Facesitting

namio-harukawa-viralnetics-17.jpg

Sentarse en la cara: el desafío

No pasa un día sin que estemos con feminicidios, viejos verdes sabroseándose la imagen de una violación, niñas madres, violencia…Imaginemos que nuestro país vive una sexualidad responsable, gozosa, saludable, consensuada y por ello hoy hablaremos de lo bonito – y lo raro- de sentarse en la cara de alguien, sea para poner la genitalia o el culo.

El ejercicio de sentarse en la cara de otr@, de poner el culo y la genitalia literalmente en la fascia de una persona, es uno de los actos de intimidad más significativos entre compañeros sexuales. O hay mucha confianza para afrontar ese nuevo universo o bien, están muy calientes y de pronto alguien se montó.
En la historia de las sentadas en la cara, las mujeres somos las que llevamos mano, en especial porque poseemos más orificios explorables con la lengua, la boca, los labios, la nariz y hasta con las pestañas.

Sin embargo los hombres, al posar su tafanario en el rostro de alguna persona, exponen absolutamente su zona perineal, siendo receptivos a una buena lamida. Para las personas de manos diestras, pueden aprovechar la lengüeteada anal y perineal, para agitar con fuerza el pene en una masturbada vigorosa. Esa malteada va a llegar hasta la pared, de mí se acuerdan. Es una maniobra difícil, un tanto controvertida, pero es de esos movimientos sexuales en los que el semen sale desde los confines más remotos de los cojones. El perineo es el santo grial del cuerpo masculino, y hay que saber llegar.

Debemos agradecer el sentón, porque es un acto de confianza. Imagínense qué postura asume un@ cuando se sienta en cara de alguien: para empezar, se debe pasar la pierna por encima y ya en ese pasón y de oteada, lo más profundo de nuestro cuerpo se expone a la vista en primer plano, de quien nos acompaña en el fornicio. Es un momento hiperreal en nuestras existencias.

namio dos

El pelo, el aroma de la genitalia y del culo, la densidad de la mata, el aguante para mantenerse en la posición sin dejarle caer toda la humanidad a la persona, son factores que debemos de considerar antes de enchufarnos a la boca ajena con nuestra pudenda.

Además de que la zona debe estar lo mejor acicalada y limpia posible, pelos, jabonazo y mucha agua para eliminar esmegmas y olores, en muchos casos es necesario utilizar métodos de barrera sobre los orificios. No nos podemos soltar lamiendo ni mamando a cualquiera. Acuérdense de lo que les conté sobre la salmonelosis que le dio a un compadre por hacerle besos negros a dos muchachas.

Un hule para un cunnilingus o un beso negro, se puede elaborar cortando un condón a la mitad, a lo largo y sin separarlo. Que quede como unas alas de angelito que permitan estirar el látex y facilitar la exploración de la lengua, pero con el plástico de por medio. Ahí sí les conviene usar condones de sabores y con textura si quieren, para que el culo o la genitalia sientan sabroso y su lengua se estimule. Por ejemplo un condón rugoso y texturizado que excita la boca al contacto o uno con sabor a mentol, siempre son estimulantes. Pueden utilizar plástico u otro material acomodable para mamar, pero no está chido dejar que una persona random se siente en nuestra cara, si no sabemos en dónde han estado ese trasero y genitalia.

mene

No a todes se les frunce con la idea de sentarse en la cara de alguien. Hay quienes aprovechan la sentada para abrirse y regodearse en el rostro entero del amante como un acto de dominación bastante goloso y asfixiante. El artista japonés Namio Harukawa pinta a unas gigantas de tafanarios como el mapa de Australia que exprimen entre sus enormes nalgas a las pobres caritas de unos hombres que son literalmente devorados por sus culos.

En el mundo de las parafilias estaríamos hablando del facesitting, si sólo se trata de sentarse en el rostro y ser mamad@, pero quizás sería salirofilia el sentón con apretón de fascia, porque se trata de dominio o denigrar…incluso es un movimiento preferido de los coprófilos.

Nos vemos en las redes: Facebook, Twitter y http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Muslos mariposa: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios