Mujeres que pagan por sexo

Después de cumplir 50 años le dio, y le sigue dando, vuelo a la hilacha cobijando su cuerpecillo con el de muchas carnes frescas que por ahí le rondaban. Hizo un replanteamiento de su vida sexual y decidió que ella lo que quería era tener fornicio y pasársela chido. Pensó en pagar por la actividad sexual, pero al final no tuvo necesidad, sin embargo enfatizó en la opción de que nadie se debe quedar con las ganas y debe de disfrutar el acto del amor carnal.

Ivaginaria

Imagen

¿Pagarías por sexo comadre?

Una mujer que paga por servicios sexuales provenientes de una muchacha o de un hombre para obtener satisfacción erótica puede ser una rara avis. Además de ser una que ejerce su poder sexual.

En este planeta en el cual consumimos mercancías de todas las cataduras y pagamos por ellas, la existencia de mujeres que paguen por las pieles de un muchacho, no es algo raro.

El prejuicio contra el trabajo sexual en general y el poco gasto de una morra por las carnes de un batillo, quizás ha hecho de la prostitución masculina algo invisible o poco conocido, pero son legendarias las historias de las señoras que van al súper y ahí se levantan a estudiantitos hambrientos que pueden hacer buenos jales debido a su alta concentración de testosterona, ergo, de buena y potente sema.

Lo único malo que posee el trabajo sexual masculino es que…

Ver la entrada original 557 palabras más

Anuncios