El arco del triunfo: el espacio entre muslos

thigh-770x288

Pierna de horqueta a la moda

En mi provinciana niñez saltillense escuché a muchas personas hablar y criticar, metichescamente, a las morras con “piernas de horqueta”. Esta es la característica de las personas con piernas arqueadas, mal llamadas zambas así como también es despreciable el mote de piernas de horqueta. Pensé que era una condición física de nacimiento. Esto causaba que fueran señaladas por gente imprudente, que no cesa de creerse perfecta y con derechos de criticar vilmente. En la mayoría de los casos no eran chicas con piernas arqueadas, sino mujeres extremadamente delgadas.

Ahora esta condición de piernas separadas, en este caso, muslos separados, creo que es un asunto de salud pública…

Las morras y mujeres de todas las rodadas se encuentran obsesionadas desde hace buen tiempo, por tener un espacio entre sus muslos, que es un signo de flacura y de buen cuerpo. Es un rasgo de atractivo físico deseable. Se puso de moda, con algún esqueleto de pasarela alimentado de aire y de disciplina de maniquí intercambiable. Entonces con ejercicio, dieta, pomadas, sobadas o cualquier remedio, muchas pobres mujeres que ignoran la importancia de su salud, desearán no sólo ser flacas, sino que la luz les pase entre el coño y los muslos.

calv

Mi bola de cristal dice que no lo lograrán la mayoría de las mujeres. También que habrá muchas que quizás morirán en el intento, y esto está afirmado con todas sus letras. Las adolescentes pueden prescindir de la ingesta de las 2 mil 500 calorías diarias que recomienda la Organización Mundial de la Salud, con tal de no aumentar de peso y conseguir ese espacio aéreo entre sus muslos.

Siento real compasión por todas mis culonas compatriotas y compañeras, que no lograrán un milímetro entre sus piernas. Así es morras, somos de esa banda que se acaba pantalones de mezclilla porque la generosidad de las carnes que rozan nuestros muslos se andan dando besitos todo el día y la tela se desintegra ante la fricción. Somos de las que nos rozamos en verano por el franeleo de las piernas que siempre van juntas como si anduvieran cuidando la genitalia. Por eso hay que usar fresco talco.

Conseguir un espacio entre los muslos es una obsesión estética que ya mea fuera de la batea, y se une a los otros problemas de salud de las mujeres por sus obesiones por adelgazar. Una cosa es bajar de peso para preservar nuestra salud y sentirnos mejor, y coger más rico y pleno, y otra muy distinta querer ser delgadas en extremo. Está bien que están ricos los flaquitos y son para untar hasta la pelvis, pero en las mujeres, unos muslos gruesos, una cadera amplia, una ausencia de hueco entre las piernas suelen ser signos de la identidad de nuestro cuerpo de nuestra raza y acorde a la genética de cada mujer.

starv

Los sacrificios por la belleza me parecen la mayor desgracia que le ha sucedo a las mujeres desde que la vulva empezó su pesar en este planeta.

A las chinas se les rompían y vendaban los pies desde niñas para que sus pies de adultas midieran 10 centímetros. Las mujeres de la tribu Padaung en Tailandia, sufren para siempre dolores de cuello y espalda, al ser “anilladas” desde niñas. Mientras crecen van alargando su cuello con anillos que modifican su esquelto. Son conocidas como “mujeres jirafa”. Y ahoy es popular la cirugía plástica de reconstrucción de vulva y vagina. Esta es buena cuando se trata de resolver un problema derivado de un parto, como una episiotomía mal realizada u otra disfunción. Si se operan el coño nada más para que en sus mentes luzca más bonito, querida pública, creo que tenemos un problema. Ningún cánon estético que rija o esté de moda, será lo suficiente para lograr un buen fornicio, o mejor autoestima o mayor seguridad. Ningún bisturí le dará sabrosura a la vulva y vagina si esto no está en la cabeza.

Por favor no permitan el deterioro de salud de una mujer que busque, a costa de su salud, conseguir un estúpido e imposible hueco entre los muslos. Háganle saber de su ridícula encomienda. Recordemos a esa señora que murió por ingesta de pastillas para adelgazar en Monterrey…Y estaba delgada.

 

Pleito de perros: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios