla para la reproducción, que mejor no sentir rico cuando nos la metan, que si los ministros de la iglesia no debían tener esposa/amante/concubina o arrimón o prácticas homosexuales…

Pero todo subió de tono en la joven iglesia cuando, de pasar del sabroseo sexual, los sacerdotes transitaron a la continencia: en el Concilio de Cártago de 390 les dijeron: “bueno, conténganse tantito, pero sí pueden forniciar”. Para el siglo XII (1123) con el Concilio de Letrán, les blindaron las sotanas para siempre a los clérigos: no más tortita de atún.

No ha habido muchas modificaciones respecto al asunto de quién se ocupa de los dentros de las sotanas de los sacerdotes. Quizás se asuma como antinatural la abstinencia sexual, y se piense que el hecho de no aliviarse sexualmente sea algo aberrante, porque todo mundo amamos amarnos.

Sin embargo, ash, la abstinencia sexual es posible, sólo en aquellas extrañas y extravagantes personas que han desarrollado estadios espirituales místicos que no requieren la vulgaridad del roce de este mundo sucio que tanto nos encanta a l@s que sí nos gusta mucho coger. Como los místicos del mismo rito cristiano, que por supuesto poseen la influencia de le meditación y de la vida interior estilo oriental. Otro nivel de masturbación del espíritu humano, inaccesible para la mayoría pelada que habitamos el mundo. En el libro “No sufrir compañía”, se habla del verdadero poder de hombres destinados a escuchar el silencio, como lo define su autor Ramón Andrés. Un silencio que pocos pueden soportar sin gemidos, o sin la sugerencia de los mismos.

Asumir los shocks que nos causan notas como ésa de las orgías en el Vaticano, que involucran crímenes horribles, o los innumerables casos de abusos sexuales contra menores, nos hace caer en el pasmo en especial por toda la banda mexicana que sigue fielmente a una iglesia por lo más divino, que es la posesión de una fe.

Si la cancelación del celibato está en las manos de un sacerdote, el pastor y el padre de todos ellos, entonces quizás no esté tan errada la posibilidad de que en acto de verdadera fe y de innovación, el Papa Francisco libere ese yugo.

Confieso: elia.martinez.rodarte@gmail.com

tumblr_m5n4qqAU3Z1qcnn8do1_500