y los sueños…sexo son

Suéñame ésta

Los sueños cachondos no son mi especialidad. Le decía a mi querido público de las redes sociales que antier soñé que lavaba los trastes, y de lo demás, nada. Cuando se trata de explicar los sueños eróticos, sexuales o pornográficos, las personas alucinan un mundo de razones y sinsentidos para interpretarlos. Además de que les gusta contarlos con detalles morbosos.

Para la mayoría de quienes cuentan sus sueños eróticos, ell@s son los protagonistas y por lo general, se echan unos polvazos con gente conocida y desconocida, en largas y productivas faenas de mucho coito. Ponen como nunca. Nunca mejor dicho.

sueñodos.gif

un señor en facebook dijo que soñó que era un candil italiano en un burdel… #Errr #SigueLaLuz #AbstractoVoyeur

Ejecutan fantasías bastante comunes, que no son la gran cosa, y cuando se salen de lo normal y se ponen salvajes, realizan sexo con extraterrestres o personajes mitológicos, y nunca falta quien se anda tirando a su mamá o a su abuela o se sabrosea a los primitos menores en sus ensoñaciones. Dormido no cuenta ni es estupro…

Desde que la humanidad despertó a la posibilidad de soñar,  de poder hablar de ello y asumirlo como parte de su vida, se reflexiona sobre lo que viene al dormir. Los seres human@s han intentado leer en sus sueños muchos mensajes, profecías, apariciones, revelaciones y en el soñar están basadas algunas historias de todas las mitologías del mundo. Somos materia de sueños, desde cualquier lado que se nos mire.

sueño1.gif

hueva milenaria aquellas personas que sueñan y creen que toda la basura de su inconsciente es una profecía…#ShooNostradamus

Alguien vino en sueños y te dijo, hizo, llevó o provocó y eso debe significar algo. Primero fue el psicoanalista Sigmund Freud, quien abrió la puerta al ático de nuestra mente en “La interpretación de los sueños”: nos ayudó a percatarnos de la capacidad de soñar, de la expresión de estas imágenes y a verbalizarlas: esto sucedió hace 117 años. Luego Carl Jung se clavó en la interpretación de los sueños, la cual nos enseñó que los seres humanos estamos hechos de los mismos lugares comunes que cualquiera en este planeta; que reciclamos los arquetipos con los cuales creemos que podremos completar nuestras pequeñas existencias y que proyectamos nuestros complejos cuando dormimos y pasamos nuestra película.

Al contar un sueño erótico, por ejemplo, cumplimos con ese arquetipo de héroe o heroína que menciona Jung, que  encanta a cualquiera, por ello en la mayoría de los sueños sexuales, el protagonista o al menos quien recibe la mayor parte de la sabrosura, es quien está soñando.

sueñotres.gif

qué chido desear como desea el Sr. Smithers: una pasión tenaz #AsíQuieroSoñar

Por ejemplo, uno de los lectores contó que en un sueño le hizo el sexo anal a una mujer, porque a él le encanta, y siempre convence a las pobres tontas que se tira de darle el orto. Después comentó una serie de detalles nítidos, como la lubricación de la muchacha y cómo se puso él, con una claridad tal, cual si lo acabara de soñar hacía dos minutos y hasta en alta definición. Yo ni siquiera me acuerdo si en mi sueño estaba lavando los trastes con la esponjita correcta para vasos y platos…

Entonces si seguimos las teorías de los personajes de la psicología, cuando soñamos cachondo estamos poniendo en la pequeña vitrina de nuestro inconsciente a una serie de personajes, sucesos, situaciones, estados de ánimo y hormonales, que de alguna forma nos alteran.

Descartaremos los sueños sexosos de los adolescentes que les ayudan a descargar espermatozoides en las noches seminales. Ellos necesitan ese descreme.

leche.gif

Si tu dejaste tu sábana com emisiones seminales, sé práctico: lava SOLO el pedazo con jabón neutro, pon una toalla en la cama, extiende la sábana y que la toalla quede debajo del sitio lavado.

Los tipos más frecuentes de sueños sexuales son con la ex pareja, el jefe, el profesor, con un extraño equis, con un personaje famoso vivo o histórico, con una persona del mismo sexo, con algún familiar cercano y con un enemigo. La presencia de alguna de ést@s en un sueño erótico, según la psicólogía junguiana, puede significar muchas cosas, sin embargo determina en qué lugar nos situamos ante esa persona y visceversa.

Soñar que nos tiramos a alguien también revela aspectos de una personalidad, que deben ser analizados desde el marco del conocimiento de un paciente y su historia. Creo que ya es una enorme ganancia forniciar en un sueño, acordarse y poder contarlo hasta con las exageraciones del caso. Si lográsemos dominar el poder de soñar y ejecutar sexosidades en ese estadio de nuestras vidas, no me despertaría nunca.

Nos vemos en las redes sociales y en http://www.ivaginaria.wordpress.com

…mucha agua, eso sí: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios