Madres trans

beat

Thomas Beatie, hombre trans, en su primer embarazo. 2008

La mamá y hombre trans

Uno de los derechos humanos elementales es el de la reproductividad y el de tener un hijo biológico producido con nuestro propio material genético. Por eso todas las personas que viven en matrimonios igualitarios, quieren parir y fabricar sus propios hij@s, y más aún si poseen el equipo con qué fabricarlo.

Las personas trans se han convertido en la bandera de la diversidad y llevan la vanguardia en la reproductividad. Hace unos días, un bato trans, Trystan Reese, de 34 años, parió a un niño en buen estado de salud, que concibió junto con su pareja, un hombre gay. Ellos ya habían intentado otros embarazos sin éxito, Reese se realizó la reasignación de género, de mujer a hombre, pero mantuvo intactos sus órganos reproductivos, por ello, y tras ciertos inconvenientes, logró tener a su bebito.

40FA397400000578-4560560-Big_news_Trystan_Reese_left_and_Biff_Chaplow_right_of_Portland_O-a-1_1496424581122

Trystan Reese con su esposo e inseminador. 2017

En 2008, Thomas Beatie, otro hombre transexual, parió a una niña, producto de una inseminación artificial, ya que su esposa, no estaba capacitada para reproducirse. Ahora, tras muchos problemas económicos, principalmente derivados por los tratamientos hormonales de Beatie y los gastos que le han dejado sus inseminaciones, terminó el matrimonio con su expareja.

Las familias de las personas trans, son familias como cualquiera otra, sólo varia la forma de concebir los críos. En 2013, Alexis Taborda, parió a una niña que nació el buen estado de salud y a quien produjo con su pareja, una mujer transexual quien aportó la semilla para esa criatura. Estos argentinos, paisanos de Diego Armando Maradona, lograron ser los primeros transexuales en concebir y parir a una criatura en su país.

alexis-karin-genesis-argentina

Alexis Taborda, el primer hombre trans argentino embarazado. 2013

Además de ser una declaración al mundo, sobre la libertad de elección y de reproductividad, es importante notar que otros transexuales han convertido a su estado de gestación, en una lucha de visibilidad y que abre paso a los trans del mundo: para que utilicen sus equipos para producir sus propios hijos, si así lo desean.

Como se ha visto, algunes hombres y mujeres trans conservan sus órganos reproductores, y aunque se apliquen  tratamientos hormonales para su reasignación de género, lo que se llama erróneamente “cambio de sexo”, pueden gestar criaturas casi sin problemas, salvo las incomodidades o tribulaciones normales de un embarazo.

En 2016, Fernando Machado se convirtió en el primer hombre trans venezolano que tuvo una gestación a término, pariendo a un niño en un embarazo sin complicaciones, que produjo con su mujer Diane, una mujer trans de otro país sudamericano.

Diane-Rodriguez-and-Fernando-Machado

Fernando y Diane, hombre trans y mujer trans con su bebé. 2016

Cabe mencionar que las mismas causas de los trans, han unido también a las personas en la lucha y consecución de una familia basada en parejas trans. Es decir, Fernando y Diane, son activistas famosos y populares en sus países por su apoyo a los derechos de la diversidad, y la visibilidad de su familia, ayuda a la inclusión social de toda la banda TTT.

Ambos provienen de países sudamericanos sumamente conservadores, en los cuales la lucha a favor de las personas transexuales, transgénero y travestis es visible y “aceptada”, pero el aborto por ejemplo, es una práctica satanizada e ilegal que ha llevado a muchas mujeres a la cárcel.

No es nada raro que un hombre trans tenga un bebé, si posee el equipo con qué fabricarlo. Tampoco si no lo tiene. La reproductividad es un derecho al cual todes tenemos acceso, la cuestión es ejercerla con responsabilidad y decisión, y la mayoría de estos hombres trans lo hacen con desenvoltura y suficiencia. En especial porque saben que cada movimiento y operación que ejecuten sobre su cuerpo, determinará sus capacidades reproductivas. Los matrimonios igualitarios asimismo andan produciendo sus hijos, con su semen, sus óvulos y hasta buscando a una señora, un vientre rentado, quien les ayude en la misión.

La familia de papá y mamá, hijos y un perro o gato, han sido la más extravagante invención de nuestro mexa territorio, que es un país criado y mantenido por hogares que nada tienen que ver con la familia nuclear. Los matrimonios devienen rápido en divorcios, y otros crían a los hij@s de otres, y l@s abuel@s presentes, como l@s tíos o parientes que se encargan de la prole. La familia normal, es la que tenemos, nos guste o no.

Nos vemos en las redes sociales y en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Transitando:elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Reset…

No hay nada especial para resetear, sólo quiero calar los dedos en un nuevo teclado, mientras platico con quienes han tenido la generosa idea de visitar mi página, que nunca baja de número de visitantes, lo cual les agradezco mucho por venir a nada, pero les prometo que habrá más contenidos, ergo, menos reclamos por el correo.

En los correos ni acá tampoco puedo contarles mucho de mi vida privada, porque les juro que es cero interesante, en especial desde la semana pasada que no tengo luz en mi casa porque algo le pasó a la caja de la instalación y el medidor debe ser cambiado y además no es posible usar la 220 para los climas…Todo ello lo he tomado con resignación cristiana, no de la religiosa, sino de la que me inyectaron a cuenta gotas en el catecismo, que como sea me la he pasado por el culo siempre, pero algunas cosas de templanza, caridad y sobre todo esperanza me sobran…Mis electricistas de cabecera han hecho lo posible por facilitarme la vida y la semana que viene, pasando los trabajos y los días de un viaje que mi hija después de que se vaya, podré enfocarme en acabar cualquier visicitud de casa.

En los días de casa oscura y desocupada, los amigues vinieron al rescate como siempre, y en saltiyork pues se me olvida todo hasta los apellidos. Gracias a mis amigues wiccans por ayudarme a curar mi cazo (ahora sí soy bruja de verdad y no sólo de reputación), a los huertistas que pasaron por mis campos y los llenaron de chiles (con todo lo que suena de mal, así sucedió literalmente palabra por palabra), y a mis buenes amigues en García en especial a don Silvano quien me saluda siempre con amor y de quien celebramos sus 96 primaveras en enero pasado: fue el que tomó más y se acuerda de todo…

Batallo para encontrar la enie…

Post scríptum: la verdadera razón es que estoy usando un teclado nuevo, y gracias a que inicié mi carrera de escribana a los nueve años en una máquina de escribir Olivetti que me regaló mi tío Manuel, no he parado desde entonces en vapulear las teclas con mucha tenacidad, como si aún estuviera dándole a las de la máquina de escribir, debo irme con tiento.

Muchos fueron los días en los que la máquina iba quedándose sin tinta y había que recorrer de lado a lado los carretes hasta que los golpes iban quedando como fantasmas, letras deslucidas y de poco acento. Era necesario comprar otra cinta para la máquina de escribir. Luego tuve a mal estar en el taller de taquimecanografía en la secundaria, lo cual era un horror. Estaba lejos del taller de electricidad, en donde se encontraba la mitad de mis intereses en ese piso de la secu y el taller era riguroso y aburrido. La maestra era una tirana y no recuerdo ningún momento feliz, salvo horas tecleando en la máquina de escribir los ejercicios de un cuaderno bastante mamila en el cual hasta podíamos diseñar un dibujo con letritas y hacerlo a máquina…Aburrido hasta el propio estrangulamiento. Pasé tres años con el culo plantado a una silla frente a una máquina de escribir y en los momentos más estrambóticos y superficiales, aprendíamos taquigrafía.

Siempre escribí a máquina y lo hice fuerte. Escribí mis primeros cuentos y piezas periódísticas en una máquina de escribir y le sigo dando igual hasta en los teclados en una pantalla…

No puedo suavizar mi mano.

 

 

 

Facesitting

namio-harukawa-viralnetics-17.jpg

Sentarse en la cara: el desafío

No pasa un día sin que estemos con feminicidios, viejos verdes sabroseándose la imagen de una violación, niñas madres, violencia…Imaginemos que nuestro país vive una sexualidad responsable, gozosa, saludable, consensuada y por ello hoy hablaremos de lo bonito – y lo raro- de sentarse en la cara de alguien, sea para poner la genitalia o el culo.

El ejercicio de sentarse en la cara de otr@, de poner el culo y la genitalia literalmente en la fascia de una persona, es uno de los actos de intimidad más significativos entre compañeros sexuales. O hay mucha confianza para afrontar ese nuevo universo o bien, están muy calientes y de pronto alguien se montó.
En la historia de las sentadas en la cara, las mujeres somos las que llevamos mano, en especial porque poseemos más orificios explorables con la lengua, la boca, los labios, la nariz y hasta con las pestañas.

Sin embargo los hombres, al posar su tafanario en el rostro de alguna persona, exponen absolutamente su zona perineal, siendo receptivos a una buena lamida. Para las personas de manos diestras, pueden aprovechar la lengüeteada anal y perineal, para agitar con fuerza el pene en una masturbada vigorosa. Esa malteada va a llegar hasta la pared, de mí se acuerdan. Es una maniobra difícil, un tanto controvertida, pero es de esos movimientos sexuales en los que el semen sale desde los confines más remotos de los cojones. El perineo es el santo grial del cuerpo masculino, y hay que saber llegar.

Debemos agradecer el sentón, porque es un acto de confianza. Imagínense qué postura asume un@ cuando se sienta en cara de alguien: para empezar, se debe pasar la pierna por encima y ya en ese pasón y de oteada, lo más profundo de nuestro cuerpo se expone a la vista en primer plano, de quien nos acompaña en el fornicio. Es un momento hiperreal en nuestras existencias.

namio dos

El pelo, el aroma de la genitalia y del culo, la densidad de la mata, el aguante para mantenerse en la posición sin dejarle caer toda la humanidad a la persona, son factores que debemos de considerar antes de enchufarnos a la boca ajena con nuestra pudenda.

Además de que la zona debe estar lo mejor acicalada y limpia posible, pelos, jabonazo y mucha agua para eliminar esmegmas y olores, en muchos casos es necesario utilizar métodos de barrera sobre los orificios. No nos podemos soltar lamiendo ni mamando a cualquiera. Acuérdense de lo que les conté sobre la salmonelosis que le dio a un compadre por hacerle besos negros a dos muchachas.

Un hule para un cunnilingus o un beso negro, se puede elaborar cortando un condón a la mitad, a lo largo y sin separarlo. Que quede como unas alas de angelito que permitan estirar el látex y facilitar la exploración de la lengua, pero con el plástico de por medio. Ahí sí les conviene usar condones de sabores y con textura si quieren, para que el culo o la genitalia sientan sabroso y su lengua se estimule. Por ejemplo un condón rugoso y texturizado que excita la boca al contacto o uno con sabor a mentol, siempre son estimulantes. Pueden utilizar plástico u otro material acomodable para mamar, pero no está chido dejar que una persona random se siente en nuestra cara, si no sabemos en dónde han estado ese trasero y genitalia.

mene

No a todes se les frunce con la idea de sentarse en la cara de alguien. Hay quienes aprovechan la sentada para abrirse y regodearse en el rostro entero del amante como un acto de dominación bastante goloso y asfixiante. El artista japonés Namio Harukawa pinta a unas gigantas de tafanarios como el mapa de Australia que exprimen entre sus enormes nalgas a las pobres caritas de unos hombres que son literalmente devorados por sus culos.

En el mundo de las parafilias estaríamos hablando del facesitting, si sólo se trata de sentarse en el rostro y ser mamad@, pero quizás sería salirofilia el sentón con apretón de fascia, porque se trata de dominio o denigrar…incluso es un movimiento preferido de los coprófilos.

Nos vemos en las redes: Facebook, Twitter y http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Muslos mariposa: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parafilias y fobias de los pelos…viva el peluche

verde

Horror a los pelos

Nadie es indiferente a los pelos, sea porque hay muchos, pocos, pelado o pelón, por las canas o la ausencia de ellas. Los pelos, vellos y cabello en cualquier parte del cuerpo es un motivo de ocupación, porque se remueven, cortan, pelan, pintan y se tratan de maneras distintas. Nadie deja a sus pelos en paz.

De las mujeres se demanda que anden pelonas del coño, largas mechas de la cabeza, ninguna pelosidad en las axilas, piernas tersas y de preferencia no bigote ni barba. ¿Saben lo que implica realizar toda esa poda? Yo soy cuasi lampiña y aún así, debo de ocuparme de ciertas frondas, no sin hueva.

Hace poco publiqué en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com, un artículo sobre una morra que decidió hacerse unos retratos enseñando los pelos de las axilas, crecidos, negros y abundosos. Laura De, una estudiante veinteañera de Bélgica (entiéndase como primer mundo), exhibió en internet sus imágenes hechas por el fotógrafo Florence Lecloux, quien la mostró con el sobaco peludo.

Entre los comentarios que recibió, el de “jodida zorra” fue el más suavecito. Pero quizás sean esos vestigios provenientes de cuando el hombre aún era un primate, aunque muchos se empeñen en negar esa evolución con sus actos. Los primeros hombres se quitaban los pelos de la cara con herramientas primitivas, usaban dientes o huesos de animales o conchas afiladas, para evitar parecer alguna bestia salvaje (…) y que les temieran. Fue este acicalamiento el primer signo de “civilidad”, producido para la sobrevivencia, más que por razones estéticas.

mientrastanto-dia-del-macho.gif

Luego se inventaron las navajas de afeitar en el siglo XII y de ahí saltamos unas centurias hasta la creación de la navaja doble desechable: más de cien años de rasurar barbas cumple la Gillette.

Aún en ese tiempo las mujeres no nos habíamos involucrado en la depilación total de los pelos, sin embargo sí existía la remoción del vello, hábito antiguo en el acicalamiento.

Los pelos en la piel femenina y en sus recovecos han ido y vuelto de una forma escandalosa, pero sin duda todo ha ido a menos. Por ejemplo, una mata de pelo frondosa y oscura era común en los cuerpos de los cortos pornográficos de los treinta. Para los noventa, era poco el pelo y se comenzó a diversificar el arreglo del vello púbico y hasta el de las axilas. Muchas celebridades enseñaron sus cortes y tintes en los vellos axilares. La interpretación del pelo en presencia o ausencia, siempre será controvertido.

Laura De fue muy criticada por sus fotografías de sobaco peludo, y en la maldad y virulencia de los comentarios que recibió, se encuentra la retorcida percepción de la estética de los pelos, en un comando machista: la vieja debe estar depilada.

Así como en el sótano de los miedos habitan arañas, mostros y otras obsesiones oscuras, la caetofobia, miedo a los pelos, al cabello suelto o a los pelos propios, es frecuente en las personas. Las fobias como las filias son únicas para cada individu@.

Existen cachond@s que se prenden con los pelos y el cabello, parafilia que se llama tricofilia, así como una de sus variantes, la hirsutofilia, que es la excitación por el vello corporal, axilar y la barba. La tribu gay de los osos son quienes ostentan mejor que nadie la preferencia por la hirsutofilia, con esos pelos y barbas tan sabrosos. Siempre se me descompone el gayshómetro con los osos. Ya presten.

bear

Gracias al estudio de las filias y fobias, como parte del desarrollo de una persona, entonces podemos entender los primitivos comportamientos de quienes se azotan por ver un par de sobacos peludos. El acoso y agresión que recibió una mujer por mostrar unas axilas sin depilar, revela que el dictado de la estética sobre cómo se debe de ver una mujer, continúa como un añejo atavismo machín.

¿Qué pasaría si nos dejamos de depilar todo lo que nos pelamos? Si hacemos una huelga de rasuraciones, cremas, ceras y permitimos que de nuestros sobacos nazcan trenzas y del pubis rastas. La eliminación de los pelos es una esclavitud, pero lo hacemos porque queremos gustarnos a nosotras, y claro, a quien está consumiendo nuestras carnes.

 

Pocos pelos: elia.martinez.rodarte@gmail.com