El orgasmo como explosión corporal no siempre genitálica o compartida…

sii.gif

Terapia para el orgasmo

Como hoy es el día del orgasmo es preciso saber realizar dos cosas: una es cómo fabricarnos un orgasmo personal, cotidiano y placentero y la segunda, asumir una actitud ante el orgasmo: es bueno que sepamos crear uno propio y uno para nuestra pareja sexual, pero tampoco es manda y si sale qué chido, y si no, sigan frotando.

Los problemas relacionados con el orgasmo son corregibles cada uno de ellos, porque lo que sale mal al no venirnos, es la misma ansiedad que le aplicamos a la consecución de un orgasmo. Existen otros problemas físicos, que podrían ser menores en ciertos casos, porque el cuerpo se ajusta a todo cuando se trata de sabrosear.

Pero la terapia sexual puede ayudar a las personas a encontrar su camino hacia los orgasmos. Aprovecho para informarles que no soy terapeuta sexual, no doy terapia ni acompañamiento, pero en algún momento podría ayudarles a conseguir algune en su ciudad o pueblo o villorrio.

¿Qué debe hacer la gente antes de iniciar una terapia con un especialista y terapista sexual? Primero, creer en ello y estar en el ánimo que ese profesional va a ayudar al descreme de nuestra alma.

Es necesario considerar que no hay que estar en pareja para llevar una terapia sexual. Aunque no exista alguien fijo, siempre cae algún incaut@, y eso implica más cuidado en la selección de las personas a quienes nos llevamos a terreno.

Sin embargo, tampoco es riguroso que lleves a tu pareja o compañer@ sexual si no lo deseas, aunque es recomendable en la mayoría de las ocasiones. Como se habla y se analiza sobre la vida sexual en solo y con alguien, entonces se puede aprender mucho sobre las necesidades de la genitalia ajena.

Aunque suene mega aburrido la idea de llevar terapia para algunas personas, el esfuerzo primario y personal debe ser de quien tome la terapia, en especial si su vida sexual presenta disfunciones. Por ejemplo, las mujeres que sufren vaginismo, que prácticamente se trata de que no aflojan su vagina al coito, deben atender este padecimiento para ser entidades coitales, y el tratamiento puede ser largo. Cualquier anomalía en su ejecución sexual, en sus órganos sexuales y en la operatividad de su cuerpo debe ser detectada y tratada.

La terapia sexual también puede ayudar a que se paren los penes de los señores. Además de la valoración médica física, sí es necesario darse la vuelta por la sesera de un señor que no presenta erecciones: el estrés, la vida sedentaria, el chupe y el cigarro, muchas drogas y una mala nutrición arruinan las erecciones, pero existen problemas profundos que pueden tratarse en la terapia, en especial con los inhibidores para la dureza.

A los terapeutas sexuales no les importa la preferencia y orientación sexual de sus pacientes, ni sus parafilias, ni sus manías, por lo que no son jueces de la cola de nadie. Son personas capacitadas para tratar a cada uno de los freaks monstruosos que somos, con nuestras mañas bizarras en la sexualidad. No se va a asustar cuando le confieses lo que realmente te excita y seguro sentirás un alivio y descargo tremendo: la terapia ayuda a sanar, a descargar culpas, a corregir conductas nocivas y tóxica, y a aprender a dar y recibir unos cogidones de miedo.

Cada sesión de una terapia sexual, sea cual sea el problema, implica que la persona que recibirá el tratamiento, se comprometa y sea responsable. Por lo que no se líen en terapia sexual con la primera garra que les ondee en la cara. En especial, debemos enfatizar que un terapeuta sexual no es lo mismo que un psicólogo o psiquiatra, quienes poseen otros abordajes, distintos para los problemas sexuales.

Parece que es necesario realizar un montón de cosas para vivir una buena actividad sexual y generar orgasmos, pero sólo se trata de soltarse, flojererar y cooperar y conocer nuestro cuerpo.

Nos vemos en las redes sociales en mi página @Ivaginaria en Twitter, Facebook y Tumblr, así como en http://www.ivaginaria.wordpress.com

Todes quienes quieran escribir y conocer el género de la columna, los invito a la cátedra Elena Poniatowska de la UANL. Pronto…

 

Orgasmeante: elia.martinez.rodarte@gmail.com