Zague sacándosela…

mqdefault

¿Cuántas veces no les he dicho que cuando manden sus nudes no salga su carota? El asunto Zague nos recuerda una vez más que el derecho a la privacidad sexual está siendo violado todo el tiempo porque no sabemos controlar la tecnología que tenemos a nuestro favor para enseñar los genitales.

La fe ciega que la gente deposita en otras personas cuando le envía fotos o videos de desnudos me sigue pareciendo una necia ingenuidad, pero a la vez, de una esperanza idiótica: creemos que quien recibe nuestras imágenes va a darles estatus de tesoro inviolado y que sólo utilizará las fotos de nuestro culito para masturbarse vigorosamente. El problema es que esa jalada se hace viral.

Tenemos ante nosotros una situación con una solución obvia y no la ejecutamos porque al final de cuentas, creemos en las personas, y confiamos. ¿Ustedes creen, batos, que sus morras no andan enseñando la foto de su pene a sus amigas? Esa es una de mis reglas inamovibles: nada de andar oreando el falo de mi marido o mis novios o mis lo que sean en ese momento, porque de ver dan ganas. Si no enseñándolos, el lagartonerío como quiera desea lo que un@ tiene, ahora imaginen. Esta es una idea misógina horrible verífica.

zagu

El asunto Zague es muy serio porque él, que es una figura pública, sufre las consecuencias de ser ventilado por ese video, que “inocentemente” le mandó a alguien para demostrarle la venosidad de sus ganas. En un video, que presuntamente fue falso o que lo hackearon y así lo quiso manejar el exjugador, muestra una enjundia sexual por una persona que no es su esposa y señala una nutrida erección.

Con el tiempo será normal para tod@s nosotr@s ver la pinga de quien sea, porque además de que la intimidad y privacidad sexual poseen límites borrosos, creo que el exhibicionismo y el voyeurismo se han expandido en las mentes de las personas, y es un recurso de seducción, de intercambio de favores, de presión, de chantaje, de masturbaciones, de comercio sexual, de ligue y de un nuevo ser que también queremos ser. La gente busca aceptación al mandar un desnudo a través de imágenes del celular.

zagi

L@s morr@s adolescentes están sufriendo la pesadilla de estar siendo ventilados en su privacidad e intimidad, en un entorno casi incontrolable. Es importante enfatizar que quienes mandan fotografías de menores a través del teléfono, están incurriendo en una falta grave, y en ciertos países se castiga como distribución de pornografía infantil, incluso aunque los mismos protagonistas de las fotos las envíen. No nos debe sorprender lo que una criatura de 10 años puede ver en internet o en sus teléfonos celulares, sino lo que debemos hacer para hacerles comprender la información. Esto es, hablar del respeto al cuerpo y el derecho a la intimidad y a la privacidad. A ellos podemos salvarles aún de hacer el ridículo en las redes sociales.

Lo sorprendente de Zague y su falo al aire grabados para demostrarle a una persona que no es su esposa, lo dura que la tenía, es el estigma y el enorme amor que los hombres le demuestran a un pene. Sí andan por ahí morras goloseándose con el video, pero temo, querido público, que quienes más han felicitado a Zague por sus órganos sexuales pélvicos externos, son batos.

zagye

Ha llegado, –de nuevo- a tal grado de homoetorización nuestro futbol, que algun@s criaturas pretenden cantar “La traigo como Zague…”, como si fueran a meter gol con la reata erecta. El falocentrismo no me parece mala idea y de las dos cosas que me encantan en el universo, el pene es mi amor número uno, sobre cualquier otro órgano viviente. Pero quizás es tiempo de dejar de sobrevalorar las erecciones de otr@s, sacar de la fórmula de las ofensas y humillaciones a la esposa de Zague y a dejarnos de pactos machistas y reconocer: ni está tan grande. No sé en qué dimensión le sacan medida de sable, pero neta que ni el brete que se traen. Como dicen algunos de mis compas gays: está bonita. Punta finala. No es la gran verga ni por mucho…

Nos vemos en las redes sociales y en www.ivaginaria.wordpress.com

zagk

Anuncios