Vía láctea en el rostro

isabeb

¿Por qué en la cara?

La eyaculación en la cara de una persona es uno de esos movimientos clásicos como: mirar a los ojos cuando están mamando, pompear (o apretar) más fuerte antes de venirse y esos requiebros falsos o verdaderos que llevan al éxtasis. Pero que forman parte del artificio de la ejecución sexual, la cual a la vez, es una pequeña producción.

Pero la aventada de semen en el rostro equivale a una necesidad de sometimiento, como un escupitajo en la cara, si se me permite la asquerosa comparación. Pero de que se trata de aventar un fluido, es cierto. Antes de que se me arranquen en tercera los machines que aman aventar su firma lechera en el rostro de una damita (o caballero…ajem), hay que señalar que esta es una práctica muy común, rete machín y muy hija del porno. Un lugar común incluso.

Aquellas morras con amasio poco experimentado, pónganles un video porno de eyaculación en la cara o bukakke, y al siguiente fornicio ya van a querer dar el manguerazo en la carita desprevenida. Es normal y hasta un paso natural hacia una de esas actividades que son un signo de dominación masculina y de un uso ineludible de su pene. Para que le apunten y le atinen, es que largas horas de vuelo han pasado entre ese falo y esa manita. Entonces la venida en el rostro me parece una de esas actividades recreativas negociables. Es justo que te pulse por aventarle tu relleno cremosito a tu compañer@: en la boca y los cachetes. Pero lo correcto es que la persona que va a recibir la descarga lo acepte y se cuide de no abrir los ojitos.

Pero así como existen personas que gritan “échamelos en la cara” aullando como ambulancias, así l@s hay que de plano no se ponen de tiro al blanco. Nunca mejor dicho.

En algunos casos, muchas se resignan a que les eyaculen en el rostro, por ser una práctica a la que se tienen que acostumbrar porque a su viejo le gusta. Así sucede con las morras que no gustan de mamar, y que le hacen caritas a la chupada. No está chido mamar con asca. Eso siempre acaba en guácara.

La eyaculación en la cara es también una forma de decir te amo…De mostrar dominio y sentirse superior; para ponerse territorial; para alimentar al ego y como satisfacción visual; para ponerle una mascarilla y otros muchos usos que los querid@s lectores de las redes sociales le otorgan a una venida en el rostro.

uner.gif

glu glu…nunca mejor dicho

Y en el tema de semen en la cara no debe olvidarse que quien eyacule, no avienta su sema cerca de los ojos. Por prudencia y respeto. Duele y es incómodo. No eyacular cerca de los ojos de alguien, y hasta de los de ustedes mismos, si son de esos muy clavados en el desenlace de su puñeta.

Otra eyaculación famosa y dramática, es la femenina, que siempre se recrea en la pornografía como si se reventara una tubería; de pronto la morra grita como si pariera y acto seguido se desagua. Con un chorro que sale como de una manguera agujerada.

Esta eyaculación en la carita de un hombre o una mujer, que hayan mamado con fruición la vulva de una, rara vez reflejan lo que en verdad sucede con las glándulas de Skene. Estas no avientan un chorro, que es producto de su eyaculación, disparado como un manguerazo. Esa es una de las vulgaridades del porno que no me gustan, y que tienen que ver con una caricaturización del coño. Lo que es y como se venga, ¿no? Esta nuestra lechita acuosa fue llamada semen femenino, por Hipócrates. Desde el siglo IV antes de Cristo ya se sabía que éramos buenas para estar mojaditas.

La eyaculación en la cara es un acto que, en el fornicio en pareja, es una especie de marcación de territorio, válida y negociable, siempre y cuando no se vengan en o cerca de los ojos. Otras prácticas de lecherear encima de otres como el bukkake, que es la eyaculación de varios encima de un@, va por cuenta y riesgo de la que va a tragarse todo eso. Nos vemos en las redes.

donde

Cuando vi la peli no sabía de qué se trataba este asunto awwww…(ahora tampoco…)

No tragar (VI): elia.martinez.rodarte@gmail.com