Boca con boca: cunnilingus sentado

cunni

Sentarse en la cara

La sentada en la cara de un señor tiene su chiste, porque todo radica en la fuerza de las piernas y en el entusiasmo y gusto que le apliquen a la mamada. Lo demás son frivolidades o ganas de que nadie nunca les conozca el toto.

Cuando superen ese tonto temor a que alguien les vea en primer plano el coño y el orificio anal, que es una de las principales barreras a vencer cuando se trata de un sexo oral sentada en la cara, será cuando se enteren que existe el factor piernas.

Estamos de acuerdo que una no se puede apoltronar de nalgas en pleno, porque el peso de todo nuestro cuerpo se deposita en la boca y en la cara de la persona que va a hacer el cunnilingus, que en latín quiere decir la chupada que más les gusta a las damas.

Pero no se agüiten mis vaginitas parlantes, que para eso vamos a asuntar en las mejores posiciones para hacer este movimiento, que lo único que tiene es una función de pura gozadera.

Cuando una se sienta en la cara de un tipo, está siendo explorada puntualmente con la lengua en los sitios más importantes de la vulva y la vagina, los más sensibles. El clítoris está expuesto y erecto, el ano está tímidamente esperando a ver qué le toca en la chupada, y mejor lo dejamos tranquilito para no alternar en agujeros, que no es muy conveniente. O se atiende al ano o se atiende a la vagina. Nunca es buena idea atender a ambos orificios al mismo tiempo aunque se encuentren cercanos. Recuerden que el culo es por donde se emiten los desechos, por lo que si no tienen bien limpio el sitio, no es nada recomendable darles batería a ambos.

Sí es buena idea usar un dedo en el culo para estimularlo mientras se ejecuta el lengueteo en la vulva. El ano es sensible y cooperador. No lo dejen.

En el momento de aposentar su cuerpo en cuclillas en la cara de su mamador, tengan conciencia que deben hacer un equilibrio que les permita sentar y quitar un poco el peso.

Procuren acomodarse a como el placer les vaya dando. La lengua sólo se mueve desde el sitio de quien se encuentre acostado, pero ustedes pueden oscilar las caderas para que la boca de la persona que está chupando, pueda dedicarse sólo a chupar, en vez de resolver esos problemas técnicos de estar enmudecida por el bulto que se carga encima de ella.

Como es una posición en la cual ustedes deben hacer un esfuerzo físico por estar derechas, usen los brazos sobre la pared si están en una cama, o bien pepénense de donde puedan para ayudar en la caricia profunda.

Si logran controlar el balance del peso sobre la cara de una persona, entonces podrán concentrarse en lograr el orgasmo, o bien, dar un largo paseo en la boca de quien les está saludando en primer plano a su coño.

Muchos hombres y mujeres incluso, le tienen un temor extraño a la vulva y a la vagina, debido a las muchas formas que ésta puede tener, que nunca serán parecidas a las que salen en la pornografía, que son unos duraznos depilados hasta hacerlos parecer pequeños culos de macaco.

Ustedes usen su genitalia como esté, y no anden cambiándole el corte de pelo o se depilen hasta la deforestación cuando les vayan a hacer sexo oral. Simplemente con que se encuentre acicalada y que le ayuden a la lengua a encontrar el buen camino, será suficiente.

La posición del cunnilingus sentada es una de las más emocionantes, porque es difícil hacerla por los pudores, por la falta de un buen mamador, o porque a las morras les da freak poner el nalgatorio en pleno con otros cachetes.

Sólo consideren que ésta es una de las mejores formas de exponer la genitalia a una caricia completa, cuestión en la las mujeres debemos ayudar mucho, si consideramos que nos atrevemos poco al sexo oral. Es lo más rico del mundo y ninguna mujer de este planeta debe de irse de este mundo sin que se la chupen. Es un deber universal.

 

Flatulencias vaginales: elia.martinez.rodarte@gmail.com