el primer dildo nunca se olvida…

Homemade_dildo_sex_toy_materials_grande

Mi primer dildo

Si la industria de la pornografía quisiese ampliar sus horizontes de negocio, podría incursionar en lo porno-educativa y sería el hit. Lo mismo el mundo de los accesorios sexuales. ¿No sería más seguro y saludable que nuestr@s pubert@s y adolescentes aprendieran de su satisfacción sexual con un juguete? Antes de que se lancen a los embarazos no deseados, las infecciones de transmisión sexual, los coitos sin condón…

El dildo es un instrumento ancestral. Los primeros hombres y mujeres tuvieron dildos en sus escenas sexuales y fueron hechos de todo tipo de materiales, desde hueso y piedra, hasta vidrio y el más fino látex hoy en día.

Si estás considerando comprarte tu primer dildo, sea de la edad que seas y si tienes hoyos, lee:

El dildo es una herramienta en forma de pene o de falo. Esto quiere decir que puede ser la imitación de un pene con glande, tallo y hasta venas le ponen. Otros son sólo un tubo de punta redondeada. Unos vibran otros no. Unos son de pedestal, es decir, los paras en un sitio y te sientas encima de ellos. Otros son manuales.

Existen de dildo doble, que es un gran tubo plástico en forma de pene bicéfalo: una punta se puede meter en la vagina y otra en el ano. O de ano a ano.

No sólo se compra un dildo y se va a casa a ingresarlo al hoyo de su preferencia. Es necesario tener a la mano un lubricante, porque de mí se acuerdan, vaginitas mías, si se insertan el dildo así en seco. Aquello les va a humear. Utilicen un lubricante amigable con el material de su dildo: el lubricante a base de agua será el mejor. Quizás si usan de esos aceites saborizados pueda ser rico, pero no siempre son compatibles con los materiales de los que están hechos algunos dildos.

Otro asunto a considerar es, si vas a meter el dildo por el ano o por la vagina. Esto es como meter la papita al dip: sólo la mojas una vez. En el caso de los dildos, o se penetra el ano o la vagina, pero nunca se alternan hoyos con el dildo, como tampoco se debe hacer con el pene, aunque se esté utilizando condón. De agujero a agujero se pasan muchas infecciones.

Si están usando un dildo y quieren hacer el salto de la muerte (de vagina a ano o visceversa), mínimo limpien el instrumento con una toallita húmeda y pónganle un condón. El hule siempre salva las situaciones y nunca tengan pena de ponerle un preservativo a una ñonga plástica.

Las toallitas húmedas y los jabones neutros e incluso, los jabones de esos de lavandería que se usaban para hervirse con la ropa blanca, son amigables con los dildos y los limpian adecuadamente. Nunca debe de dejarse de limpiar después de usarlo. Apesta.

La oferta de dimensiones de dildos es impresionante, pero nunca se goloseen en comprar uno imposible. Que tenga un tamaño que sea factible meter en todos los hoyos y elijan los más delgados para la zona anal, mientras le agarran el gusto o lo guardan para las ocasiones especiales.

Un asunto a considerar es que muchos hombres gays utilizan los dildos y ya tienen hasta su caja de herramienta de pura vironga de alto calibre. Pero también muchos señores heterosexuales bugas, gustan de que les horaden el culo con un buen trozo plástico. ¡A cuántos he visto relinchar de regocijo cuando les meten un dedo! ¡Ahora un dildo! La pura vida…

Entonces nunca descarten la posibilidad de que ese dildo que ustedes tanto atesoran, pueda ser parte del goce coital doble, si ustedes le dejan ir el deste. No es una opción sanitaria, pero pueden hacerlo ejecutando la operación del condón y lubricante que les comenté, aseando con la toallita húmeda. No se le quitará el estigma de que se metió tu dildo en el culo.

El dildo es una elección personal importante y no reparen en seguir su instinto cuando vayan a comprarse uno. Si quieren bueno va a ser caro, pero duradero y ponedor. Es la alegría de debajo de las cobijas y el apoyador técnico.

dildo

Nunca un dedo: elia.martinez.rodarte@gmail.com