La paja de Orinoco y otras jaladas…

orinoco

Jálate por unos tacos

Qué manera de encuerar el machismo, misoginia y sexismo en México con una sola jalada y sin final feliz…El domingo pasado, una pareja de borrach@s amanecid@s fueron detenidos en una taquería de la calle Orinoco, en el llamado centrito de San Pedro (uno de los ranchos aledaños a Monterrey), porque la mujer estaba jalándosela a su acompañante masculino, quien pene al aire, se dejó pajear. Beso y manuela, beso y manuela y así mientras la gente miraba, grababa y hacía lo mejor que sabe hacer: se hacían ueyes.

Un inepto, ineficaz y torpe equipo de la taquería Orinoco, no impidió el acto, no cuidó a ninguno de sus clientes (incluso los exhibicionistas de la masturbada), permitió el ingreso de la fuerza pública provocando un escándalo innecesario que derivó en una exhibición pública y vergonzosa en las redes, particularmente, de la muchacha,.
De él sólo sabemos su nombre y que ya lo corrieron de su trabajo, aunque no recuerdo que la paja pública y exhibicionista realizada fuera de las horas de trabajo, sea una causal de despido.

De ella sabemos su nombre, su cara, dónde vive, el cárdex de su escuela, sus cuentas de las redes sociales y muchos datos inútiles que no necesitamos nombrar porque no es la idea revictimizarla de nuevo, ni a él tampoco. Aunque el hombre masturbado no fue expuesto como la mujer.

Terra cabeceó su nota con un: “Detienen a mujer…” bla bla gua gua y sacó una nota con un perfil de la mujer que hizo la masturbación.

indice

Ella es una víctima porque la señal del escarnio y el acoso en las redes es sexista y dirigido a ella. Porque le hizo la pajuela a ese pobrecito. En México todas somos putas hasta que se nos compruebe los contrario. Según la psique macha mexa, hasta la mamuchis más santa, la abuela más chida, la hermana más ñoña, lo son, en especial si son ajenas. Hasta el más mesurado, feminista y equilibrado hombre esconde el icono de la puta en su clóset machín, para usarlo en la ocasión de juicio a una puta que así considere por su propia percepción de la putería. En la genitalia femenina está la “falla”.

En el imaginario machista mexicano, siempre hay una piedra que aventarle a cualquier mujer. Aunque en este caso, peca tanto la que hace la paja como el que se la saca. Que tampoco sacó la gran mandarria, ni está para que se desmaye nadie con  ese falo: fue una puñeta equis, grabada por varios comensales que no dijeron nada, sólo los captaron con su cámara para las redes sociales, grabando taimadamente, según ellos bien sordeados, escondidos en esa nueva forma de ser cobardes, que es tras una cámara impune.
Además de idiotez y pasividad por parte de la gente de la taquería, quienes debieron hacerse cargo del suceso por consideración a sus clientes (aún los que tuvieran el pene de fuera), la clientela prefirió hacer vídeo, escarnio y viralización. Nunca está demás humillar al prójimo y en nuestros tiempos cualquier entidad mamífera trae consigo algo con qué grabar.

El personal de ese establecimiento no sólo no respetó las elementales normas de higiene al permitir una manuela entre las mesas de su changarro, sino que permitió la viralización de un contenido que puede resultar asqueroso…E inexacto con la oferta del comedero, porque en ese vídeo pudieron haber salido aderezos que no estaban en la carta. Si me creen que me paso deveras con este chiste asqueroso, debían de ver los memes y burlas sobre la jalada. Ahora anda un letrero de prohibido por internet, en donde bajo un circulo de prohibido, esta una manita masturbadora apretando un pene duro. “Se le suplica a los clientesde este restaurante no hacer sus jaladas aquí”. Nunca mejor dicho.

La policía llegó por la pareja pajueleadora a la taquería y l@s sacaron esposad@s, luego de ser sorprendidos con las manos en la masa. Como en una fiesta de mandriles que acaban de verse al espejo, todos aplaudieron triunfales. “A huevo, a huevo” farfullaban esos pobres, quienes seguro pajuelearon solos, a su vez, esa madrugada.

Además ¿qué clase de ridiculez es esa?, de que ya una no puede fajar en el restaurante a sus anchas sin que algún primate saque su celular y te graben. Ash.

Nos vemos en mi página de http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Ya no hay intimidad: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

3 comentarios en “La paja de Orinoco y otras jaladas…

  1. Tanto show para que al final tu seas quien tiene pensamientos perversos de libertad sexual publica, comprendemos que los dos son culpables, pero quien es la que permite o accede? ella , si!! ella !! por que ella, si!! tu Mujer santa y denigrada es quien pone pauta al acto, le pone ritmo y sazón. no vengas con cuentos dogmáticos y defensas feministas que no existen. los HECHOS SON: FALTAS A LA MORAL Y PUNTO, y por esa razón se van esposados. y si!! esta mal que los graben, pero como dicen todos y hasta tú… es documental periodístico que vende.

Los comentarios están cerrados.