El enigma entre las piernas

vulvaPara Nini

La primera vulva que vemos en la vida las mujeres, quizás no sea la propia. Nuestra genitalia femenina es un sitio escondido que observamos hasta que nos da curiosidad y la vemos a través de la única forma factible: con la ayuda de un espejo. Sin éste, necesitaríamos ser demasiado flexibles para poder ver de frente a nuestra amada vulva, y sí tu puedes hacer eso te recomiendo que vayas aplicando al Cirque du soleil.

La vulva no sólo es un sitio escondido por su situación en nuestro cuerpo, sino que la misma sociedad ha enclaustrado al coño. La palabra vulva es poco nombrada, no se hace en voz alta y se le omite muchas veces: desde el reconocimiento médico hasta en la pornografía. La vagina, que es la coital, es la que es más nominada, mientras que su pulposa puerta nada más es la que ostenta los pelos. Y muy importante saber: cuando alguien te diga que quiere ver tu vagina, es una persona que va a tener que asomarse a tus dentros. Llegar a profundis. La gente chafa ignora que la vulva es la entrada de la vagina, y trata al conjunto de órganos sexuales pélvicos internos y externos de la misma forma.

Lo que me ha sorprendido más a través del conocimiento de la vulva propia, ajena y la historia y evolución de su concepto, es la importancia que reviste su secrecía, porque cuando se revela, es para amenazar, asustar, maldecir y no sólo para incitar al fornicio y para mostrar la puerta del universo. Es una hermosa metáfora de un hoyo negro.

Pese a su carácter recóndito, la vulva cuando visible es un estandarte de poder y de pasiones. Nadie se mete con la vulva de mamá en el mundo.

En Camerún existe una jurisprudencia de 1956 en la cual se menciona que es ilegal insultar “las partes bajas de las mujeres”. En muchas culturas africanas a los batos se les pone en orden enseñándoles la vulva, como un signo de rebelión, pero a la vez de orgullo femenino. En mi interpretación sería algo como decirle que salió de un coño y que deje de molestar. En sí, el acto de mostrar la genitalia es para avergonzar a un hombre que ha insultado a una mujer.

(Me imagino una insultando con la vulva en pleno, acá en México: seguro acabas muerta, violada, sin celular y con la cara tasajeada con la palabra puta…)

En algunos pueblos romaníes los hombres se convierten en muertos sociales cuando les han enseñado una vulva como señal de reto. Las vulvas sanadoras, pacificadoras, alentadoras, quitadoras de maldiciones y males de ojo, como símbolo de poder y de temor, han sido veneradas y representadas desde que nació la humanidad y ésta pudo expresarse. Las vulvas paleolíticas y de todas las eras primigenias, son omnipresentes y fueron representadas en su extensa variedad, porque eso sí, no existe una igual a otra y poseen fisonomía única.

Aunque eran visibles desde tiempos antiguos, reconocidas en sus formas y en su importancia por su vínculo con la fertilidad y el erotismo, las mujeres nos asomamos a la vulva, a veces muy tarde, y con resultados varios al presenciarla en pleno. Algunas se enamoran de su vulva, otras no comprenden su configuración, también resulta de difícil acceso para observar para las que poseen una mata grande de pelo y cada una comienza una relación especial con ella a su tiempo. El lugar común o prejuicio sobre cómo debe verse la vulva, los labios e incluso el clítoris, es la mala influencia de la pornografía. Las vulvas del porno son otra historia, a veces dolorosa y siempre incómoda, porque el mantenimiento a esa zona es parte del jale de las personas que muestran su genitalia y es su instrumento de trabajo. Es increíble la gama de apariencias que presenta, los labios cómo se acomodan, cómo son unos más grandes que otros, cómo son los pliegues y rugosidades: cada vulva es particular.

En el libro de “La historia de la vagina” de Catherine Blackledge menciona la historia de una mujer africana, Saartjie Baartman, quien llegó a Europa a los 20 años en 1810 y murió cinco años después tras ser exhibida como atracción de circo la cualidad de poseer unos largos labios menores estirados. Su vulva era el espectáculo. Al morir fue disecada la llamada Venus Hotentote. El hombre que la disecó dedicó páginas enteras a la genitalia de la africana. Un párrafo a su cerebro.  Tras mucho trasijar, Francia devolvió los restos de esta mujer que estaba exhibida en el Musée de l´Homme (Museo del hombre)…

Vulva poder: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

Anuncios