Conversatorio sobre acoso sexual #25N

conversa

Hace más de una semana me reuní en el restaurante AL con una amiga periodista. De ahí quedamos en escribir un comunicado ante los hechos suscitados sobre las quejas de acoso sexual. En el programa de Clara Luz en Dominio Radio hablamos sobre acoso sexual y en mi segmento de sexualidad en Canal 53 hablamos sobre los protocolos para prevenir, sancionar, denunciar e investigar el acoso sexual. Esa semana se convirtió en conversaciones e intercambios entre los grupos de feministas en el estado y surgió este conversatorio que se llevará a cabo el día de mañana en el marco del día de la lucha contra la no violencia hacia las mujeres.

Mañana sin duda es sólo el inicio de un movimiento que es inherente a la gente en sí: debe terminar el acoso, y en esto, creo, los hombres están de nuestra parte porque les concierne también a ellos. Pero creo que en cuestiones pragmáticas, este tipo de discusiones y casos que estamos tratando de combatir, porque a todas nos ha sucedido en mayor o menor medida, hay muchísimo qué hablar y he aprendido de las personas en este trance en el cual vemos defentestrado a un escritor, que en lo personal, conozco desde hace más de 20 años. No puedo decir que haya sido mi amigo ni mucho menos, ni fui a sus talleres, ni conocí a su esposa o hij@s. Ni siquiera puedo catalogarlo dentro de esta categoría de escritores fornicadores que un@ ya sabe quiénes son y que its portan.

Con todo el respeto para las víctimas que han denunciado y han tenido la valentía de mantenerse firmes en su testimonio, en especial ante las autoridades académicas, este caso de Felipe Montes en el Tecnológico de Monterrey, va más allá de él mismo: se está sentando el precedente estatal, quizás en el norte del país, sobre los protocolos sobre acoso sexual y su tratamiento en las instituciones educativas.

A muchas personas alrededor de este caso he visto y me han contado, cómo les ha impactado y afectado emocionalmente el caso. En algunos casos me mandaban correos o mensajes a facebook, que realmente nunca entendí si estaban a favor o en contra o todo lo contrario, porque sonaban a un largo reproche en el que nunca se atrevieron a defender a su defendido. Algunas de ellas tuvieron el mal tino y pésimo gusto de pedirme que no publicara nada de lo que me contaron y menos sus nombres. Esa absoluta ignorancia de todo lo que escribo, que jamás lleva nombres ni devela ni descobija ni siquiera cita historias irrelevantes para mis textos, nunca fue tema para ninguna de mis columnas, que siempre tiene información verificada y con fuentes citables. Ha sido un momento de gallinas descabezadas en el ámbito de la cultura regiomontana, en donde la división de géneros, el sospechosismo, el sórdido tema de los centavos, el machismo, la presunción de inocencia, la revictimización de las víctimas, la victimización del acosador, el feminismo y otros muchos factores, componen la gran novela de la historia de la denuncia y castigo del acoso sexual en Nuevo León.

Mañana en el conversatorio seré una moderadora solamente y escucharemos las voces de la representación de las mujeres que se han hecho cargo del manejo de casos o de situaciones de acoso en diferentes universidades de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios