mamad

nocabeza

“Es de mala educación empujar la cabeza hacia la cabeza en la felación…”

Códice McLaughlin.

Chupirul del lujo

Vamos a hablar de un tema en el que no nos pondremos de acuerdo a menos que hagamos un torneo mundial o que ejecutemos las doce tareas de Hércules.

¿Quién se la chupa mejor a los hombres? ¿Las mujeres heterosexuales que gustan de mamar a los señores (hay muchas que odian las felaciones) o los homosexuales que por lo general chupan porque les encanta? O eso creemos…

No conozco a ningún hombre que no le satisfaga enormemente que se las chupen. De hecho con la mayoría de mis amigos geysh la conversación gira alrededor de los penes y sus cualidades; obvio que cuando se nombran, a tod@s se nos ponen los ojitos en blanco, porque lo nuestro lo nuestro, definitivo es la pinga. ¡Qué rico!

Sin embargo he visto que el rito devocional hacia la verga es una especie de fase que much@s atraviesan y luego les aburre, quizás porque no han cambiado de miembro. En todos los sentidos…

Platicando con mis compadres homosexuales usuarios de penes erectos, obtuve dos teorías.

La una es que pese a que el pene es sabroso, algunos se ponen a que se las chupen como si ellos enteritos fueran un caramelo. Es decir, se dejan gozar y ellos a su vez no cooperan tanto con la chupada. Como que no es su onda o creen que la tienen de oro.

Incluso presumen una actitud de gigolós para mamar: hacen que el que se las chupa se atragante o la ingresan muy dentro de la cavidad bucal, o se la ponen hasta la campanilla para sacarle lagrimitas a su víctima o son tan soberbios que creen que pueden aventarle la eyaculación en la boca a cualquiera porque creen que les sale malteada de nutella del pene.

Por otra parte hay algotros que nada más de prefigurar una erección ya están salivando y poniéndose las rodilleras, porque se encuentran ejerciendo el sano entusiasmo por la felación.

De esos animosos obtuve las reacciones más jocundas. Uno de mis compadres dijo que su hit era chupar y acariciar el escroto, como si acariciara una bolsa de canicas hecha de terciopelo. Sin tocar mucho los testículos, porque eso aisla el componente de la ansiedad y es una caricia suave.

Otros se van por zonas lamiendo, chupando, mordiendo y abrazando con los labios, y se conducen del tronco de arriba para abajo como ositos koalas depredando un eucalipto y se regodean en la base de la cabeza con la lengua, aleteándo con mucha saliva haciendo puentitos de baba. Este movimiento de estimular el glande con la punta de la lengua es muy popular y asimismo funciona en un beso negro. Pónganle a cualquiera una lengua mariposeante en el culo y verán quién se desmaya…

Uno de los mejores tips gays para chupar o que me gustó al menos, es el de la presión manual, como apretando el tubo de la pasta de dientes, mientras sólo atienden la cabeza del falo con los labios, coronándola. Eso ayuda a que también el pene se ponga en otros sitios y se estimule con otras texturas, por ejemplo, untándolo en la parte interior del cachete, en el rostro, en el pecho.

Es importante no pensar en la chupada como un acto fijo, como normalmente tod@s hacen en el coito: nomás se echan y ya quieren que les hagan la faena completa. Para mamar es necesario que la persona a ser atendida se ponga en diferentes posiciones: de perrito, de pie, hincado, sentado…y de ahí uno se acomoda y se prende. Es decir: chupen si está colgante, o de lado reposando con su cabecita pensando en quién sabe qué cosas.

En la chacota un amigo querido me contaba que ha poco se lió con un casado que manejaba más de una hora desde su casa a la de mi compa porque su esposa no quería chupársela. En el trueque hasta acabó cabeceando el casado, porque ya saben que de ver dan ganas y más en el caso de las felaciones.

¿Quién la chupará mejor? ¿Ellas o ellos? Quiero pensar que no es una cuestión de sexo géneros, pero ya saben el que traga más, gana.

Gaggag: elia.martinez.rodarte@gmail.com

mamad

2 comentarios en “mamad

  1. También parte del goce es ver la ejecución y el entusiasmo del mamador o mamadora. Un amigo gay me decía “Ay sí mana, de hecho creo que lo gozan más que la mamada en sí “

Los comentarios están cerrados.