Para los papás que están criando hijas

Para el papito de su princesa

Si un señor te dice: “es que sí hay que respetar a las mujeres, ¿ve-ah?, ellas son como la mamá de uno, la hija o la hermana…”, sabemos que hay algo malo en los neurotransmisores de esta persona: no se trata de respetar sólo porque les recuerdan a su jefecita chula, sino porque es otro ser humano. Partamos de lo básico.

Ayer que fue el Día Internacional de la Niña, sólo circularon las atroces noticias de cómo les va a las criaturas menores de nueve años en este país, y cómo a partir de esa edad, pueden convertirse en madres, a causa de ataques sexuales y violaciones de parientes o personas cercanas.

En el mundo, el escenario para las niñas es cada vez más horrible, porque es más visible y viralizado el maltrato, la violencia, los abusos sexuales, la trata y prostitución de criaturas y la maternidad infantil.

De las cifras de Notimex sobre el día de la niña, surgen horrores como las 64 millones de niñas casadas en el mundo, o las 92 millones de criaturas a quienes les han realizado la mutilación genital o la más sangrante de todas, las 120 millones de muchachitas que son forzadas al trabajo sexual y son sujetas de agresiones sexuales.

nina

Estos números parecen lejanos y despersonalizados, pero las estadísticas sobre la muerte de mujeres, pedofilia, violaciones, feminicidios y todo atropello contra una mujer, son cotidianos en México, en cualquier sector social y ciudad de esta nación. Y nosotros estamos criando a esas niñas y muchachas que deberán apañárselas en este país sangriento y horrible para crecer como mujeres libres.

Es momento en que los hombres (solos o acompañados) que están criando hijas sean conscientes de generar mujeres fuertes y empoderadas, lejos de las princesitas dulces, vírgenes y edulcoradas que algunos, a veces, pretenden que sean sus crías.

Los padres deben enseñar a su niña a respetar y a conocer su cuerpo como una entidad personal, privada e íntima, y a saber los nombres de su genitalia. Para que sepa los nombres correctos, y para que si ocurre un abuso sexual o tocamiento, ella sepa decir qué le pasó y acusar sin miedo.

El papá de una niñita debe enseñarle a decir “no” a situaciones incómodas, violentas o que le provoquen miedo, así como no obligarla a tratar con personas que no le agraden, o a saludar cuando no quieren, o a que se queden con desconocidos.

Un papá que cría a una hija debe tratarla como a sus hijos varones sin ninguna distinción. El trabajo doméstico es responsabilidad de tod@s, y si aún vives en una familia en la que tú y tu madre son las únicas mujeres y las sirvientas, es momento de que tomes el próximo boleto a la máquina del tiempo y te regreses a 1950.

ninas

El padre de una muchacha o niña debe enseñarle a defenderse, a ser desconfiada, a mirar bien por dónde camina en las noches, a gritar y a golpear si es preciso, a denunciar y a protestar, pero ante todo, debe confiar plenamente en ella y en sus decisiones, porque es producto de su crianza. Existen padres que siguen creyendo que sus hijas violadas son las provocadoras. Eso es una doble victimización.

Un papá con una hija establece una referencia de proveeduría, en los casos de que el padre trabaje y asimismo de cuidado del hogar, si a él le toca el jale doméstico. En ambos casos hay un precedente de independencia y autonomía: las niñas deben aprender a valerse por sí mismas para el dinero y para cuidar su hogar.

Un papá debe enfatizar en la educación en la sexualidad de su niña, conocer los días de su menstruación, comprarle las toallas y de ser preciso, llevarla al ginecólogo y permitir que lleve un control natal si ha iniciado ya su vida sexual. Insistan en que use condón.

Cada padre es responsable de la educación integral de su hija como una mujer autónoma, independiente, empoderada y sabe que no es la propiedad de su papito, que además no la considera como un sujeto sexual ni virginal, porque sabe que está criando a una mujer que podrá decidir bien sobre su genitalia y su vida.

 

Difícil: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

2 comentarios en “Para los papás que están criando hijas

  1. No se puede hablar y comer pinole al mismo tiempo. Hablas de q haya libertad en cuanto a la sexualidad convirtiendose en libertinaje y cuando se violan los principios y valores verdaderos todo se corrompe. Investiga q se les quiere enseñar a nuestros hijos en la escuela y te daras cuenta q todo tipo de perverciones se les quiere ver como normal. ¿Como pides no haya feminicidios,acoso,violaciones,pornografia,violencia,etc si tu en tus articulos promueves todo lo contrario?

Los comentarios están cerrados.