Finge tu orgasmo en cinco lecciones…

finge_orgasmo1

Arimateio Dantos, alcalde de un pueblo brasileño, Esperantina, en un acto demagógico y de severo temor a su esposa yo creo, instauró el orgasmo como obligatorio en su comunidad, para las mujeres. Hace 9 años, en una entrevista de radio en una difusora española, nos entrevistaron a mí al alcalde de Esperantina, a otras morras especialistas en el tema…Me pareció tierno…Cuando le pregunté al alcalde si estaba seguro que si mujer tenía orgasmos con él, me dijo convencidísimo que sí…Ése es el espíritu.

Según el Instituto Kinsey, sólo la tercer parte de las mujeres logramos el orgasmo teniendo fornicio…Hay que talonearlo.

…………………….

Orgasmo: sólo tú lo controlas

Hace un año estaba yo pariendo ornitorrincos organizando un festival que se llamó: Fiesta del Orgasmo. No quiero decirles cuántos favores sexuales y no sexuales tuve que ejecutar…No lo organicé este año porque sabía que ni siquiera iba a estar en la misma ciudad para realizarlo.

La única verdad sobre el orgasmo es que es nuestra responsabilidad. Una puede gritonear y decir que el pene de su bato es inoperante como el dedo meñique de un borracho, pero cada persona debe saber que su placer sexual es individual, personal y privado…Si es que conoce bien sus partes y cómo prenderse de la liana.

Para celebrar el día del orgasmo que fue el 8 de agosto, debemos saber las siguientes verdades sobre este milagro de l@s dios@s:

El orgasmo es un regalo para ambos sexos: la mujer siente una trepidación en la vulva y en la vagina: siente como que su genitalia aplaude.

En el caso del hombre se siente un retraimiento en el perineo, se inflama el pene y las venas del mismo se preparan, los cuerpos cavernosos se llenan y después lanza la malteada.

El orgasmo no es una sensación que sienten todas las personas: a veces la anorgasmia o la aneyaculación, son síntomas de algún problema fisiológico debe resolverse. Aunque existen personas, sexuales en extremo o asexuales, cuya propensión al orgasmo puede ser limitada. Es normal. No es un mandato bíblico tener orgasmos. Hij@s sí…

No es verdad que llegar al orgasmo juntos sea la sensación más milagrosa del universo. Éste puede suceder debido a una sincronización de los espasmos vaginales o peneanos, pero es nuestra responsabilidad que nos entreguemos a un orgasmo conjunto para de verdad gozarlo.

El orgasmo no tiene nada qué ver con los métodos anticonceptivos que utilicemos. Pero principalmente, tampoco guarda una relación con el uso del condón.

Sólo la gente ignorante, irresponsable, inútil y cómoda se abstiene de utilizar el condón en el coito. Es un accesorio de uso obligado que permite un metisaca efectivo y seguro, además de alta sensibilidad. Las nuevas generaciones post ochentas deben saber que es urgente utilizarlo. Ya no sean mamilas y enmíquense.

La transmisión del VIH, virus de inmunodeficiencia humana, a veces depende de qué tan bien se calce un@ el condón.

El orgasmo es la máxima manifestación de nuestro ser humano en el erotismo. Por la forma en que nuestro organismo cambia y se transforma. Un orgasmo produce mejores bebés y es parte de la selección natural. Es la prueba extrema que las paredes vaginales aplican a los espermatozoides. Sólo el mejor pececillo llega…(en teoría…).

Graben el momento de su eyaculación o del orgasmo…Verán la actuación de su propio cuerpo en un proceso de floración, en el que su sangre estará volcada en inflar su genitalia y en proporcionar jugos que siempre explotan como si fuera la primera vez que lo hacen.

Quizás sólo la sensación del orgasmo, como acontecimiento de nuestra especie, sirva para demostrarnos una presencia divina. ¿Por qué sólo los seres humanos tenemos la capacidad de sabrosearnos como posesos cuando nos venimos?

Sólo nos queda agradecer a la naturaleza por los dones con los cuales nos ha favorecido.

El orgasmo no tiene relación con el tamaño del pene, ni con el apretamiento de la vagina, ni con lo rojo de los labios, ni con lo dulce de la mirada: es un trabajo en el que cada quien se tiene que afanar en doble vía: para lograrlo en el propio cuerpo y para conseguirlo en el cuerpo que nos comparte.

El orgasmo es un derecho universal, existe, y además es una de esas raras joyas que se consiguen sudando, porque el placer está tan satanizado, que muchas veces la mujer se viene como loca con culpa, porque sabe que “no debe” sentir eso. Marraneaos en sus propios penes, vaginas, vulvas, culos o caras de personas. Es válido.

El orgasmo es de quien lo trabaja…No sé porqué no han puesto en letras de oro en el Senado de la República esta frase.

Nos vemos en las redes sociales en mi página www.ivaginaria.wordpress.com, en Ivaginaria en Twitter, Tumblr, Facebook y en todos los baños públicos en donde haya puesto mi nombre.

Orgasmo y vino: elia.martinez.rodarte@gmail.com