Mixtura caída del cielo: sexo y pasteles

caketres

El arte del pastel erótico

La pastelería erótica es una de las formas más divertidas y sabrosas (en algunos casos) de celebrar la sexualidad y la genitalidad, que en ocasiones, la gente asume con morbo e ignorancia.

Un buen culo abierto, un pene generoso, una vulva pulposa, unos pechos con pezones puntiagudos y brillantes…Son algunos de los temas de la pastelería erótica y de los panecillos en forma de genitales, mismos que he visto tragar a tanta gente, de un solo bocado, en un acto de boquetonería increíble.

Debemos agradecer a las personas que hacen pastelería erótica y a los panaderos (que no son lo mismo), por darnos la dulzura directo a nuestras bocas, sin tener que bajarnos. El dulce es inherente al sexo y se ha dotado (imaginariamente) de sabor dulce a los fluidos corporales, a los besos y al erotismo en todas las culturas y épocas. Cito: 4:11 “Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa;/  Miel y leche hay debajo de tu lengua”; (Del capítulo 4 del Cantar de los Cantares), lo cual nos lleva al eterno lugar común de los besos dulces con miel, que el poeta García Lorca lleva más allá de sólo tragar: “La miel es la epopeya del amor, / la materialidad de lo infinito.// Alma y sangre doliente de las flores/ condensada a través de otro espíritu.”

La popularidad del pastel erótico también ha aportado mucho a la educación en la sexualidad: nos enseñan las fisonomía de la genitalia, del culo, de los senos…A veces un poco gráfico y revelador de la mentecilla perversa del panader@, como los que ponen la sección anal abierta sin restricción o quienes hacen pasteles de “feliz parto” y el pastel es una vagina pegada a un bebé saliendo al mundo. Ash.

cakeuno

La pastelería erótica además fomenta el buen humor y la sana convivencia y conversación alrededor de los temas tabús  e “incómodos” que suelen ser los del fornicio: ver un pene gigante forrado de chocolate y que sea comestible lleva al chistorete y al antojo, pero ya después de ver un trozo, la gente se relaja y habla con honestidad.

Imaginen esa escena educativa: esas damas discutiendo si en verdad los testículos son tan grandes como los del pastel con forma de pene; o al grupo de morros celebrando alrededor de unos pechos gigantes con pezones de azúcar medio salidos de un brassiere; o el fiestón que se va a armar por inicio de operaciones financieras con un enorme pastelote en forma de culo.

El pan y los pasteles al servicio de la dulzura y del erotismo es un asunto junto con pegado. Los postres sólo poseen la misión de hacernos sentir placer y felicidad, por eso desde los tiempos antiguos se celebraban los nacimientos con pasteles, como en Grecia, por eso comemos pastel en los cumpleaños y los egipcios celebraban con panes de miel y ajonjolí. Los romanos, que como sabemos todes, eran de boquita feroz, separaron a los panaderos de los pasteleros en el siglo cuarto D.C., tradición que continuaron los pasteleros franceses siglos más tarde, quienes mamilamente crearon una asociación para desagremiarse de los panaderos en un pleito que tardó el resolverse 300 años.

cakedos

La pastelería francesa estaba al servicio de la cachondería en su esencia completa; así como eran de ridículos y exagerados sus peinados, así se erigen sus postres y pasteles. Que muchas veces ostentaban la forma de genitales, culos, pechos, y cualquier cosa que el imaginario pastelero pudiera ofrecer. El exotismo también es influencia latina: de cuando la florentina, Catalina de Medici llegó a la corte francesa en 1533, con una lista de venenos efectivos contra sus enemigos y un equipo de cocineros, panaderos y pasteleros, que cambiarían la historia de los postres para siempre.

Y gracias a la Medici, también podemos gozar de la adicción a la azúcar y al dulce, la sofisticación de los sentidos respecto a los pasteles y postres y disfrutarlos en formas genitálicas.

Sólo tengo una objeción: la mayoría de los pasteles eróticos modernos, están forrados en su mayoría de fondant, que me resulta francamente asqueroso y una contradicción. Sólo engulliré betún de mantequilla.

Nos vemos en las redes sociales y en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Nelly postrecitos: elia.martinez.rodarte@gmail.com