La verdadera primera dama de EU

trump.jpg

Lo que me resulta verdaderamente gozoso es cuando dos morras se pelean, debaten o discuten por un bato, porque esos enfrentamientos se componen de lugares comunes universales. Las características de estos meneos o broncas, son siempre las mismas: una garra de hombre que dos lagartonas urgidas se pelean porque ninguna ha querido buscarse un nuevo zángano, con tanto jarioso suelto que tenemos por las calles acosando al personal.

Se lo pelean de forma pública y vergonzosa; siempre gana la más mañosa y el tipejo termina haciendo otra de las suyas a la desgraciada con la que se quedó.

En este caso ahora le tocó a Melania Trump, la primera dama de Estados Unidos y esposa de Donald Trump, ser la agachada. Ivana Trump, una señora de un país europeo que ya ni existe, más bien con otro nombre, es la mujer con quien el mandatario se estrenó en el complicado mundo de los matrimonios hace ya un par de décadas.

Ahora la primera señora Trump estrena un libro que se llama “Raising Trump”, es decir “Criando a los Trump”, que es la narración de cómo ella crió a los hij@s del presidente y les enseñó a ser las excelentes personas que ella asegura, sus hij@s son. Ella se ve y se siente segura al tener esa representatividad en la Casa Blanca.

Barron, Eric e Ivanka son los pequeñuelos a quien Ivana crió como en el salvaje este: con valores fundamentales como la honestidad, la lealtad y el sentido de la posesión y valor del dinero, lo que convirtió en la primera hornada de los Trump, en personas hábiles para los negocios y el sentido emprendedor.

Ivana fue una atleta olímpica y, para quienes la veíamos en las revistitas de antaño, bien buenota ligándose a un tonto millonario, era una total inspiración, en especial cuando se divorciaban y se quedaban con todo el varo, como sucedió con Ivana, que hasta el apellido conservó.

dam

Con el estreno de este libro Ivana se expresa de una forma clara y contundente sobre el presidente más controvertido y odiado de los últimos años, a quien define como un buen padre. Sin embargo fueron controvertidos y jugosos sus años de broncas con la otra atravesada, un chisme que parecía interminable y grotesco, porque Trump aseguraba que con la nueva (Marla Maples) siempre forniciaba bien rico. Absolutamente guácala.

Pero lo que llevó al encono y al pleito de ñoscas, Melania e Ivana, fue la declaración de Ivana Trump al considerarse la primera dama porque estuvo casada con el presidente durante casi una década, en la cual hubo de asumirse como una mujer engañada.

Marla Maples, que fue quien le dio vajilla con Trump, se le acercó un día a Ivana y prácticamente le anunció que amaba a Donald y que se iba a quedar con él. Después de eso vino el divorcio y el acuerdo millonario.

Ahora que Ivana Trump desafía a las exesposas como la primera dama, es momento de recordar que fue una de las personas que ayudó al ahora presidente de Estados Unidos, a forjar su imperio y a ser una imagen de ornato, que le sirvió como lubricante social al nefando Donald, quien ciertamente necesitaba a alguien que hiciera grata su presencia ante los demás.

Por ello las hermosas y exóticas esposas de Europa del Este, que no sólo son las mujeres más hermosas del mundo sino que además, conocen el rigor de una crianza que les permite ser humildes, pensar en la sobrevivencia en condiciones difíciles o miserables y poder sobrevivir a estar casada con el presidente más vilipendiado de toda la historia de Estados Unidos.

Lo más divertido de esta primera dama por decreto, es que sabe, que quizás lo está siendo a través de su hija Ivanka.

Ivana Living Legend Wine Collection Launch

Ivana Trump es clara, honesta, contundente y posee esa necedad temeraria que hace de las ex esposas, unas sobrevivientas de un holocausto. No hay que perderla de vista, ni lo que tenga que decir del ahora presidente de Estados Unidos. Nadie sabe mejor de un hombre que la que lo ha visto en trusa.

Nos vemos en las redes sociales en @Ivaginaria en Facebook, Twitter, Tumblr, Instagram y en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Potus ash: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Testosterona: mmm

beguiled

Hasta la gallina puso huevos

El cabo John McBurney, desertor yankee y mal herido en el bosque, es salvado por una puberta que recoge hongos en su canastita. Así empieza la película “The beguiled”, “El seductor” (para el público en español). Amy, la adolescente piadosa, conduce al soldado a la escuela de señoritas que funciona pese a la guerra civil de Estados Unidos y lo salvan de una muerte segura. Pero imaginen a un hombre herido (pero entero…) en un grupo de mujeres de todas las edades que, nada más olieron la testosterona de ingle y el ambiente se transformó por completo: las trenzas se apretaron más, las joyas aparecieron de pronto enmedio de la austeridad de la guerra y alguna, de plano se le lanzó a la bragueta al cabo McBurney. Con la llegada de este infortunado hombre a la escuela de la señora Martha, hasta las gallinas empezaron a poner huevos. La testosterona: mmm.

The-Beguiled-Movie-feature

Esta película, basada en la novela Painted devil de Thomas P. Cullinan (la han filmado dos veces), habla de una problemática primitiva en los seres humanos y en la naturaleza misma: cómo afecta la presencia de un macho en un grupo de hembras. El zoologo Desmond Morris, en su análisis de lo masculino y femenino, dice que cuando nos topamos a una entidad deseable, nuestro cerebro realiza miles de cálculos sobre su atractivo sexual de forma instantánea. Al llegar McBurney a esa escuela de señoritas, el aislamiento y la soledad, elevaron a niveles estrambóticos esos cálculos: el bato las mantuvo prendidas a todas desde su arribo.

Sobre esta historia que les narro, primero vi la versión de Sofia Coppola de 2017. Luego me aventé la del director Don Siegel, de 1971. Y luego, leí la novela de Cullinan. Las buenas historias siempre se salvan en cualquier formato y “The beguiled” es una de ellas y es un gran análisis precisamente, de lo masculino y femenino.

Este grupo de mujeres consta de una directora en edad “madura” para su época, pero muy sexual e intensa. Luego otra veinteañera, casi de 30, que se sentía quedada. Una adolescente lujuriosa, otras ñoñas que prácticamente no figuran, y la pequeña Amy: quien decide el destino final de su amado soldado al que prácticamente salvó sólo una vez…al inicio.

La versión del 71 es muchísimo más atrevida y temo decir, más realista y apegada a la novela: la mecha de la lumbre que el Cabo McBurney la prendió cuando, herido en el bosque en la primera escena, le pregunta a Amy: ¿cuántos años tienes? y ella le contesta: doce, cumpliré 13 en septiembre. En ese instante se acerca una patrulla de soldados buscando yankees. McBurney planta un beso a la púber con el argumento: old enough for kisses. (Traducido suena horrible).

The-Beguiled-02-4

Y el macho, el cabo McBurney, desde que llega herido a la escuela de las señoritas, asume la napoleónica de divide y vencerás. Dicha de forma más perversa en “El Arte de la Guerra”: “si los ejércitos están unidos, siembra la disensión entre ellos”. Es increíble la forma en cómo se rompe el equilibrio y puede volverse competitivo un grupo de mujeres, por la atención del macho alfa, y no sólo entre las mujeres en edades reproductivas y de pulsiones, sino incluso para las niñas.

Pero ante la posibilidad de sabrosearse lujuriosamente a un señor, en esa casa aislada del mundo que está en guerra, ninguna de sus pretendientas cede, lo que deviene en una tragedia originada, por el mismo encono entre las mujeres. La directora lo invita a ir a su cuarto, luego él le promete a otra que irá a verla esa noche y termina refocilándose con la lujuriosa.

andele

Temo decirlo querido público, pero en el mundo de la seducción, la atascadencia siempre lleva mano, aunque un@ ni quiera. La pierna lastimada del cabo resiente la herida cuando cae de unas escaleras interminables: forcejea con una de sus damas plantadas para el fornicio. Le deben amputar la pierna.

Cual buen drama pastoral, el cabo McBurney se siente castrado y furioso con las mujeres. Imagínense al tonto de Colin Farrell, el soldado de la versión de Sofia Coppola, tirando muebles en una rabieta descomunal. En la primera adaptación, el cabo es Clint Eastwood, menos teatral. Estaba en sus cuarenta y bien rico. Guapo de su época de “Harry, el sucio”.

Y claro, luego andan diciendo que somos enemigas y que nos peleamos por cualquier garra, sin embargo creo que es un asunto de cualquier ser humano.

Jorge Luis Borges en el cuento “La intrusa”, narra la historia de dos hermanos compartiendo y amando a la misma mujer. La matan. Era la manzana de la discordia.

Cualquiera de las adaptaciones de “The beguiled” y por supuesto, la novela, nos enseñan mucho de la convivencia humana y de cómo se nos ensucia el entorno con un elemento invasor, sacando el animal en celo que al final, todes somos.

negra

Hallie, es la sirvienta negra de la casa de señoritas. En la versión de Sofia Coppola se eliminó a este personaje. También omitió un aspecto muy importante de la historia, que es la leyenda negra de Miss Martha la directora de la escuela, quien fue amante de su hermano. Cuando Hallie y Miss Martha atienden a Eastwood y deben de asearlo en todo su cuerpo, Hallie anima a Miss Martha a que siga bañándolo, pese a la duda de la última: hágalo Miss Martha, es muy parecido a lo que tenía su hermano… Existen muchos elementos en esta película que denotan a una Sofia Coppola demasiado contenida, muy apegada, diría compulsiva y erróneamente, a la corrección política. Su exploración del alma femenina en su versión es más profunda y cruda, al dejar a los personajes fluir, pero sus mujeres sin duda, están absolutamente muertas al lado de las de la versión de los 70. Aunque en la versión de ha casi cincuenta años las mujeres eran perfectamente encuadradas en roles propios de su sexo género, como una mujercita debía de ser durante la guerra civil gringa, Coppola las liberó de eso, pero Siegel las puso a sentir, a besuquearse, a abrirse los escotes, a sabrosearse a Eastwood. Siegel se fue con todo: senos, besos de un adulto a una púber, tríos y escenas lésbicas…

 

 

A ló Pau: Ese hombre es mío: elia.martínez.rodarte@gmail.com

Y si quiero un trío, ¿qué?

sucSomos una banda mexa con contrastes de escándalo. Por una parte hay mexican@s que se dan enter@s para otros: sus bienes, su tiempo, su casa, su compasión y empatía. Y por otra parte, mejor que nos pongan el lubricante porque existen entes que nos quieren forniciar parados y con cachete embarrado a la pared.

A estas alturas ya todos conocen el audio, el chisme, el escándalo y las reacciones en las redes sociales y lo concerniente al trío que el actor Luis Gerardo Méndez pretendía hacer con su pareja y un hombre que quizás contactaron por alguna aplicación o como haya sido. El señor histrión quería un tres, unos mezcalitos, hotelazo rico y hasta pagarle el taxi al (ahora sabemos falso) chichifo. Lo normal de fin de semana de muchísima gente en este país.

El contenido de la llamada del conecte entre Luis Gerardo y el presunto mayate, fue publicada por una revista y multi publicitada en las redes sociales. Quizás el tipo quería extorsionar al actor de antemano, porque al principio insistía y pretendía asegurarse que fuese el actor con quien estaba hablando. Aunque jamás asumió que lo era, el bato conectado sonaba raro. Quien quiere guerra y anda caliente, no se anda remoloneando y menos si va a tirarse a un famoso. Necesitaría estar que revienta de bueno, que es una vara (nunca mejor dicho) muy alta en el espectro gay.

Luego le vendió la grabación a la publicación, quizás, o se las roló, no sé realmente cómo funcione hoy en día el mundo de la extorsión.

El derecho a la privacidad de nuestra vida sexual es un derecho fundamental como cualquiera de los otros con los cuales nacemos y adquirimos. Ni siquiera alguien debe de explicar sobre su preferencia y orientación sexual, ni por la expresión de su sexualidad y mucho menos de su identidad de género.

mmm

Poseemos el derecho de ejercer nuestra sexualidad y vida sexual como mejor nos parezca de forma consensuada, responsable, no violenta, protegida por los métodos que mejor les convengan, entre la pareja o compañeros sexuales involucrad@s.

No hemos avanzado nada para convertirnos en una banda empática, solidaria, maciza y chida, si no sabemos comprender las razones de otr@ para tirarse a quien sea. Es la pata chueca de nuestra alma nacional: solidarios y generosos por un lado y depredadores y rastreros por otro. No es un sano balance en un país que necesita curarse.

Esto me enoja más aún, porque a un amigo que contactó a un tipo por la aplicación gay Grindr, le pegaron y asaltaron, ya en la alta borrachera. No se ha vuelto a ver al golpeador, pero no siempre es seguro andar levantando de estas aplicaciones, que si bien han funcionado para muches, existe inseguridad y violencia en esos entornos. ¿Qué esperábamos? Así, también, somos l@s mexicanos…

Y sólo estamos hablando de sexo que se consigue en aplicaciones en las cuales el fornicio es casual, gratuito y de compas. Ni siquiera hemos tocado el sexo servicio, en el cual son otros protocolos e incluso en ciertos sitios, no sólo se paga por el contacto sexual, sino por la seguridad y privacidad que implica la cuota que uno invierte.

Con el sexo gratis y facilito de los ligues en aplicaciones o en páginas de encuentro sexual, sin invertir más que en la cena y el hotel, nos arriesgamos a que nos toquen entidades que ni siquiera estábamos seguras pudieran existir. El eterno gato por liebre que luego sale por andar levantando en las apps. Incluso hasta a Luis Gerardo le pasó con su invitado al trío, un hombre que iba a tener sexo con hombres, pero que tiene novia. A los falsos bisexuales, que en realidad son gays, les encanta disfrazarse de bugas, es decir, de heterosexuales. Ésa es una forma muy rara de discriminación que he visto entre gays: el que hace creer a otres que le gustan las mujeres, pero siempre es el primero que se baja por las gaseosas.

Vayan con tiento: el ligue y el acostón casual es una selva súper divertida, en la cual también debe prevalecer el honor y la ética. Nos vemos en @Ivaginaria en Twitter y en Facebook.

Asca mil: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

babay playboy…

pl

La muerte de la coneja…

Lo único que quedaba de Playboy era Hugh Hefner y ya ha muerto. Hace poco dizque eliminó los desnudos de su publicación. Ya no era Playboy, sino una falsa adaptación a los nuevos tiempos de una publicación rebasada por la exposición de vulvas más abiertas y senos más expuestos, y de forma masiva. También había algún valor literario, los textos serios, emblemáticos de la revista, en Estados Unidos sobre todo.

El feminismo le debe el origen de muchas de sus causas a Hef, quien estaba destinado a ser el personaje controversial que empoderó, convirtiendo en objetos claro, el cuerpo y la identidad femenina. Muchas le sacaron provecho, hubo otras historias trágicas también, como el suicidio de Anna Nicole Smith, una de las conejitas más famosas, el del padre de una playmate rumana, quien no pudo soportar el estigma de una hija desnudista, y últimamente, la estrambótica vida poliamorosa y la boda cancelada del magnate, habían sido episodios de su últimos escándalos.

Por supuesto que Hef convirtió a las mujeres en objetos de culto y morbo, además de apadrinar muchas pajas. Hugh Hefner es el padre de la masturbación mundial desde 1953, cuando publicó por primera vez su revista, aquella con esa enorme doble página con fondo color sangre y enmedio la Marilyn Monroe como una flor abierta. Empezó como debe empezar cualquier obra de arte: con un inicio contundente como una cachetada.

pla2

Es muy afrentoso llamar a una revista Playboy como obra de arte, pero sin duda, planteó una nueva interpretación del desnudo del cuerpo femenino. Estas playmates eran producto del recuerdo de las pinups de los años cuarenta que vio el adolescente Hefner, quien sólo podía leer publicaciones y ver mujeres eróticas en pocas ropas en casas de sus amigos. En un estricto hogar de muy poca afectividad, Hefner no encontró el estímulo creativo para la pasión de su vida, pero aprendió por el ejemplo, lo que le iba a llevar a realizarse en su aspecto artístico. Su padre y madre, personas educadas de clase media trabajadora, laboraban la semana entera con una disciplina esclavizante, que luego Hefner aplicó en su trabajo editorial.

Obsesivo compulsivo hasta un pragmatismo enfermizo, se prestó para un reality millonario que narraba la vida de sus presuntas novias. Hefner, pese a ser llamado un revolucionario sexual, un conquistador, un adalid del erotismo, el padre de todas las puñetas, y como más les guste llamarlo, no era un ente sexual. Es más, hasta me atrevería a decir que ni era bueno en el meneo, ni le llamaba la atención y sin duda abandonó cualquier idea del erotismo al usar permanentemente esa bata del Tata, que tan famoso lo hizo.

tata

¿Usó como nalgas viles y tetas de adorno a las mujeres el magnate Hefner?: obvio. Aprovechó el babeamiento masivo masculino para hacerse millonario y para darles carne a los felinos hambrientos, creando celebridades y mostrando la piel de las mujeres más increíbles del planeta, no sólo por su belleza, sino por su aspecto controversial.

Sin embargo, quiero pensar que como Rubens, Goya, Frieseke, Delacroix, Picasso, Dalí (quien hizo una sesión para Playboy), Tiziano, Monet, Mapplethorpe y otros muchos artistas, Hefner al no serlo, buscó a fotógrafos que le dieran a su revista, un planteamiento innovador de la figura femenina desnuda. Por ello, la revista Hustler intentó llenar el hueco de ausencia vulvar obscena de Playboy, poniendo el coño como elemento principal, lo que llevó a Larry Flint a su protagónica batalla contra la censura.

Una parte del siglo pasado termina con Hugh Hefner y su legado sirvió para revalorar la estética del cuerpo femenino, en un sentido crítico y de empoderamiento: ahora ya todas sabemos cuándo, porqué y por cuánto, si queremos, enseñar las nalgas, una alternativa que el feminismo otorga, porque cada quien su tafanario…

Lo que sigue ahora no tiene nada que ver con un señor añoso en bata intentando bailar a gogo con güeras Barbie: la era Playboy se ha terminado con Hefner.

Nos vemos en las redes sociales en Facebook, Twitter y en http://www.ivaginaria.wordpress.com Los invito la semana que vienen a ver mi ponencia sobre las mujeres vampiras en el Claustro de Sor Juana.

pla3

 

Play-boy-bye: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Incesto: es lo “normal”

negro

El incesto es de todos los días

Una relación incestuosa es una que no es casta. En su etimología lo dice y lo condena desde su significado, y en lo cotidiano, es la relación sexual entre consanguíneos, de forma ascendente, descendente y entre herman@s.

Es una “prohibición” convencional humana ancestral que es debatible en todo el planeta, pese a que el incesto es una de las formas de agresión sexual más comunes. Y el factor de género, revictimiza aún más a las personas, en especial ante los muchos embarazos de criaturas con responsabilidad de preñamiento de sus mismos familiares.

Entonces una relación incestuosa es un cúmulo de transgresiones y de agresiones de un familiar hacia otr@, dependiendo del poder que éste o ésta ejerza sobre su víctima. Pero en realidad el incesto es tabú porque no es benéfico para la reproductividad de las personas, debido a los trastornos genéticos que implica el producto de la relación sexual entre parientes muy cercanos. En la convivencia social familiar el incesto es la forma en la que se distorsionan y degradan los roles de cada pariente. Las agresiones derivadas de un incesto, victimizan a niños y a niñas, y en general a las mujeres, en ámbitos privados. La mitad de las agresiones y violencia de género sucede al interior de las viviendas de las víctimas.

En occidente la visión de la interacción sexual coital o de caricias entre parientes, también la regula la religión, cosa que los prelados católicos hasta ahora ven con azote, porque las cortes europeas están edificadas en base a relaciones incestuosas que entablaban para realizar alianzas estratégicas entre reinos. La iglesia siempre les dio su bendición e incluso es célebre el incesto en el caso de algunos papas, empezando con el patriarca de los Medici.

negro

En mi consideración, la prohibición del incesto es sólo la barda que nos divide de los monos bonobos.

En Europa y en Estados Unidos circula ahora un libro escrito por una autora anónima, periodista y escritora, que relata la relación incestuosa que vivió con su padre, narrando la forma en que sobrevivió a la agresión sexual durante años, hasta que tuvo 21.

“Diario de un incesto” de Malpaso Ediciones en la traducción al español (el original es en inglés), es un volumen presuntamente de una persona real, que narra en poco más de un centenar de páginas, la agresión, el abuso, pero también la conveniencia e incluso placer que esta persona vivió durante 18 años de su vida en una relación sexual tabú e ilícita. La madre fue cómplice silenciosa, el hermano trató de que eso no fuera verdad y miró hacia otro lado y las personas de confianza de la autora lo manejaron como un problema que la víctima debía tratar de superar a como diera lugar, normalizando la violencia sexual de un padre hacia una hija. No es normal en ninguna circunstancia el abuso sexual, incluso aunque pareciese consensuado o acordado. Las personas que sufren de abuso sexual, tocamientos, coitos o relaciones sexuales por parte de sus familiares, conceden o aceptan por temor y porque ejercen poder sobre ell@s.

En “Diario de un incesto” la autora cuenta en primera persona los abusos y la concesión de la relación sexual sin ninguna restricción, lo cual lo convierte en una narración cruda y un testimonio terrible de la realidad de muchas mujeres en el mundo, que quedan marcadas de por vida.

negroEste libro que ya se perfila como el escándalo editorial del otoño, hace visible un problema que incluso, no es de un estrato social ni condición económica. Muchos creen que el hacinamiento y la pobreza son detonadores de la violencia sexual en el hogar, pero es una trangresión humana sin importar las circunstancias.

Curiosamente en países civilizados y vanguardistas, el incesto no es un delito siempre y cuando los parientes no se casen como Japón, España, Francia, Turquía, Rusia, China, Israel y algunos estados de Estados Unidos. Hace 10 años Suiza vivió una fuerte controversia al intentar legalizar el incesto, como una forma de respetar la vida sexual y la elección de pareja de sus ciudadanos. El escándalo se armó, en especial por la protección a los menores.

Nos vemos en las redes sociales en Facebook, Twitter y en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Misma sangre: elia.martinez.rodarte@gmail.com