debate: el bufonato

memes-debate.png

Predebate: ¿Necesitamos lubricante?

Ninguna cosa ocupa más mi morbo y mi atención que estás horas previas al debate de l@s candidat@s a la presidencia de México. No me atreveré a nombrarles ni a discutirles a dich@s personas, porque quiero pensar que estas elecciones se trata de mí, de elegir por mi conveniencia, la de mi hija, la de mi familia, la de mis compañeros, la de mis amigas y amigos, la de mis colegas…No sé cómo le vamos a hacer para que no remontemos en otra nueva fornicada por detrás, otros seis dolorosos años.

Me voy a concentrar en la parte invisible y que me preocupa. Alarmante. Que no se nombra, ni se debate, y que ojalá aparezca en algún momento en la conversación de esta noche con los candidat@s. Lo concerniente a: los feminicidios y transfeminicidios en México; la tasa de embarazos en población adolescente; la inmovilidad ante la implantación de la educación de la sexualidad en las escuelas; la ostensible injusticia e impunidad a las agresiones de los derechos humanos de mujeres gestantes; a la comunidad LGBT y a cualquier asunto que tenga que ver con la parte de la sexualidad humana. No entiendo cómo no han llegado al meollo del problema: el sexo distorsiona el mundo. Deben abordar sus circunstancias.

No creo que sólo estemos mega empinados en muchos sectores fundamentales, sino que en una memoria podrida, también añadimos cierta bizarrez al asunto: el único tema sexual que salió en el debate pasado, fue el señalamiento de que la edecán que atendió el debate entre l@s candidatos a la presidencia de México en el 2012, era una presunta trabajadora sexual o modelo o edecán o una mujer que no era una edecán cualquiera. Recuerdo que ella sólo dijo que le habían pedido que se presentase con un vestido blanco: el resto fue historia. Sus pechos fueron los mejores titulares ante un acto por demás patético por el errático desempeño de los aspirantes, quienes sólo fueron los siete enanos de la vedette blanca nieves que les llevaron.

La verdad es que lo disfrutamos mucho y creo que fue la última cosa que vi en la tele con mi novio de ese año. Durante el debate presidencial de 2012 y en el post debate, lo más interesante fue la aparición de la edecán, Julia Orayén; apelando a mi carácter saltillense, pregunté: soy yo, o ¿la mujer que reparte los turnos está un poco escotadita?. La respuesta fue: “creo que se le van a salir las tetas”.

La sinuosa mujer convocada a entregar los turnos de hablar para los inútiles de los tontos candidat@s, portaba un vestido blanco. Si has visto a una mujer vestida de licra blanco, ya no necesitas ver mucho más. A continuación un escotazo en el cual, como bien dijo mi amors de antaño, se le estaban saliendo los pechos. En este incidente nimio se fue la seriedad del debate. Y aunque avalo el escándalo, porque es morboso y divertido, no hubo un material de altura, por parte de los candidat@s, que nos hubiese hecho desviar la mirada de este hecho mundano.

Yo veo a muchas mujeres apoyando a tod@s los candidat@s y no creo que ningun@ de ell@s nos esté apoyando a nosotras de manera decidida, que apueste por nosotras y que, incluso, apoye el modelo de Hillary Clinton, cuando iba a la presidencia que es el único que conozco que se concentra en las mujeres.

Debemos de realizar una campaña en donde se beneficie a las mujeres, en su salud sexual y reproductiva, porque somos las que traemos a las criaturas que seguirán moviendo la rueda. Somos un sector prioritario y no he escuchado a ninguno de los aspirantes, a pronunciarse hacia nosotros como una comunidad determinante, porque debajo o encima de la tarima en donde peroran, hay muchísimas mujeres que les sostienen la pantalla a través la república en busca de su silla.

Necesito para mí y un dos tres tod@s mis amig@s, un candidat@ que se centre en las mujeres y en la defensa, vigilancia y observancia de nuestros derechos: con o sin este pronunciamiento, los problemas urgentes de la sexualidad en nuestro país deberán ser resueltos por nosotras mismas, como siempre.

Hartazgo ancestral: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Post scríptum:

El debate fue aburrido y todos estaban nerviosos y coreografiados por asesores idiotas que nunca supieron apuntalar una personalidad ejecutoria. Ni siquiera el tonto bronco con su inverosímil propuesta de la mochada de manos: de pronto el temblor nacional, recordando dislates tales en personajes como vicente fox.

De los temas que me conciernen, en el debate, solo se mencionaron de refilón y como parte de una lista o de circunstancias:

A las 2015 en su intervención, meade menciona a los feminicidios.

Hasta las 2109 margarita zavala hace una referencia al hecho de que están robando los bebés de madres embarazadas.

A las 2124 zavala habla del matrimonio homosexual y según ella, dijo que respetaría la decisión de su hijo, cuando le cuestionaron qué haría si su hijo fuese gay.

Le preguntan a bronco sobre las panzonas embarazadas y lo del matrimonio homosexual a las 2131. No hay propuesta o razonamiento de ninguno de los asuntos mencionados.

A las 2140 anaya hace mención de los feminicidios y del desbalance salarial.

zavala enfatiza en las pocas mujeres que existen en la política mexicana a las 2150 e intenta, sin resultados, un puente de sororidad. A su modo antes de finalizar el debate.

a las 2158 meade menciona el respeto a la mujer…bla gua gua

La seguridad es un tema urgente, como vimos a través del debate, sin embargo también es parte de la seguridad nacional el combate a la violencia de género y sin duda, la producción de tanta gente de forma descontrolada, naciendo en circunstancias horribles en todos los ámbitos, necesita ser observada.

Este no es un análisis político ni mucho menos, sino la observancia y postulado de los hechos: no se ha tocado ninguno de los temas fundamentales sobre género, diversidad sexual, reproductividad y salud sexual.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

¿qué haré?

El manejo de las redes sociales está resultando, para quienes necesitamos de ellas y no tenemos para ágarle a un community manager, un dolor en el culo. No tengo la más cercana noción de cómo manejarlas ni cómo elaborar un entusiasmo apto para hacerlo con suficiencia, y de preferencia me gustaría, que fuera algo que adorara hacer, porque al parecer no existe remedio. Es como la comida japonesa: o la amas o la odias.

 

Burdeles de muñecas sexuales

amorNo entiendo el amor plástico

Mi genitalia no se lleva con el plástico. Los dildos, los juguetes, las copas menstruales, los condones femeninos y cualquier adminículo de látex o de silicona, no son lo máximo para mis dentros, sin embargo he sabido sacar provecho. Primero porque estaba experimentando, después en nombre de la ciencia y más reciente, por no dejar. La relación de nuestro cuerpo con los objetos de plástico es única y personal, pero debemos de observar lo que nos estamos recetando en los dentros, para evitar un shock tóxico. Por eso no acaba de triunfar la copa menstrual en México, ya que sólo hay una marca autorizada y muchas son pirata, y su uso se realiza bajo la responsabilidad de quien la compra.

A medida que nuestras ansiedades sexuales evolucionan, los caminos hacia el erotismo y el alivio sexual nos pueden llevar a terrenos insospechados. ¿Qué lleva a una persona a sentirse atraído y excitado por una muñeca de silicona?, ¿cómo es posible el sexo con una entidad inanimada? Salvo en los casos de las muñecas sexuales robotizadas, las más sofisticadas, aún son monas que necesitan que alguien las mueva, traslade o acomode.

El gusto por las muñecas de silicona, látex o plásticos varios, se ha expandido y no sólo tiene que ver con la multiplicación de las perversiones, sino también por las ganas de muchos, de no complicarse la existencia con parejas y de encontrar paz y quietud ante una entidad sexual que no va a hablar.

Hace un año se inauguró en Barcelona un hotel / burdel que manejaba sólo muñecas sexuales. Lumi Dolls, se llama. Poco después de abrirse, tuvieron que moverlo de sitio por problemas administrativos o de permisos, que los llevaron a otra sede. Ahora con servicio de escorts. En Lumi Dolls cuentan con cinco mujeres trabajadoras sexuales de plástico de varias razas. Las tarifas se manejan por horas, por noche y hasta una cuota especial para quienes quieran compartir en presencia de la pareja. Muchas expresiones sexuales comportamentales complacidas en un sólo establecimiento.

VALENTINA-MUÑECA-4

El punto que yo debatiría es que las muñecas son un vaciadero de semen. Y aunque se exige al cliente que utilice los condones que se le proporcionan en el cuarto, quizás no muchos quieran hacer el jale de ponerse un condón ante un orificio al que no van a preñar. Y hasta quizás la misma motivación de querer tirarse a una mona de plástico. obedezca a la “necesidad” de no usar condón. Hay batos que no lo soportan. Que les resulta una monserga. Que ni se lo saben poner. Entonces aunque presuntamente tengan sexo coital plastificado, el personal del burdel de muñecas sexuales asegura que sanitiza e higieniza perfectamente a las objetas así como a sus orificios pertinentes. Guácala.

No es una idea descabellada la de montar un congal lleno de señoras de plástico que están bien buenas, ya que la posesión y mantenimiento de una de éstas, es caro. Por eso en Londres, el burdel Lovedoll UK, que abrió en 2017, un año después de Barcelona, pone a disposición de la gente a sus muñecas carísimas, que no puede adquirir toda la banda. Invertir más de dos mil libras en un juguete sexual con labios mamadores, no es para cualquier persona. Eso sin contar los accesorios.

Cuando observamos comportamientos sexuales como éste, nos asombramos de la diversidad de estímulos sexuales que existen, sin embargo la visibilización de las necesidades sexuales de la gente, así como la expresión de las mismas sin agredir a otros (por ejemplo, que uno de éstos saque a su muñeca a tirársela en el parque), es parte de nuestros derechos. E incluso le da jale a las personas que mantienen acicaldas a las muñecas-trabajadoras sexuales, lo cual debe ser una tarea en demasía desagradable. Yo las lavaría a manguerazo limpio, sino, ¿cómo sacar esa malteada añeja? Asca mil.

La actividad sexual con objetos, sean dildos o muñecas en forma de mujeres ideales, es un lugar común de la humanidad. Ese momento en el que el humano descubre que con algo inanimado puede tener frotamientos, sentir sabroso y hasta venirse, es único en la evolución de nuestra especie. Es una forma de independencia en nuestra evolución como ser sexual.

 

Nunca se afloja: elia.martinez.rodarte@gmail.com

En abril sobre derechos sexuales #TalleresIvaginaria

Mañana 11 de abril tenemos taller en Casa Naranjos sobre Derechos Sexuales y Reproductivos. Todo lo que concierne a acoso, qué pasa con mi control natal y el aborto y mi cuerpo y los hijos que quiera tener o no, cómo hago la diferencia entre ligue y coqueteo…A las 4 de la tarde en Casa Naranjos a la vuelta del Tec de Monterrey.

Ivaginaria

tec

Los primeros tres miércoles de abril reflexionaremos sobre los once derechos sexuales en Casa Naranjos ubicada en Cipreses 2601 c.p. 64810, muy cerca del Tec, campus Monterrey. Sólo caigan ese día por la tarde o bien escríbanme a elia.martinez.rodarte@gmail.com

Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico. Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios.

Declaración de los derechos sexuales

El derecho a la libertad sexual. La libertad sexual abarca la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos. Se excluye toda forma de coerción, explotación y de abusos sexuales en…

Ver la entrada original 481 palabras más

Desnudez: es una opción

rudi¿Es extraña la persona que no se desnuda por completo cuando va al fornicio o a un acto sexual? ¿Quién dictó el protocolo de que a cualquier frotamiento se debe uno de quitar toda prenda que se porte en el cuerpo? Encuerarse para la actividad sexual no es regla.

A mí me van a perdonar mis amasi@s y similares, los de ahora y los que vengan, pero no creo que me vaya a quitar los calcetines cuando los traiga, ni me gusta mucho la desnudez total. Es algo inherente a una cierta supervivencia y estará bien. Siento mucho lo de los calcetines, porque tengo bonito pie, pero eso sólo lo dejo para las especialidades compartidas y expresiones comportamentales sexuales que lleven pie.

Muchas personas asumen que la no desnudez total es una forma de inseguridad y de trauma, y aunque sí es cierto, existen otras taras que complican el sexo, muy cercanas a la percepción propia del cuerpo. Como nosotros nos sentimos respecto al cuerpo, es como lo usamos con la persona con quien dejamos compartir. Se siente rico porque sabemos que estamos permitiendo una hermosa transgresión sobre lo sabroso que somos, y eso provoca la respuesta sexual humana.

Cuando nosotros nos desnudamos por completo en el acto sexual estamos ante un importante anuncio: yo me doy, todo esto. Para mí es una declaración importante que un individuo se me ponga entero sin ropas mientras yo apenas estoy pensando en qué tanto me va arruinar las rodillas esa alfombra.

Pero cuando nos encueramos por completo estamos enviando un mensaje clarísimo: vamos a aprovechar la superficie completa de nuestro cuerpo para averiguar qué está floreciendo en el organismo del otro.

Qué rico es eso, querido público, marranearse impunemente en los aromas del culo de quien nos gusta; olerlo en todos sus flancos y picarle todos sus botones; abarcar con las manos todas las fronteras como la espalda y el pecho; lamer los piecitos y las corvas, y la cuevita entre las nalgas, la raya maravillosa que es la frontera de Mongolia con China…¿Por qué somos tan perfectos y apenas vamos en el rapport?

Desnudarse en el acto sexual es un sólo acto sexual en sí. Un día encuérense y luego pídanle a su compañer@ sexual que los vista. Eso es un ejercicio sexual en el que el cuerpo es honrado y celebrado, por los muchos servicios que presta a la nación en lo sexual y en lo afectivo, porque un tramo de amor se parte y se comparte cuando estamos yaciendo con alguien, sea como pareja o como una noche irreptible.

Hasta el siglo pasado las prácticas sexuales estaban ceñidas a entornos muy acotados como la intimidad y privacidad, la desnudez selectiva, y escenarios en los cuales no era bien visto desnudarse para lo que fuese. Incluso la pornografía de principios del cine, nunca fue fue atascada. Sin embargo sí mostraba expresiones comportamentales sexuales (parafilias) interesantes.

En el arte posterior a la vanguardia, a principios del siglo veinte, quizás el encueratrismo se miraba de otra forma tras la forzada madurez dolorosa que había sufrido el planeta con la segunda guerra mundial. Los penes eran más visibles, los pechos más diversos y lo único que cambió radicalmente fue la presencia de los pelos púbicos y su abundosidad.

¿Qué tan necesario es encuerarse para el acto sexual? Eso es decisión personal de quien se involucre en un acto sexual consensuado, escenificado y producido. No hay norma que satanice los calcetines. No hay penalización incluso para esas raras aves que no se quitan los calzones ni cuando se las van a meter. Hay morras que se quedan el brassiere puesto, otras ni usan, y cada uno sus expresiones de ropa durante el fornicio, porque habría que anotar todo un capítulo para la ropa de fantasía sexual, que no me pongo seguido porque el encaje siempre me pica el culo.

No todas las personas aceptan desnudo total para el acto sexual. Existen encuerad@s compulsivos que adoran enseñar pezones y cojones al aire. Muchas personas permanecen enmedio, cubriéndose sus sitios acostumbrados. El acto sexual implica un intercambio libre de lo que nosotros deseamos verdaderamente compartir, con o sin envoltura.

Nos vemos en http://www.ivaginaria.wordpress.com y en mis redes sociales en @Ivaginaria en Twitter, Facebook, Instagram, Tumblr y Pinterest.

 

Hoyo feliz. elia.martinez.rodarte@gmail.com