Dejen mi cuerpo en paz

11694790_10153477874007400_13875101049863798_n

Dejen mi cuerpo en paz

Diré lo que siempre trato de no vociferar, porque se me vienen l@s conservadores y machistas en desbandada como bisontes en ácidos. Todas las decisiones acerca del cuerpo de las mujeres son de nosotras, entonces un hombre que no se embaraza se mesura y no interviene en las decisiones de ellas sobre su organismo.

No soy una demonia horrible que desdeña a los hombres, sólo soy una persona realmente preocupada por el ejercicio libre, justo e informado de la reproductividad de las mujeres. Y el sistema machista nacional dicta que, en gran mayoría de los casos de embarazos no deseados, la que se fleta es la morra.

Amén de que debemos de lidiar con hordas de ineptos legislador@s y la gran falta de solidaridad, sororidad, de las mismas mujeres hacia otras. Existe una ausencia de empatía por parte de las autoridades hacia los asuntos de las mujeres.

Apenas se implementó la alerta de género en el Estado de México, que es una de las entidades en donde asesinan y desaparecen a más mujeres en el país. Por primera vez en ese estado. Tarde, pero sigue siendo urgente. Así hay muchos asuntos que se queman en relación a los derechos de las mujeres, empezando con los feminicidios, embarazo en adolescentes y la interrupción legal del embarazo.

En el caso de la criminalización de las mujeres que abortan, vamos mal querido público, en especial para todas aquellas que vivimos fuera de la capital del país, el único sitio en donde la interrupción del embarazo es legal.

¿De qué se trata ese asunto de que van a criminalizar a las mujeres que aborten? Pues que las causales que permiten la interrupción del embarazo en México pueden ser eliminadas. Las causales para realizar un aborto son: que el producto tenga malformaciones congénitas, que la madre ha sido violada, que ponga en peligro la salud de la mujer esa gestación, e incluso si vive en pobreza extrema. La de la violación es motivo para la interrupción legal del embarazo en toda la república. Se supone…

Esta ley de criminalización a la mujer que interrumpe legalmente su embarazo por cualquiera de las causales, citadas, actuará en contra de mujeres: no estarán en pleno ejercicio de sus derechos a la reproductividad libre y personal, y afectará a las más pobres, a las que menos recursos tienen, a quienes más vulnerables se encuentran cuando se embarazan en situaciones adversas. Ya tan sólo no desear embarazarse es una situación adversa.

Por eso los diputados y las diputadas del Congreso de Nuevo León no deben pasar la reforma al artículo primero de la Constitución del Estado este próximo 17 de julio, que busca garantizar el derecho a la vida desde la concepción.

Lo que hacen l@s legisladores es demostrar su poco apego al conocimiento de las leyes y de cómo funcionan éstas. No pueden darle reversa a un derecho que ya tienen las mujeres. No pueden dotar de derechos y personalidad jurídica a una “entidad” que vive adentro de otra que sí esta dotada de derechos, y mucho menos, a un óvulo fecundado. No pueden criminalizar actos como un aborto natural, un producto que nace antes de tiempo…

Esto no se trata de promover el aborto querido público, sino de negociar mejores condiciones de vida y salud para las que van a ser madres y para las que de plano no quieren. Mientras hacemos conscientes a los hombres que ayudan en la fabricación de esas criaturas, de su responsabilidad y de que ellos son la mitad del problema.

Hace 7 años en 16 estados se decidió criminalizar a las mujeres que incurrían en abortos, bajo cualquier causalidad. Nuevo León se quiere unir a ellos, y esto verdaderamente, será una tragedia nacional. Sería como redondear una injusticia, y tener que retomar una discusión, en la que muchísimas mujeres ni se meten. Ven al aborto y a sus asegunes, como algo que jamás va a rondarles. No aparten su mirada de la realidad. Al menos en Quintana Roo están tratando de tumbar la maldecida Ley Piña, que criminaliza a las mujeres que interrumpen su embarazo.

Apoyemos el derecho a las mujeres a decidir por nuestro cuerpo. Esta cosa de luchar contra la ultraderecha, es un sinsentido.

YoDecido: elia.martinez.rodarte@gmail.com

2 comentarios en “Dejen mi cuerpo en paz

Los comentarios están cerrados.