estamos y seguiremos atrasad@s…

No temas a hablar de sexo

¿Por qué hay un grito agudo en México sobre los temas de sexualidad? ¿Por qué existen padres y madres de familia que pretenden mutilar libros de la SEP por su contenido de educación en la sexualidad? (tomando en cuenta que son libros que circulan desde ha rato) ¿Por qué la iglesia católica mexicana y su alta dirigencia se oponen al matrimonio igualitario, vulnerando así los derechos de sus feligreses no heterosexuales?

He leído algunos argumentos en contra de la educación en la sexualidad, de los miembros de la Unión Neolonesa de Padres de Familia: son los mismos lugares comunes asustados, alarmistas, ignorantes y sin basamento científico de cualquier entidad conservadora y de ultraderecha. Pretenden arrancar las páginas de educación en la sexualidad de los libros. Mutilar los libros es como talar el árbol y su sombra a la vez.

La iglesia católica, siempre detrás de estas justas de los padres y madres de familia ultraconservadores, pretende una oposición  masiva contra los matrimonios igualitarios y marcharán en contra de éstos los días 10 y 24 de septiembre. Debiese unirse a esta marcha algún contingente contra la pederastia también.

No vamos a combatir ninguno de los argumentos de estas personas, asociaciones, cultos y ministros religiosos, porque no hay tiempo. Es urgente ocuparlo en resolver graves problemas de índole sexual como embarazos adolescentes, violencia de género, lgbtttifobia…

Cuando la educación en la sexualidad integral esté asumida y regularizada como una materia urgente en México, será que éste país, quizás, sea mejor.

Hablar de sexo y sexualidad no sólo debe ser páginas de un libro de ciencias, sino una responsabilidad continua de los padres y madres de familia, l@s maestros, l@s médicos y los ministros religiosos. En cada adulto responsable de criaturas recae la responsabilidad de educar, informar, reflexionar sobre este tema, y a su vez, estar informado, educado y con una idea compasiva y respetuosa de la sexualidad de las personas que le rodean.

Hablar de sexo y sexualidad es una conversación continua, porque el vivir la sexualidad no es una experiencia estática: cambia durante toda la vida útil del cuerpo de una persona. Por eso l@s niñ@s desde pequeños, deben aprender sobre la existencia de sus genitales en su cuerpo, para reconocer su organismo, y por desgracia también, para que aprendan a cuidarlo de los agresores sexuales. Esperar a que la criatura sea adolescente para hablarle de sexosidades, es lo que nos ha llenado de bebés a la nación.

Hablar de sexo y sexualidad es un derecho de los niñ@s y adolescentes. En diciembre de 2014 se promulgó la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Las personas que se oponen a la educación en la sexualidad, vulneran estos derechos, que son prioritarios para la  nación, porque una instrucción formativa sin el tema de la sexualidad, es incompleta. Ergo, la Unión Neolonesa de Padres de Familia atropella el derecho a la educación de l@s menores. Acatar una petición sobre censura del contenido sobre sexualidad, es una regresión de derechos, además.
Hablar de sexo y sexualidad es una responsabilidad de los ministros religiosos, sin intervenir en los designios del estado respecto a esta materia, porque la educación en México es laica e incluye la educación en la sexualidad.

Hablar de sexo y sexualidad es de urgencia nacional y se convierte en un asunto de moral cuando interviene la ignorancia y el morbo. La moralidad que plantea la iglesia católica y los conservadores, es poco práctica y no realista, sin compasión, ni solidaridad y afecta a la población más marginada y vulnerable.

Hablar de sexo y sexualidad sirve para analizar la abstinencia, los métodos anticonceptivos, el aborto, la iniciación en la sexualidad y la reproductividad como responsabilidad de cada un@. Niñ@s y adolescentes requieren ser informados y educados para cuidar su salud sexual y reproductiva. Es falso que ello propicie un interés en la sexualidad, azuzándolos a forniciar.

Hablar de sexo y sexualidad ayuda a las criaturas a “comprender” la pornografía que ven, y sepan diferenciar la verdadera vida sexual del artificio.

Hablar de sexo y sexualidad es una tarea para cada un@ de nosotr@s. Por el sexo, somos.

 

No a la censura: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

Un comentario en “estamos y seguiremos atrasad@s…

Los comentarios están cerrados.