Sexo en tu coche

carrosexoDe los clásicos del siglo pasado, el fornicio dentro de los espacios de los coches es uno de los más memoriosos y significativos para much@s de nosotr@s que amamos los autos y la actividad sexual dentro de ellos.

El interior de los autos es un espacio sagrado en el cual muchos ensayamos el sexo y la reproducción, algunos de ellos logrando producir criaturas dentro del coche. Es tan importante este apartado de la ejecución sexual, que durante los años cincuenta los fabricantes automotrices expandieron los espacios traseros de sus nuevos modelos. La competencia incluso, para saber en qué modelo de autos se fornicia mejor, es uno de los temas de debate nacional en la jarra y hasta da curiosidad hacerlo en autos ajenos. En la parte trasera de un bocho que sí se puede porque hay agarraderas; que en las camionetas suv´s hasta el jorongo puedes echar atrás porque abates los asientos; que cualquiera que haga cama el asiento es bueno…Yo sí he hecho todo en el vehículo que he manejado, y en los de mis parejas, y en carros ajenos, porque somos personas urbanas que por desgracia hemos tenido que fornicar, comer, trasladarse enormes distancias, traer cambios de ropa, cambiarse la ropa en el carro, traer la librería en la cajuela, estudiar en el carro antes de los exámenes…

La última vez…en un coche hacía un clima estupendo, fue en mayo, estábamos en un viñedo cerca de mi casa y sólo abrimos la puerta de atrás de la cajuela, abatimos los asientos y extendimos una cobija de feria…más barato que un motel, más varo para vino y una vista hacia las vides doradas de la media tarde. Esta idea nada original, pero sí práctica, quizás sea el futuro de los echaderos sobre ruedas.

Scott Cohen, profesor de la Universidad de Surrey y Debbie Hopkins, maestra de la Universidad de Oxford, publicaron un artículo sobre potenciales cambios en los usos y costumbres sexuales urbanas, derivado de sus investigaciones sobre turismo y coches autónomos, es decir, que se manejan solos y que un@ sólo se sube y lo lleva. Pues el potencial de que estos automóviles autocomandados se conviertan en los nuevos hoteles de paso, nunca mejor dicho, por horas y por tramos, es una de las más fuertes posibilidades para los encuentros sexuales del futuro.

Gracias a que estos coches serán funcionales, espaciosos y cómodos, su potencial como echadero y sitio de placer, es alta, discreta e incluso elimina la necesidad de los hoteles y los moteles. Que bueno, éstos pueden generar otros ambientes y espacios para alguien que gusta de motelear, y la verdad, es que con todo lo emocionante que es forniciar en un coche detenido o en movimiento, existen elementos de un cuarto motelero que no son factibles de replicar en un coche.

Esta función va más allá de la emoción de tener actividad sexual en el auto, sino que se convierte en una parafilia del fetiche y visceversa, porque ahora no sólo será excitante la idea de hacerlo dentro del vehículo, sino de llevar el acto sexual en movimiento a donde un@ lo desee. Las películas por ejemplo han explotado bien el sexo dentro de los carros, desde las que implican autocinemas, o el romantizado coito de los personajes del filme “Titanic” y las conductas comportamentales del sexo extremas que viven los protagonistas de “Crash”, quienes tienen una respuesta sexual ante el fornicio y erotización en coches manejados a alta velocidad.

Pero una cosa es cogerse cariño en los asientos traseros de los autos, y otra muy distante y distinta, es hacerlo con el pobre coche. Edward Smith, un estadounidense de 69 años oriundo de Washington, se salió del clóset en una entrevista al revelar su preferencia erótico sexual hacia los automotores: mecanofilia. Se ha llevado a terreno a cerca de mil autos, y actualmente su novia es un vochito de 1974, pero su primer orgasmo a los 13 años, lo consiguió con un Porsche. Aunque sus gustos sexuales son extravagantes, sus procedimientos de abordaje sexual son impropios, porque se echa a carros de lujo en estacionamientos, y esto sería equiparable a una violación…Él es feliz así, déjenlo. Cuando arruine un mofle, hablamos.

Todos los carros sirven: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

Anuncios

Roma: amor

roma

Las obras escritas desde las entretelas más profundas del ser de un creador, las de su corazón a cielo abierto, son las que atesoramos y viven para siempre. La honestidad de una obra es imposible de impostar. En el caso de “Roma” de Alfonso Cuarón, es una de esas historias sacadas del sombrero del demiurgo, que no sólo muestran un significativo homenaje a las mujeres de la vida del director, sino que además es un profundo acto de agradecimiento.

Qué horas ela volta? de Anna Mylaert de 2016 y nominada por Brasil como su apuesta a los Óscares de 2016; “Hilda” de Andrés Clariond Rangel (2014); “The help” de Tate Taylor (2011) son algunas películas sobre la vida de una trabajadora doméstica, y en todas y cada una de ellas hay una evidente verdad: las personas del trabajo doméstico se convierten en parte de la familia y son fundamentales para su operatividad, así como lo muestra de una forma entrañable el director Cuarón con Cleo y Adela, interpretadas por las actrices Yalitzia Aparicio y Nancy García.

Mención aparte en las películas sobre el trabajo doméstico y sus personajas, es la cinta chilena “La nana” que es como se les dice a las trabajadoras domésticas en Chile. La actriz Catalina Saavedra, dirigida por Sebastián Silva, hace a Raquel, una mujer que lleva añales laborando con una familia, hasta que deciden conseguirle una ayuda. Raquel le hace la vida imposible a todas sus potenciales compañeras para demostrar que ella puede sola con el jale de casa y niñ@s, hasta que llega alguien que se la gana. La narración honesta y congruente sobre el papel de una mujer que, sin serlo, es parte de la familia por asimilación natural y cotidiana, es muy poderosa. Ha sido de las películas chilenas de factura reciente con más resonancia en premios y festivales.

En el caso de “Roma” de Cuarón, es además una declaración de amor y gratitud a la señora Liboria Rodríguez, la musa e inspiración del director para recrear una historia tan amorosa y tan maravillosamente retratada. Y aunque los personajes son coloridos y diversos, cabe mencionar que Yalitzia Aparicio fue uno de esos milagros del casting que ocurren poco: su caracterización y naturalidad en el personaje como el eje de una familia y el sostén emocional, es entrañable.

Cuando vi “Roma” parecía que estaba hojeando un álbum de foto antiguo setentero, con fotos reveladas de un rollo e impresas aún con un marquito blanco, que se ponían bajo una película plástica que protege las imágenes del maltrato del tiempo. Creo que más allá del tema, que sin duda no es algo original pero sí una visión muy memorable y hermosa, Cuarón logra en esta película una serie de postales para atesorar. Tod@s volvimos al núcleo de la familia y a su aroma a pinol en los patios recién regados.

Coincidencia o simplemente cuarta transformación, pero justo en estos días se acaba de impulsar una ley para dotar de derechos laborales a las trabajadoras domésticas, lo cual beneficiaría a casi tres millones de empleadas domésticas y a sus familias. Asimismo se menciona la prohibición de emplear a personas mejores de 15 años, y en caso de ser adolescentes deben de trabajar jornadas de no más de 36 horas, así como el establecimiento de un contrato que demanda una jornada laboral diaria no mayor a las 8 horas, además de que deben contar con las prestaciones de ley.

Lo que harán nuestros legisladores será reformar algunas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, para que por fin las trabajadoras domésticas tengan claros sus tiempos de vacaciones, primas vacacionales, días de descanso pagos, aguinaldo y sobre todo, seguridad social y de salud que las proteja a ellas y a sus familias.

No existe, sin embargo, ninguna ley o reglamento que manifieste la importancia de las trabajadoras domésticas en la conformación y en la operación de un sistema familiar. Son madres de l@s hij@s, asistentes de los padres y madres, guardianas y cocineras, cuidadoras y salvavidas, y en la mayoría de los casos, el centro del universo de los hogares. Lo más doloroso es que esta misma cercanía e intimidad, marca también el límite que se refleja en el clasismo, racismo, sexismo y hasta abuso sexual en contra de ellas.

Gracias por la peli y postfunción…: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

Una cosa es ser maldiciento, y otra, hocicón…

pacotaibo-focus-0-0-480-345

La maldición de l@s maldicientos…

En aquellos días, en mi tonta carrera organizaban toda clase de nominaciones y nombramientos en los cuales se premiaba con un trofeo (que dejé en el baño del Privatt) al más cuerda, al más calientahuevos con l@s profes, la más bonita, etcétera y yo me gané, entre otros que no mencionaré porque hay niñ@s presentes, a la más maldicienta. La presea me la dio la mujer más guanajuatense y conservadora que haya conocido en mi vida. Me dijo: “Pita, te ganaste el premio a la más malhablada de la generación”. Le contesté: “¡no mames, gorda, qué lindo!”. Las maldiciones tienen gracia sólo como un acto de prestidigitación, porque si es verdad lo que dicen l@s ancestros: hay que saberlas decir. Más aún cuando implica cuestiones alburescas o sexuales.

Con ese magno reconocimiento de la alumna más maldicienta de la carrera de comunicación del Tec de Monterrey, me gradué. Pero una cosa es ser maldicienta y otra muy distinta, querido público, es ser hocicón.

Ahora que el querido Paco Ignacio Taibo II ha derrapado en la arena y raspado un poco el tafanario en sus dicencias de meterla doblada, no sólo se ha convertido en material memeable, sino que ha ingresado en todos los berenjenales que existen en la visibilidad de lo políticamente correcto en este país. No importa pregonar la utopía de meterla doblada, una de las más enternecedoras creencias del machismo en superlativo, lo cual es como una de esas antiguallas de la lengua que aún perviven. Además que jamás será cierto, ni aunque sean penes que sufran en síndrome de Peyrone. No se puede meter doblada. Claro. Sólo se puede imaginar meterla doblada a alguien para que en verdad ocupe y viole a quien se la meten doblada, lo cual en el imaginario mexa, es una de esas delicadezas semánticas del machismo. Te la meto, te empino, te cojo, te la dejo ir, te la irineo, te la ensarto y ábranse culantros que ahí les va su verdolaga, una joya del machismo violador y la semántica mexicana, que no podemos dejar de notar de la colección de dibujos y grafitos groseros de la Picardía Mexicana, una de las obras filosóficas sobre el ser mexican@, más importantes del siglo pasado. Todas estas son frases machistas, invasivas y colonizadoras.

Fue el primer tropezón en el vogueo de Paco Ignacio Taibo II, quien hizo un normalizado y evidente uso del lenguaje machista colorido, en su referencia hacia los legisladores que debían votar una ley que le permitiría ser funcionario federal. Al decir que se las metió doblada a l@s legisladores, la cultura ancestral de la violación normalizada pervive y se replica en sus palabras, y tengo un buen trozo de “El laberinto de la soledad” de Octavio Paz con la marca del que se empina y es conquistado, porque el que recibe es el que pierde. Las personas que vivimos como feministas aún no sacamos de nuestros dentros todos los constructos machistas, siendo mujeres, ahora imagínense a los señores. No es una justificación. Señalo los hechos.

Meterla doblada o empinar a alguien, la verdad, ya no es nada novedoso, porque son sometimientos normalizados que el “ya me lo chingué” necesita para coletear. Pero asumir que ya se tiene empinad@s a nuestros legislador@s para conseguir una ley que le favorece para conseguir un cargo, es aquí y en donde sea, hociconeo. La boca es la parte más ponzoñosa del cuerpo y nos da el cielo o se convierte en un excretorium para algunas personas. Sé de antemano que no hubo malaondez, conozco al maestro, me parece divertidísimo, y no creo que haya una intención vil en lo que haya dicho, sólo obran sus constructos, su edad y su generación. Sólo creo que no pensó. Ni siquiera sabía cómo estaba diciendo lo que estaba diciendo.

Amo el albur y el duelo de las palabras, las maldiciones son como la heroína de mis venas y la verdad es que, mis palabras han sido mis dardos sus dardos: Taib,  no creo que pase a la historia en este gobierno si sigue su vorágine verbal, pero eso nos deja la lección sagrada, una vez más, sobre lo terrible y fatal que puede ser el hociconeo.

 

BDSM, domingo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Postscriptum: no olviden que el domingo tenemos dos talleres.

poder

reserva tu lugar en el 17716423 MTY fijo y en el correo elia.martinez.rodarte@gmail.com

bedeese

reserva tu lugar en el 17716423 MTY fijo y en el correo elia.martinez.rodarte@gmail.com

BDSM no es violencia

bedeese

Separa tu lugar en elia.martinez.rodarte@gmail.com tel: 17716423

El dos de diciembre un grupo de sexólogas impartirán cursos sobre sexualidad en Monterrey: Uno es de amor y sexo para puras morras en turno matutino, con cuestiones del orgasmo femenino, el squirt, el placer y el de la tarde es sobre BDSM: bondage, dominación, sumisión y masoquismo. Los principios de esta actividad erótica, hecha famosa malamente por la serie de Las 50 sombras de Gray.

Los reclamos más airados que he recibido en esta regiomontana ciudad en que organizamos este taller, es que porqué, si me opongo a la violencia de género, estoy promoviendo prácticas que incitan al dolor y al sufrimiento.

Si juzgásemos cada parafilia o conducta sexual comportamental, no iríamos ni a la mitad de la sorpresa. Estas actividades del sexo, las del BDSM, son lícitas y permitidas porque se realizan en un consenso, y con la responsabilidad de que cada persona involucrada lo hace por su voluntad, y ante todo, por su propio placer con todas las medidas de seguridad acordadas previamente.

Es una práctica sexual que en sí misma, suele ser un estilo de vida, pero también permite vivir la sexualidad de forma lúdica.

La violencia es un sentimiento que está introyectado en lo más profundo de cada persona y se activa según la inseguridad que prive sobre quien que la ejerce: las prácticas que conllevan artificios sadomaso, así como prácticas de sumisión y dominación, son parte del ejercicio de la libertad sexual de las personas que diversifican el placer en sus vidas. Estamos hablando de personas adultas conscientes y no sujet@s del delito, porque también se trata de esto: que sean prácticas legales y permitidas y que no lesionen los derechos de los menores.

Estamos viviendo una sexualidad temerosa, muy orientada como siempre a la culpa, pero ante todo, a la no permisividad de experimentación responsable en el plano sexual. Lo más interesante es que en los últimos 20 años del BDSM en México, siga como una práctica un poco satanizada, que chafeó un poco con las películas de las cincuenta sombras de gray…

Pero siempre es benévolo que el sexo se diversifique y se convierta en un territorio de juego y placer, a partir de una película y un libro. Cualquier elemento que ayude a diversificar la vida sexual de las personas, aunque sea sólo por imitación o por moda, aportan felicidad para un mundo mejor. Cualquier persona después de tener sexo podría tocar las maracas por la sola emisión de la ducha química de su fornicio. El mejoramiento de la performance sexual es un trabajo permanente.

poder

Separa tu lugar en elia.martinez.rodarte@gmail.com tel: 17716423

Lo que sea que mejore nuestra vida sexual, hay que tomarlo. Sola o en pareja.

Yo nunca entendí el BDSM hasta que con los talleres, las pláticas e incluso de las conferencias de la instructora Krystal Sade Lorien que viene a Monterrey a este curso que les digo, comprendí que es una fiesta de los sentidos, que sobresalta la sensualidad porque los sentidos en pleno están en juego. Incluso las prácticas de cualquier denominación que abarque el BDSM suelen ser ejecutadas en nuestro cotidiano sexual sino que nos percatemos de ello, como las nalgadas y otros tocamientos que no quiero mencionar porque luego la tachan a una de cosificada.

Hay actividades que te sorprenden, otras que morbosean más, algunas que son incomprensibles pero atrayentes.

Entonces lo que puede significar el BDSM para mí, que soy 60 por chocolate y 40 por ciento vainilla,  siempre significa algo diferente para otr@s e incluso con mis parejas sexuales. A algunas personas les parece ridículo y otros piden algo de esfuerzo físico extra. O se ponen muy locos y yo soy totalmente vainilla. Cada persona controla su nivel de sumisión, entrega, dominación, participación, activa o pasiva, que al final de cuentas es lo que permite un acto sexual en el que no hay riesgos y que el sexo es seguro.

Del curso de la mañana del dos de diciembre sobre amor y sexo, en el cuerpo femenino, la mayoría de las mujeres preguntan por correo o teléfono que si, van a aprender a tener eyculaciones. Lo más seguro es que ya las hayan experimentado y sólo necesitan saber cómo fue…

Del curso de la tarde sobre el BDSM, además de que se me arrancan en tercera con el tema de la violencia, admiten tod@s que han tenido alguna forma de práctica de dominio o sumisión, que no sabían que eso era…

Estaré en el correo elia.martinez.rodarte@gmail.com y pueden separar su lugar porque es cupo limitado para el domingo 2 de diciembre. Esta es una práctica individual o en pareja, y recordemos que ambos aspectos de nuestra sexualidad son sabrosos y necesarios.

Tú me dominas: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

Joan Lee: la musa del monero

joan-lee-bio-450x600No habría un Stan Lee sin su musa, Joan Lee, la mujer que inspiró y apoyó durante setenta años al creador del Hombre Araña, Hulk, Capitán América, Los Cuatro Fantásticos, X Men y toda la pléyade de héroes. A la edad de 95 años Stan Lee abandona este planeta después de una longeva y creativa vida al lado de una mujer que le dio la tranquilidad y la comodidad necesarias, para poder desarrollar su obra.

Joan murió el año pasado, a la edad de 93 años, aunque se dice que era un par de años mayor. A partir de ese momento surgieron también acusaciones en contra del añoso Lee, quien presuntamente le metía mano a sus cuidadoras: se paseaba sin bata, pedía que le hicieran sexo oral y su conducta de viejo lujurioso le valió la renuncia de su equipo de enfermeras que lo atendía. La ausencia de su musa no justifica que el señor Lee se untase en las mujeres que le cuidaban, pero recordemos también que a muchos hombres ya los hemos perdido y sólo nos queda defendernos y manotear y denunciar.

Joan impulsó la carrera de su esposo desde que se conocieron y como él mismo lo dice, sin ella quizás él estuviera en las calles pidiendo dinero. Aunque suena exagerado, no lo es: muchos artistas han consagrado sus vidas a la pasión creativa y al desarrollo de su talento, gracias a que les acompaña una mujer que les hace el jale completo de la sobrevivencia cotidiana: como Alicia Colombo, la esposa de Quino el creador de Mafalda; como la nana y sirvienta del novelista Marcel Proust, Celeste Albáret, quien le alimentaba y recogía del piso las hojas que él iba escribiendo; como Mercedes Barcha, quien aguantó a Gabriel García Márquez en la pobreza, infidelidad y testereó las necedades del colombiano; como las esposas de Herman Hesse, el autor alemán mal geniudo que sólo utilizó como sirvientas, nanas criadoras de sus hij@s, secretarias y dictáfonos a sus mujeres: Ninon Ausslander, una señora mucho más joven y su última esposa, se dedicó al premio Nobel de literatura los últimos años de éste, y al menos le tocó hacer usufructo de sus ganancias. La primera cónyuge de Hesse terminó en una institución psiquiátrica debido a una infidelidad de éste. El caso más triste y emblemático de la sumisión de las musas o esposas de los creadores es el de Pilar Serrano, la compañera de José Donoso, uno de mis novelistas preferidos. Donoso era un esposo horrible y Serrano su esclava, que dejó al lado sus intereses para que el señor creara sus obras. La hija de ambos Pilar Donoso, escribió en la novela “Correr un tupido velo”, sobre la infelicidad familiar y el asco de persona que era el gran escritor. Después del escándalo de esa revelación, Pilar se suicidó.

joan-lee-660x374

La historia de Joan Lee parece ser un poco más alegre, sin embargo no deja de ser una mujer que dedicó su vida entera a empujar la carrera de su esposo para que él lograra su meta. Ellos se conocieron en Estados Unidos cuando ella ya estaba casada con un señor de quien se divorció, y al día siguiente, casó con Stan Lee el monero. Ya habían tenido un romántico encuentro, en una historia de equívocos, ya que originalmente Stan Lee iba a salir con otra chica. Cuando Joan le abrió la puerta y el monero la vio, se enamoraron de inmediato. Stan usó el viejo truco de “ya te había visto en mis sueños”, “he dibujado antes tu cara”, “ya te conocía de antes”, que se sacan de la manga los artistas.

A partir de ahí la colaboración de Stan Lee y su esposa Joan fue permanente y solidaria, al grado de que ambos tienen una pequeña parte en una de las películas de X Men, e incluso la dama participó en documentales, como actriz de voz de los personajes de su marido, como cuidadora de la obra y apoyadora técnica a través de la creación de Stan Lee, que quizás no existiría sin la generosa presencia de su mujer.

Mujer invisible: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Postscriptum:

Felicidades a mis herman@s coahuilenses por la nueva ley que permite el cambio legal de identidad de género. Como siempre, un paso adelante en el país.

2018_11_13-5bf1be7c-135e-4b-Horizontal_N1H