El Trump que quisiera salir con su hija…

asca

Trump el incestuoso

Cuando un padre permite que a su hija la denominen como “un buen pedazo de culo” algo anda realmente mal. Es una sentencia universal inamovible. Ningún padre quiere que a su hija la denosten como una pieza de tafanario, ni que la definan como un objeto sexual, aunque el machismo y la misoginia, quizás sí sean los vehículos para que un padre intolerante e idiota llame “puta” a su hija. Algunos hombres ignorantes suelen ser así.

Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, ha cavado su propia tumba siendo el proverbial patán que todes conocemos, por ese enorme hocico que las diosas le proporcionaron a esa enorme cabeza forrada de vello púbico de castor sifilítico.

Por su propia boca se encuentra con el culo expuesto mirando al cielo, porque es el primer candidato a la presidencia de Estados Unidos que hace comentarios pro incestuosos en la historia de esa nación.

Me perdonarán por la obvia vulgaridad de hablar de Donald Trump, pero sí importa que un estadista no sea una mierda de persona, en especial si dirige el destino de un país que manipula las cuerdas del planeta que habitamos.

Donald Trump aseguró en una entrevista de radio en 2005, que su hija Ivanka Trump era un pedazo de culo, bombazo de caca que le estrellaron al candidato los del periódico The Washington Post, que ya lo traían en jabón.

giphy.gif

Esta revelación ha propiciado que 15 líderes demócratas le quitaran su respaldo, que le hayan solicitado que deje la carrera hacia la presidencia, y hasta el reclamo de su actual esposa de Europa Oriental, quien dijo que sus palabras la lastimaban.  Trump sólo dijo: “lo que dije estuve mal. La regué. Me disculpo”. Si todavía hay gente que no le perdona haber nacido, imagínense con estos dichos.

Sin embargo las alusiones de Trump sobre su hija Ivanka como el gran culo son de hace tiempo.

En el año 2006 apareció en el programa de televisión estadounidense “The View”, acompañado de su hija Ivanka, de quien dijo en su cara: “si no fuera mi hija, quizás estaría saliendo con ella”. Las conductoras de la emisión, todas mujeres, en un guácala colectivo le expresaron que él era extraño y que si se creía Woody Allen (quien se planchó y casó con la hijastra que adoptó con su ex esposa, el muy atascado). Al final del video se ve a la hija Ivanka con una cara de ¿por qué tuve que ser el espermatozoide de esta entidad antinatural?

Lo más asqueroso es que él presumió haber creado a esa belleza de hija, con el mejor cuerpo, alta y con figura de modelo, con la cual quisieran salir todos los hombres de su país, como dijo en 2004 a la New York Magazine. En esa misma revista declaró en 1992: “Mujeres: hay que tratarlas como mierda”.

ivakaasca

A veces pienso que Trump es ese niñato que le mete un dedo al enchufe de la electricidad, sólo para ver cómo se le erizan los pelos de los cojones. Es un sinsentido la candidatura de un hombre que no respeta a las mujeres, que habla de ellas como piezas de coño a quienes puede manosear porque es famoso y tiene varo, cómo el mismo declaró. Dichos que le han empinado en grados inobjetables.

No olvidemos de Donald Trump su pasado de violador y acosador sexual. Ivana Trump, una de sus tres esposas, declaró que él la violó, luego ella suavizó la historia, en un acuerdo con la editorial que publicó uno de los inverosímiles libros de su ex esposo. Después Donald Trump en otro de sus proverbiales hociconiés comentó que técnicamente ningún esposo puede violar a su esposa. Si existe sexo en un matrimonio sin consenso, es una violación.

Trump nos enseña muchísimo de la condición humana, pero también es la amenaza anaranjada que podría arruinar al planeta si gana la presidencia de Estados Unidos. Él mismo declaró a la revista Playboy en 1990: “Si esta nación (Estados Unidos) se vuelve más gentil o más noble, literalmente, dejará de existir”. Si él gana, el planeta dejará de ser más gentil y noble.

Basura anaranjada: elia.martinez.rodarte@gmail.com