manda pack y otras atrocidades del celular…

meg.gif
Paranoia celular

Este es un tema importante y cotidiano y sólo lo trato por el bien de la higiene mental de todes nosotres: la relación de pareja y el uso de teléfonos celulares. Aunque esto parece título de caso clínico, es algo con lo que nos enfrentamos a diario.

Si me dieran un pesillo por cada correo que recibo que dice: “es que revisé el celular de mi pareja y encontré…”, ahora estaría acostándome en mi cama de oro. Es escandaloso en verdad el número de personas con esta manía, la cual es común y cotidiana, porque la mayoría de la gente usa un teléfono celular, y no importa lo arruinada que esté la patria, la banda va a querer uno que tenga todos las apps para estar en el mundo virtual, por desgracia más que en el real. No soy de las personas que aman el teléfono celular, siempre lo relaciono con un montón de estupideces que he hecho sobria y en jarras, ay no.

Pero no sólo se trata de las presuntas infidelidades de la gente o el control: el teléfono celular es un accesorio que se debe de mantener fuera del territorio de la cama, porque no está chido que nadie chque sus mensajes o las redes sociales cuando va a forniciar, o mantiene el aparato cerca. El único aparato que debe estar a la mano, es el genital. Las conversaciones se interrumpen, los conciertos se alteran, las funciones de cine dan hueva, cuando un celular suena o se activa es como ese momento en que llora el bebé a medianoche. Imaginen estar en pleno venidón y el telefonito prende y prende en wassap o en cualquiera de las manifestaciones del chunche.
Una de las ventajas de mantener el celular fuera de los territorios del fornicio, es la de evitar que a alguno de los implicados se le ocurra la mala idea de tomar fotos encuerado o en el acto, y luego caigan misteriosamente en la red social. En mi taller con adolescentes, escucho los horrores de la guerra de los sexos de esas criaturelas y no pueden creer lo que mandan en el pack: muchachas menores a quienes les insertan objetos en la vagina, morros masturbándose o recibiendo felaciones: la mensajería instantánea permite que uno esté en duro y dale en el guaguis y transmitir en vivo el acontecimiento.
Quizás sea la gran mamada transmitir la mamada, pero aún creo que la vida sexual debe acotarse al ámbito de lo muy privado y personal. En particular porque en México no existe una comprensión de la vida sexual del otro, porque es pública si un@ se descuida, porque es diferente o porque es o no es. Y arruina las reputaciones de todes cuando se exhibe cualquier detalle sobre la sexualidad de quien sea. Sí es muy cachondo enviarse fotos, tomarse video en el coito, incluso, mi favorito, tomar una foto de la cara del orgasmo. Pero nada nos garantiza que las fotografías que nos tomemos en un momento de cachondería, no serán usadas en nuestra contra. Tomémosla siempre sin cara y sin marcas visibles que nos identifiquen y echen su chocho a rodar al mundo entonces…
El celular ha cambiado la postura de las personas, no sólo sobre la forma de comunicarnos y relacionarnos, hasta la postura de nuestro cuerpo. A donde quiera que miremos se encuentra una persona revisando la pantalla de su teléfono, interrumpiendo su vida en el planeta un poco, dejando de prestar atención a veces hasta el descuido. Y sólo diré una cosa: desde que apareció el celular en el universo, la visibilidad y aumento en las papadas es más notorio, la banda está bien jorobada y se les están descuajaringando los dedos pulgares. No me opongo a la tecnología ni a la comunicación, sólo a que me interrumpan el coito con una llamada, un mensaje de wassap y que de paso quieran retratarme el orto porque la cámara de ese aparto tiene más megapixeles.
Llevar el celular a la relación, enmedio de matrimonios, noviazgos y amasiatos, ambos con smartphone, crea un ambiente de tensión si no se saben manejar a las parejas y a los teléfonos. El silencio es la herramienta de comunicación que genera más concordia y armonía, entonces así pongan el teléfono cuando deban atender a sus companeros. Las alertas de mensajes de las redes sociales, los mensajes de wassap, las llamadas a deshoras y cualquier gritito que aviente nuestro smatphone significa un mensaje de alguien que no sabemos, algo que está fuera de nuestro control, y en el caso de las mentes más paranoicas, genera sospechas, inseguridades, complejos, traumas y una serie de deméritos de las relaciones.
Es necesario considerar que nos estamos adaptando al paso a la formas de comunicación y éstas se transforman mientras ésto hablamos. Pero los cambios requieren que nos adaptemos, si deseamos vivir en paz ante la idea multisocial que brinda el celular. Esto quiere decir que nos debemos de hacer a la idea que la forma de relacionarnos con las personas ha cambiado por completo, estamos disponibles a cualquier hora, somos incluso visibles o invisibles gracias a que el teléfono puede ubicarnos georáficamente, e incluso decirle a nuestros contactos a qué hora revisamos mensajes o en qué instante dejamos de usar el aparato.
Es el fin de la intimidad, a menos que le apliquemos el candado permanente a las aplicaciones, como si tuviéramos que cuidarnos el tafanario. Y encima de todo ello, cuidar que no se nos friegue el aparato, que no se pierda el cargador, que haya datos disponibles o red inalámbrica…
Estos beneficios de los teléfonos, aparentemente, le dan herramientas de control a las parejas y es el empiece de los asegunes. El nuevo cascabel romántico, se ha convertido en una de esas cuestiones que además nos dan más trabajo y nos ponen a prueba. Quien tenga el celular libre de pecado que lance el primer pedradrón. Quisiera conocer al espos@, novi@, amig@ con derechos que diga: revisa mi teléfono, no hay nada qué ocultar. No creo que exista. Así como son más sofisticados los smartphones, cada vez más listos que nosotres mismos incluso, las claves para bloquear teléfonos se han convertido en los nuevos códigos enigma, con un grado de encriptación más complicado: la paranoia no anda en burro, y mejor lo candadeamos. ¿Quién de ustedes no activa su celular con una contrasena?
Esta paranoia sobre el celular, es sólo en nivel básico. No estamos hablando de aquellas personas en cuyos teléfonos guardan su vida y pecados. Es una actividad de alto riesgo e incluso insegura, cargar datos demasiado personales e íntimos en estos aparatos, porque como objetos volátiles que son, se extravían. Son muy comunes los casos de teléfonos robados cuyas fotos luego circulan, o contenidos que se comparten que son ventilados sólo para perjudicar o extorsionar e incluso en casos más horribles, han sido clave para detectar a pedófilos…
Este sólo es un breve apunte, para que reflexionemos, porque cada persona deberá ajustar su forma de vida y comunicación hacia una convivencia tranquila. el celular sólo podría ser bienvenido al fornicio para descargar aplicaciones sobre sexualidad, posiciones, para guiar a las felaciones o cunnilingus en tutoriales, o para usar el app de vibrador.
Fuera de la utilidad de favorecer el sexo, la presencia del celular entre dos personas, sea que vayan a forniciar o simplemente a conversar, es un distractor, y en casi en cualquier caso, una forma muy terrible de descortesía. Sólo piensen en aquell@s que revisan su celular o que están al pendiente de él incluso a la hora de la comida o cuando van al sanitario: ya es demasiado.
Nos vemos en las redes sociales en Facebook en donde hablaremos del mes de la masturbación en el chat, y en @Ivaginaria en Twitter y en www.ivaginaria.wordpress.com

Anuncios

Reset…

No hay nada especial para resetear, sólo quiero calar los dedos en un nuevo teclado, mientras platico con quienes han tenido la generosa idea de visitar mi página, que nunca baja de número de visitantes, lo cual les agradezco mucho por venir a nada, pero les prometo que habrá más contenidos, ergo, menos reclamos por el correo.

En los correos ni acá tampoco puedo contarles mucho de mi vida privada, porque les juro que es cero interesante, en especial desde la semana pasada que no tengo luz en mi casa porque algo le pasó a la caja de la instalación y el medidor debe ser cambiado y además no es posible usar la 220 para los climas…Todo ello lo he tomado con resignación cristiana, no de la religiosa, sino de la que me inyectaron a cuenta gotas en el catecismo, que como sea me la he pasado por el culo siempre, pero algunas cosas de templanza, caridad y sobre todo esperanza me sobran…Mis electricistas de cabecera han hecho lo posible por facilitarme la vida y la semana que viene, pasando los trabajos y los días de un viaje que mi hija después de que se vaya, podré enfocarme en acabar cualquier visicitud de casa.

En los días de casa oscura y desocupada, los amigues vinieron al rescate como siempre, y en saltiyork pues se me olvida todo hasta los apellidos. Gracias a mis amigues wiccans por ayudarme a curar mi cazo (ahora sí soy bruja de verdad y no sólo de reputación), a los huertistas que pasaron por mis campos y los llenaron de chiles (con todo lo que suena de mal, así sucedió literalmente palabra por palabra), y a mis buenes amigues en García en especial a don Silvano quien me saluda siempre con amor y de quien celebramos sus 96 primaveras en enero pasado: fue el que tomó más y se acuerda de todo…

Batallo para encontrar la enie…

Post scríptum: la verdadera razón es que estoy usando un teclado nuevo, y gracias a que inicié mi carrera de escribana a los nueve años en una máquina de escribir Olivetti que me regaló mi tío Manuel, no he parado desde entonces en vapulear las teclas con mucha tenacidad, como si aún estuviera dándole a las de la máquina de escribir, debo irme con tiento.

Muchos fueron los días en los que la máquina iba quedándose sin tinta y había que recorrer de lado a lado los carretes hasta que los golpes iban quedando como fantasmas, letras deslucidas y de poco acento. Era necesario comprar otra cinta para la máquina de escribir. Luego tuve a mal estar en el taller de taquimecanografía en la secundaria, lo cual era un horror. Estaba lejos del taller de electricidad, en donde se encontraba la mitad de mis intereses en ese piso de la secu y el taller era riguroso y aburrido. La maestra era una tirana y no recuerdo ningún momento feliz, salvo horas tecleando en la máquina de escribir los ejercicios de un cuaderno bastante mamila en el cual hasta podíamos diseñar un dibujo con letritas y hacerlo a máquina…Aburrido hasta el propio estrangulamiento. Pasé tres años con el culo plantado a una silla frente a una máquina de escribir y en los momentos más estrambóticos y superficiales, aprendíamos taquigrafía.

Siempre escribí a máquina y lo hice fuerte. Escribí mis primeros cuentos y piezas periódísticas en una máquina de escribir y le sigo dando igual hasta en los teclados en una pantalla…

No puedo suavizar mi mano.

 

 

 

Si están metibles son violables, si son violables ellas gozan…

puñ

Mujeres “metibles” y Marcelino

Si un señor dice que “sólo hay violación, si hay verga”, sabemos que está mal, porque la ley castiga como violación equiparada (desde 1997) a cualquier penetración en cualquier orificio de cualquier persona sin importar el sexo género: sea mano, dedos, palos de escoba, falos, o cualquier objeto que violente la pudenda de alguien. Los agravantes son otra cosa, pero es desconcertante que Marcelino Perelló Vals, el líder respetado del movimiento de 1968, desconozca la ley, se permita, – a su edad -, ser incongruente con su buen nombre y se exprese de las mujeres con odio y violencia.

Este señor sigue en la cúspide de la fama mediática porque se aventó enormes y graves hociconiés, que son más lesivos al provenir de él. Señores de la edad de Marcelino Perelló son de la rodada de nuestros padres, maestros, abuelos y de hombres que se dedicaron a la formación de l@s mexicanos o con quienes convivimos en la cotidianeidad por años. Muchos de ellos piensan como Perelló Vals, pero afortunadamente no tienen programas de radio…

Este hombre menospreció con lenguaje vulgar los ataques sexuales y acoso sexual de dos víctimas de casos virales recientes. Minimizó la violación, dijo que las mujeres tenemos orgasmos cuando nos violan y que gozamos la penetración y ataque; mencionó que meter los dedos a la vagina no es violación y tras ese vómito verbal la gente empezó a ponerse, a su vez, violenta y loca con sus declaraciones.

En las redes sociales, a todes, se le sube el caramelo al cerebro por muy poco, entonces al pobre sesentayochero ya le estaban deseando que alguien le diera por el culo, o que le metieran dos dedos, o que ejecutaran en él cualquier suerte de torturas chichimecas.

La gente respondió de forma violenta a un contenido y mensaje de odio, como el caso del señor 68, como si se hubiera activado una alarma en medio de una alarma de macacos. Muchas agresiones y comentarios irascibles.

No podemos detenernos en el sujeto Perelló ni preguntarnos si tiene mamacita, hermanas, hijas o esposa… El respeto hacia las mujeres y la conciencia de que no está correcto que sean violadas, es un principio elemental de los seres humanos, por lo que el respeto no se gana ni dándose a respetar ni a obligar a un hombre a que respete sólo porque viene de mujer o es padre, esposo, tío, sobrino de mujeres.

El señor Perelló es un hombre de su tiempo, que sin duda no es éste, por ello es necesario no replicar más pequeños patanzuelos que normalicen la violencia hacia las mujeres: empoderando a niñas y niños; que entiendan que es una transgresión tocarlas, acosarlas o violarlas; y promover un lenguaje en el que las mujeres no sean tratadas como entes metibles, cueros y esas las clasificaciones a go go de Marcelino Perelló.

Me parece sensato que el citado hombre no vuelva a Radio UNAM en donde declaró sus dichos, en su exprograma “Sentido contrario”. Otros castigos quizás deban someterse a un consejo académico.

perelló

El caso Perelló Valls visibiliza la indolencia sobre violencia de género, muestra la normalización de la violación y el acoso en la calle y justifica las agresiones sexuales.

Ello en boca de un adulto mayor, que no creo entienda la dimensión de sus palabras, y quizás ni actuó de mala fe: sólo es un hombre ignorante que pasa por alto los derechos de las mujeres: ¿me pregunto cómo sería con las compañeras en los años sesenteros en los que la emancipación femenina, la “liberación” y los anticonceptivos eran las banderas de las neomujeres? Seguro que para él se dividían en “metibles” y “no metibles”. Debo recordar que las mujeres siempre somos la mitad del ejército en estos tiempos en los que hemos luchado juntos.

No podemos detenernos en líderes alambicados con ideas de viejo verde violador. Estamos ante la urgencia de criar morr@s que entiendan la violencia de género y la violencia sexual, e incluso a comprender el porqué su güelito o su tío, su mamá o su hermana mayor, su tía abuela no asuntan sobre el asunto y lo han normalizado. Nos vemos en Twitter, Facebook y http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Alguien haga algo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Parafilias y fobias de los pelos…viva el peluche

verde

Horror a los pelos

Nadie es indiferente a los pelos, sea porque hay muchos, pocos, pelado o pelón, por las canas o la ausencia de ellas. Los pelos, vellos y cabello en cualquier parte del cuerpo es un motivo de ocupación, porque se remueven, cortan, pelan, pintan y se tratan de maneras distintas. Nadie deja a sus pelos en paz.

De las mujeres se demanda que anden pelonas del coño, largas mechas de la cabeza, ninguna pelosidad en las axilas, piernas tersas y de preferencia no bigote ni barba. ¿Saben lo que implica realizar toda esa poda? Yo soy cuasi lampiña y aún así, debo de ocuparme de ciertas frondas, no sin hueva.

Hace poco publiqué en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com, un artículo sobre una morra que decidió hacerse unos retratos enseñando los pelos de las axilas, crecidos, negros y abundosos. Laura De, una estudiante veinteañera de Bélgica (entiéndase como primer mundo), exhibió en internet sus imágenes hechas por el fotógrafo Florence Lecloux, quien la mostró con el sobaco peludo.

Entre los comentarios que recibió, el de “jodida zorra” fue el más suavecito. Pero quizás sean esos vestigios provenientes de cuando el hombre aún era un primate, aunque muchos se empeñen en negar esa evolución con sus actos. Los primeros hombres se quitaban los pelos de la cara con herramientas primitivas, usaban dientes o huesos de animales o conchas afiladas, para evitar parecer alguna bestia salvaje (…) y que les temieran. Fue este acicalamiento el primer signo de “civilidad”, producido para la sobrevivencia, más que por razones estéticas.

mientrastanto-dia-del-macho.gif

Luego se inventaron las navajas de afeitar en el siglo XII y de ahí saltamos unas centurias hasta la creación de la navaja doble desechable: más de cien años de rasurar barbas cumple la Gillette.

Aún en ese tiempo las mujeres no nos habíamos involucrado en la depilación total de los pelos, sin embargo sí existía la remoción del vello, hábito antiguo en el acicalamiento.

Los pelos en la piel femenina y en sus recovecos han ido y vuelto de una forma escandalosa, pero sin duda todo ha ido a menos. Por ejemplo, una mata de pelo frondosa y oscura era común en los cuerpos de los cortos pornográficos de los treinta. Para los noventa, era poco el pelo y se comenzó a diversificar el arreglo del vello púbico y hasta el de las axilas. Muchas celebridades enseñaron sus cortes y tintes en los vellos axilares. La interpretación del pelo en presencia o ausencia, siempre será controvertido.

Laura De fue muy criticada por sus fotografías de sobaco peludo, y en la maldad y virulencia de los comentarios que recibió, se encuentra la retorcida percepción de la estética de los pelos, en un comando machista: la vieja debe estar depilada.

Así como en el sótano de los miedos habitan arañas, mostros y otras obsesiones oscuras, la caetofobia, miedo a los pelos, al cabello suelto o a los pelos propios, es frecuente en las personas. Las fobias como las filias son únicas para cada individu@.

Existen cachond@s que se prenden con los pelos y el cabello, parafilia que se llama tricofilia, así como una de sus variantes, la hirsutofilia, que es la excitación por el vello corporal, axilar y la barba. La tribu gay de los osos son quienes ostentan mejor que nadie la preferencia por la hirsutofilia, con esos pelos y barbas tan sabrosos. Siempre se me descompone el gayshómetro con los osos. Ya presten.

bear

Gracias al estudio de las filias y fobias, como parte del desarrollo de una persona, entonces podemos entender los primitivos comportamientos de quienes se azotan por ver un par de sobacos peludos. El acoso y agresión que recibió una mujer por mostrar unas axilas sin depilar, revela que el dictado de la estética sobre cómo se debe de ver una mujer, continúa como un añejo atavismo machín.

¿Qué pasaría si nos dejamos de depilar todo lo que nos pelamos? Si hacemos una huelga de rasuraciones, cremas, ceras y permitimos que de nuestros sobacos nazcan trenzas y del pubis rastas. La eliminación de los pelos es una esclavitud, pero lo hacemos porque queremos gustarnos a nosotras, y claro, a quien está consumiendo nuestras carnes.

 

Pocos pelos: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

Ay mis hijos…Contra la marcha de la mochez

mieda

México es la familia

No apoyen ni asistan ni fomenten a favor de la marcha que organiza en Frente Unido por la Familia. Las familias diversas, las homoparentales, lesbomaternales, una abuela y una tía criando a un sobrino, la madre y sus hij@s y quienes convivan bajo un mismo techo cuidando y proveyendo los unes a los otros, son familias que sostienen en este país. Aunque no haya papá y mamá juntos. Este frente, creado para oponerse al matrimonio igualitario, además de violar el artículo 4 de nuestra Constitución (todas las personas son iguales ante la ley, ergo no deben ser discriminad@s), denigra también la figura de las familias que no cuentan con un padre.

Esto en un país en donde las madres solteras no sólo mantienen a sus familias sin un papá presente, y que se multiplican rápidamente debido a los embarazos de adolescentes. El Frente Unido por la Familia establece que una familia debe contar con un papá y una mamá, borrando con el borrador de la ignorancia, a niñ@s huérfanos criados por sus parientes cercanos, a la gente soltera que adopta o a cualquier entidad mamífera humana viva bípeda que críe hij@s que no parió por sí mism@.

La iglesia católica como institución milenaria nunca se ha andado con chiquitas para azuzar a sus fieles hacia sus causas, y una de ellas la encabeza el Frente Unido por la Familia. La iglesia católica sabe dónde presionar para que los marchistas que el sábado caminarán para oponerse al matrimonio igualitario, avancen como una aplanadora gigante de los derechos de las personas. Ahí está la fuerza de estos grupos conservadores de derecha, con gente muy bien organizada, de parroquias enteras que promueven la homofobia, lesbofobia y cualquier orientación fuera de la heterosexual, que estas personas del frente llaman erróneamente “ideología”.

juzgar.gif

El poder de este Frente Unido radica en esa aglutinación bajo el mismo manto sagrado de la iglesia, que los hace uno y los empodera: ¿los han visto gritar en una manifestación antiaborto o en una marcha pro familia? Aúllan por horas como enajenados, turnándose, con cánticos cristianos, vestidos todos iguales con camisetas del mismo color y pañoletas o gorras con distintivos impresos en sitios profesionales, que seguro ahora ya están repartidas entre las familias cristianas y católicas que marcharán, y cuyos roles de ataque para la protesta ya están asignados asimismo. La derecha en México se organiza como ninguna otra fuerza (salvo el PRI que maniobra bien con la gente muy pobre) para protestar en una falange de zombies que no paran de emitir sonidos y consignas repetidas como loros drogados, que nunca lograrán comprender del todo qué significan, pero que así como son cantos de protesta, son argumentos de debate que no razonan nunca. Sólo son frases huecas que les metió el cura a fuerza de un machete, y démos gracias a las diosas que sólo eso les haya metido.

Por esa carencia de sustento científico, de gritos aprendidos para una marcha, de curas citando estudios inexistentes para asegurar que l@s matrimonios igualitarios con hijos crean más lesbianas y homosexuales e “ideologías” similares, no es posible lograr un diálogo.

god.gif

El derecho de los padres (sic) a educar a sus hijos (sic) que propone el Frente Unido por la Familia, es un derecho así como una obligación, así como lo es del Estado, y vuelvo al artículo cuarto. Y el problema, querido público, es que la educación en México es laica: la religión no mete sus enaguas en las aulas. Así como tampoco ninguna gorgona de la Sociedad de Padres de Familia puede quitar libros a quienes no han pagado cuotas ni se deben de mutilar libros como si se quisiera hacer una pira nazi. La educación de l@s niños es de interés supremo para la nación.

Yo como una persona que vive en una familia no correspondiente en esos valores que promueve el Frente Unido por la Familia, me pregunto qué fuerza agluntinadora nos moverá juntos, bajo un mismo paraguas como lo hace la iglesia católica con sus fieles anti gays, porque quienes nos oponemos a esa marcha sólo coincidimos en estar en desacuerdo con ellos. Sólo bajo la defensa de nuestros derechos podremos guarecernos.

 

Madre soltera y atea: elia.martinez.rodarte@gmail.com

PS: